El gobierno alemán, solidario con la democracia española     
 
 Ya.    25/02/1981.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

El Gobierno alemán, solidario con la democracia española

La prensa alemana del martes se dividió en dos capítulos al referirse al tema

del frustrado golpe de Estado en España. Informaciones sensacionalistas del tipo

del «Bild»: «Pustch militar en España», o la ausencia total de noticias, como en

el «Frankfurter Allgemeine», cuyas ediciones cierran a primeras horas de la

tarde y que por lo tanto ignoran del todo los sucesos de Madrid. Por el momento

no hay comentarios editoriales, que aparecerán sin duda en los periódicos de

este miércoles.

Sin embargo, la prensa en su totalidad recoge en las primeras páginas los

despachos de las agencias internacionales con base en Madrid para ofrecer un

conjunto de informaciones, confusas, desordenadas y faltas de interpretación.

A partir de las siete de la tarde del lunes las estaciones de radio y de

televisión de la República Federal interrumpían sus programas para incluir

breves despachos de lo que se creía ser un golpe de Estado militar. Avanzada ya

la madrugada, las informaciones se hacían más precisas y se resaltaba

especialmente el control de la situación por parte del Rey y la calma absoluta

en el país. Á don Juan Carlos

han consagrado los primeros comentarios, enormemente positivos, los observadores

alemanes.

El Rey —afirmaba la más importante emisora de la Alemania Federales la clave

política de España y gracias a su intervención la democracia ha salido

vigorizada de esta terrible prueba.

En el primer telediario de la televisión alemana, cadena nacional, se vieron las

primeras imágenes sobre la ocupación del Parlamento y los malos tratos al

teniente general Gutiérrez Mellado, al que un comentarista desde Madrid

calificaba de héroe y de honesto representante del Ejército español. Aquí

abundan también las especulaciones, y las suposiciones sobre la intervención del

general Miláns del Bosch, sobre las posibles conexiones en altos puestos de la

escala militar y sobre las repercusiones que para el proceso político español

tendrá esta abortada tentativa.

El Gobierno Federal se ha negado a dar una versión de los hechos o un comentario

de los mismos.

Son asuntos internos de un país, al que respetamos y con cuya democracia nos

sentimos solidarios», ha declarado un portavoz de la cancillería.

 

< Volver