Las 18 horas más largas de la democracia. 
 Satisfacción en Estados Unidos ante el feliz desenlace  :   
 Reagan ha reiterado al Rey su invitación a visitar el pais. 
 Ya.    25/02/1981.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

LAS 18 HORAS MAS LARGAS DE LA DEMOCRACIA,

Satisfacción en Estados Unidos ante el feliz desenlace

Reagan ha reiterado al Rey su invitación a visitar el país

El Presidente Reagan llamó por teléfono al Rey don Juan Carlos y le expresó la

satisfacción del Gobierno y pueblo de los Estados Unidos por la rápida evolución

de los sucesos acontecidos en el Parlamento español y por la plena y feliz

recuperación del proceso democrático que intentó abortar una facción

ultraderechista de la Guardia Civil.

La Casa Blanca confirmó, de forma privada, esta comunicación entre los dos Jefes

de Estado y fuentes autorizadas han manifestado a este corresponsal que el

Presidente americano ha reiterado su invitación al Rey don Juan Carlos para

viajar a los Estados Unidos tras la suspensión temporal — el pasado 9 de

febrero— de su proyectada visita por la crisis de Gobierno desatada tras la

dimisión de Suárez.

El Gobierno norteamericano, que durante la jornada tristemente célebre del 23 de

febrero reaccionó con gran sorpresa ante las noticias del espectacular golpe de

mano contra el corazón mismo de la democracia española, ha expresado este martes

en repetidas declaraciones oficiales su plena satisfacción por la rápida

evolución del drama. Un portavoz del departamento de Estado manifestó: «Sentimos

una mezcla de alivio y admiración por la forma en que el Rey donjuán Carlos y el

resto de líderes españoles han sabido controlar los acontecimientos.»

Durante la jornada del incierto lunes, en el que la cobertura informativa de

agencias, emisoras de radio y televisión sobre el golpe de Estado fue

verdaderamente espectacular en Estados Unidos —desplazando incluso a segundo

plano las importantes noticias de Moscú y la oferta formal de Breznev a Reagan

para mantener una «cumbre» entre los dos estadistas*—todos los centros políticos

de la capital norteamericana (Congreso, Casa Blanca, Pentágono y la misma

Embajada-de España) estuvieron virtualmente obsesionados con el desarrollo de

los acontecimientos en Madrid y Valencia.

El embajador de España, José Liado, que mantuvo una línea abierta constantemente

con la Secretaría de Estado —donde también se creó un «grupo especial» de

observación de la situación española por órdenes expresas del secretario de

Estado, Alexander Haig— nos ha manifestado las innumerables expresiones de

adhesión que recibió en todo momento por parte de la comunidad española asentada

en Estados Unidos y por numerosos amigos y personalidades norteamericanas que en

ningún momento perdieron la confianza y el aliento sobre el triunfo de los

ideales democráticos que mayoritaria-mente se han asentado en la nación

española.

Gran despliegue informativo

El despliegue informativo que ayer hizo toda la prensa norteamericana no tiene

paralelismos ni antecedentes en el caso de España. El «Washington Post» concede

toda su plana primera al «intento de golpe de Estado por los guardias

paramilitares» y el «New York Times» dedica cuatro de sus seis columnas de

primera página al mismo tema, resaltando en sus titulares que todo el Ejército

fue leal al régimen y a la Corona. Las fotografías del teniente coronel Tejero

con la pistola en la mano en el pódium del Parlamento español son recogidas, con

gran despliegue de tamaño y tipografía, como documento histórico único de lo que

más de un diario califica como la «obra de unos cuantos cretinos».

Las informaciones factuales son amplísimas en todos los diarios del país,

incluido el influyente órgano económico «Wall Street Journal» quien, como todos

sus colegas, destaca en primera posición la actitud ejemplar del Rey don Juan

Carlos y su acertada y correctísima aparición en Televisión Española y el no

menos ejemplar comportamiento de todas las Fuerzas Armadas, «un elemento clave

en la España democrática por su sacrificada labor en el proceso de la

transición».

Hasta este miércoles, como es norma habitual" de la prensa norteamericana (que

suelen retrasar los juicios de valor por lo menos veinticuatro horas desde que

se producen los hechos), no aparecerá aquí ningún comentario editorial sobre uno

de los sucesos más espectaculares y relevantes de la transición pacífica del

régimen autoritario de Franco y la actual democracia, un proceso ^que ha venido

siendo la admiración y el modelo que Estados Unidos pone como ejemplo en todos

los foros internacionales desde la llegada de la democracia a España.

La mezcla de sorpresa y satisfacción que hoy se registra en Estados Unidos ante

los sucesos de España merece matizarse con la incomprensión que los periódicos

reflejan ante los antecedentes que rodean a las biografías de las dos cabezas

visibles de este intento frustrado de golpe de Estado. ¿Cómo es posible —se

pregunta aquí— que los abundantes indicios y pruebas, incluso judiciales, sobre

las intenciones golpistas y antidemocráticas del teniente coronel Tejero y del

general Milans del Bosch no hayan encontrado una resolución más firme por parte

de las autoridades judiciales y políticas del actual régimen democrático en

España? ¿Cómo es posible que estas y otras personalidades condenadas por

tribunales por actos ilegales hayan conservado su mando y sus puestos? ¿Y cómo

es posible —dicen otros observadores— que un acto y un lugar tan excelso como el

Parlamento y la investidura de un nuevo primer ministro no estén rodeados de las

máximas garantías de seguridad que son-norma de sentido común en todo Estado de

derecho?

¿Quién se responsabiliza de estos graves fallos y omisiones?

Comunicado del Gobierno

«Nos sentimos muy complacidos de que la democracia haya sobrevivido en España.

Durante las últimas veinticuatro horas hemos seguido con el máximo interés y

atención los acontecimientos en España.

Queremos hacer constar que la amenaza a la democracia española estuvo limitada a

un pequeño número de personas, mientras la gran mayoría del Ejército y del

pueblo permanecieron fieles a la Constitución y al Rey. Al igual que todos los

amigos de ese país, queremos expresar nuestra felicitación por la feliz

evolución de la crisis y la fuerza demostrada por las instituciones básicas de

la nueva democracia española. El papel y liderazgo del Rey don Juan Carlos han

sido decisivos para la resolución de la crisis y merece nuestra particular

admiración.»

El senador Edward Kennedy, destacado miembro del Partido Demócrata, envió

también un telegrama de felicitación al Rey por el feliz desenlace del intento

golpista.

 

< Volver