Las 18 horas más largas de la democracia. 
 Los soviéticos se enteraron del drama poco antes de concluir     
 
 Ya.    25/02/1981.  Página: 20. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Los soviéticos se enteraron del drama poco antes de concluir

«Pravda», pese a haber salido el martes con varias horas de retraso, no recogió

la noticia del conato de pronunciamiento en Madrid. El órgano oficial está

dedicado casi plenamente al discurso de Breznev y al Congreso del Partido

Comunista de la Urss.

La población soviética no se ha enterado de los acontecimientos de España hasta

que se leyó por la radio, el martes por la mañana —cuando ya estaba a punto de

concluir el drama—, una noticia de Tass, en la que, sin comentarios, se daba

cuenta del intento fallido de golpe de Estado a cuenta de «personas de extrema

derecha» —al teniente coronel Tejero le calificaba de «fascista furibundo»— y

explicaba que ni el Ejército ni la Policía se habían sumado a la rebeldía.

Por la tarde, el portavoz oficial del Peus, Zagladin, dijo, en conferencia de

prensa, que debido al «aventurismo en España» los comunistas soviéticos se

solidarizan con el Poe y con todas las fuerzas democráticas en nuestro país.

Zagladin aprovechó para puntualizar que la lucha contra el fascismo es «cosa

sagrada para los soviéticos».

Luego señaló que el intento de pronunciamiento en España tendré consecuencias

sobre la Conferencia de Seguridad y Cooperación en_ Europa, que se celebra en

Madrid, porque «hará recapacitar una vez más sobre lo que es capaz el fascismo».

Aprovechó también para recordar que la Urss apoya una propuesta rumana a la

Conferencia de Seguridad de Madrid para prevenir a escala internacional brotes

de fascismo.

Los dos representantes españoles en el Pcus salieron el martes por la tarde para

Madrid —vía París— llamados por el Comité Central. Han dejado un mensaje de

salutación al Congreso, según Zaglandin, quien se ha esforzado en dejar bien

claro que Romero Marín y Leonor Borao se han vuelto a Madrid por razones

internas españolas y del Poe, no por la fuerte tensión existente entre los

comunistas prosoviéticos

y los eurocomunistas, que ideológicamente se hace cada vez más patente.

La acogida a Romero Marín y Leonor Borao no fue excesivamente efusiva y, aunque

hubiesen permanecido en Moscú hasta el final del Congreso, no hubieran podido

dirigirse al pleno, pues parece que les habían ofrecido que dirigieran la

palabra a un auditorio a más bajo nivel, en la ciudad de Minsk. El delegado

italiano, Pajetta, sí podrá pronunciar su discurso en la sala de Congresos del

Kremlin ante los casi cinco mil delegados soviéticos y los más de cuatrocientos

invitados de todo el mundo.

Romero Marín se ha entrevistado con Pajetta antes de regresar a Madrid para

participar en deliberaciones de su partido que, ante la nueva situación,

propugnará un Gobierno de amplio apoyo parlamentario, sin excluir que el Pee

preste ese apoyo aunque no forme parte del gabinete si se llegara a un acuerdo

entre los partidos del Congreso.

 

< Volver