Las 18 horas más largas de la democracia. 
 Felipe González: Sería injusta una descalificación global de las fuerzas de seguridad     
 
 Ya.    25/02/1981.  Página: 21. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Felipe González: «Sería injusta una descalificación global de las fuerzas de

seguridad»

«Los sucesos de ayer han constituido la evidencia grave de un peligro para las

instituciones democráticas, ante lo cual el Psoe asume sus responsabilidades de

partido mayoritario de la oposición y se reafirma en sus ofertas desde el punto

de vista gubernamental», dijo Felipe González en una breve rueda de prensa

mantenida anoche tras la reunión a la que asistió en el palacio de la Zarzuela

junto con Agustín Rodríguez Sahagún, Santiago Carrillo y Manuel Praga y en la

que mantuvieron un cambio de impresiones con el Rey.

El líder socialista señaló también que no se ha pensado en una fórmula de

Gobierno pacífica, ni por su parte había existido oferta alguna a Ucd. Informó

también que durante su permanencia en la Zarzuela le había llamado por teléfono

el candidato a la Presidencia Leopoldo Calvo-Sotelo, pero que no pudo hablar con

él, por lo que ignoraba el motivo de dicha llamada.

Preguntado sobre si iban a variar en algo las posiciones del Psoe respecto al

candidato de Ucd, Felipe González respondió: «Nos vamos a reafirmar en nuestras

posiciones, como creo que van a hacerlo la mayoría de los grupos; no obstante,

es evidente que el candidato va a obtener más votos, pero los acontecimientos

que han tenido lugar han venido a confirmar el análisis que nosotros hacíamos de

la situación.»

Definió más adelante la reunión de ayer tarde con el Rey como un gesto de

afirmación democrática por parte del Monarca y reconoció la actitud «prudente y

valiente» de la Corona en estos momentos difíciles que ha vivido el país.

Ahora puede darse el error —señaló más adelante— de pensar en una

descalificación global de las Fuerzas Armadas y de las Fuerzas de Seguridad, lo

cual sería muy injusto; se ha visto que la gran mayoría de ellas no han apoyado

el golpe y que están con el Rey.»

Respecto a los militares que llevaron a cabo el fallido golpe, dijo: «Confío en

que se va a actuar con suficiente rigor para con los responsables, de manera que

cada uno pague en la medida de su nivel de responsabilidad y con el máximo

rigor, pero no soy yo el más indicado para hacer un señalamiento en este

sentido.»

Pasó a continuación a relatar brevemente los momentos vividos durante el

encierro en el palacio del Congreso, donde permaneció la mayor parte del tiempo

en una habitación contigua al hemiciclo junto con Gutiérrez Mellado, Alfonso

Guerra, Rodríguez Sahagún y Carrillo. «Pasamos el frío más espantoso del mundo —

afirmó—. Nos tuvieron todo el tiempo sentados de cara a la pared y sin hablar.

La sala donde estábamos es la única del palacio que no tiene calefacción.

Algunos guardias de vez en cuando nos preguntaban si queríamos ,café,

cigarrillos, etc., y la situación se fue distendiendo con el paso del tiempo.

Me consta que alguno de estos guardias no teman ni la menor idea de qué hacían

allí ni por qué habían ido. Recibimos la visita de Tejero en tres o cuatro

ocasiones; nos miraba con gesto altivo, valleinclanesco, y se iba sin hablar.»

Por último, Felipe González señaló que era necesario pedir a la opinión pública

que se manifestara pacíficamente en apoyo de las instituciones democráticas.

En el transcurso de la rueda de prensa se escucharon en la calle algunos gritos

de «Tejero, sí; Tejero, libertad», proferidos por un grupo de unos veinte

congregados frente al edificio del Psoe y que

desaparecieron al hacer acto de presencia dos coches de la Policía.

 

< Volver