Segovia, un enigma autonómico (y II). 
 García Verdugo: Segovia no puede aislarse de Castilla-León     
 
 ABC.    31/05/1982.  Página: 22. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Segovia, un enigma autonómico (y II)

Con la entrada en el Congreso del Estatuto de Castilla-León, el proceso autonómico de esta comunidad parece entrar en su recta final. El obstáculo fundamental que persiste es la peculiar situación de Segovia. El pasado miércoles publicamos un reportaje con la postura de Modesto Fraile y Carlos Gila, hoy la voz la tienen José Manuel García Verdugo, presidente del Consejo General de Castilla-León, y Luis Solana, diputado del PSOE por Segovia, que representan la postura de la integración de Segovia en dicha comunidad autónoma.

García Verdugo: «Segovia no puede aislarse de Castilla-León»

MADRID. José Manuel García Verdugo, senador de UCD por Burgos, y presidente del Consejo General de Castilla-León, representa la otra postura sobre el problema autonómico de Segovia: «No veo otra opción que estar en Castilla-León. Segovia no puede aislarse de su entorno». Pocas han sido sus declaraciones sobre «lo de Segovia»: «He mantenido una postura de prudencia y silencio, pero creo que ahora es momento de hablar con sinceridad para que se vea que esa prudencia no es inhibición». Con todo, tanto como Segovia parece preocuparle la posibilidad de atizar el fuego de un sentimiento castellanista antileonés, y su argumentación más fuerte es que «para que el proceso autonómico culmine felizmente, es necesario que el castellano-leonés se consolide».

Hablamos en la quietud del Senado. García Verdugo piensa las palabras como buen filólogo y habla cadenciosamente. Las razones del conflicto autonómico segoviano «no las he visto objetivamente claras.

Comprendo el temor de una provincia pequeña a ser absorbida. Digo que lo entiendo, pero tal y como está concebida nuestra autonomía, es.e temor no se confirma: ni se prima a las provincias grandes ni se minimiza a las pequeñas. También que exista miedo a que la provincia como entidad administrativa pierda su personalidad, pero nuestro Estatuto reconoce la autonomía de la provincia y el municipio, y se prevé una potenciación de las Diputaciones, con una descentralización amplia, con el principio de que todo lo que puede estar en la provincia no esté en organismos superiores. Así que los temores posibles son infundados».

¿No hay primada de las provincias más pobladas: León, Valladolid y Salamanca? «Se han mantenido dos posturas: la representación proporcional a ultranza y la igualitaria a ultranza. Hemos optado por una proporcionalidad corregida: cuatro procuradores por provincia y —en Ponencia— se ha puesto uno por cada fracción de 100.000 habitantes. No hay una diferencia sensible.»

«ES DE SENTIDO COMÚN QUE SEGOVIA ESTE EN CASTILLA-LEÓN

«No veo otra opción. Es de sentido común que Segovia esté en Castilla-León, así puede

beneficiarse de las iniciativas comunes regionales: plan de desarrollo regional, área de expansión industrial, planes del INI». La otra postura es que económicamente no interesa la integración. «Es un error, porque económicamente las características de Segovia son las mismas del resto de Castilla-León.

No se puede aislar a Segovia en todos los sentidos de su entorno geográfico y socioeconómico. De hecho unas setenta empresas se han establecido en Segovia acogiéndose al plan Área Industrial de Castilla, porque la voz dé todos juntos tendrá siempre más peso.»

Económicamente son muchas más las ventajas, «como se está viendo en los programas sanitarios o en el tema de las resinas».

Que hay algunas provincias más industrializadas que pueden centralizar o copar los recursos... «eso es posible precisamente si no participan en una comunidad más amplia y participan del principio constitucional de solidaridad recogido en nuestro proyecto autonómico. El temor no es fundado; en todo caso, sería comprensible en las que tienen más.

«Lo de Segovia es una razón de Estado»

«Fraile y Gila lo que intentan es paralizar el Estatuto de Castilla-León. ¿Cómo se integraría Segovia?

¿Hay que dejar pasar los cinco años? Creo que no tiene que esperar. Ha fracado el proceso de uniprovincialidad. La Constitución contempla la fórmula de una Ley Orgánica para unir una provincia con una autonomía limítrofe.

Para terminar el mapa autonómico, la situación de Segovia es una razón de Estado, porque es la única pieza fuera de su sitio.

Pero no me arrogo la facultad de dictaminar la fórmula concreta. Instituciones tiene el Estado que pueden dictaminar. Esto está en estudio. Nosotros esperamos a Segovia cuanto antes para vivir estos momentos comunes.

Lo que me preocupa es que se personalicen los problemas y se manipulen los sentimientos. Modesto Fraile fue vicepresidente del Consejo general del ente preautonómico y ahora dice que el Consejo tiene que disolverse. Este tipo de posturas desconciertan al pueblo.»

José Manuel García Verdugo, un presidente con problemas para consolidar el ente autonómico que representa. En la foto, firmando un convenio con el INI

Pero desde un planteamiento regionalista es posible la solidaridad y la redistribución para corregir desequilibrios».

«Las comunidades autónomas no son bolsas impermeables. Segovia no tiene por qué cortar sus relaciones con otras comunidades autónomas. No hay nada que impida que los segovianos sigan estudiando en Madrid. Nada nay dicho ahora sobre -este tipo de cuestiones.»

Lo cierto es que no ha habido una distribución de facultades universitarias y una concentración de industrias. «Eso precisamente puede darse en un planteamiento de insolidaridad, pero desde una perspectiva autonómica es cuando pueden tener una corrección».

«SE INTENTA MAGNIFICAR EL PROBLEMA»

Casi desde el principio, García Verdugo insiste en puntualizar que «la tesis de la uniprovincialidad no se sostiene y ha sido desechada por sus mismos promotores. Como no se veía viabilidad, se está intentando magnificarla tratando de atizar un sentimiento castellanista antileonés artificial, porque un vallisoletano, un zamorano o un palestino... se sienten castellanos y castellano leoneses».

Históricamente, «las tesis de una división de Castilla y León no están avaladas por ningún historiador serio. Desde luego, una parte fueron reinos separados, pero la mayor parte de la Historia han ido juntos».

En Segovia, afirma sin acritud, «se han manipulado sentimientos a los que el pueblo es sensible. Se impone hablar con sinceridad: Segovia no tiene otro camino que integrarse en Castilla-León. No están haciendo ningún favor a Segovia; es una felacia que hay que desmentir».

Tomar las de Villadiego, no. «No va a haber un efecto de contagio, porque se impone el sentido de responsabilidad castellano-leonés, que no cambia fácilmente una decisión.»

Los intereses provinciales son compatibles con los regionales. «Lo que ocurre es que excitar sentimientos de provincia que tienen arraigo y apelar a los sentimientos provincia-listas bajo el agravio comparativo encuentra un cierto eco.»

COLABORAR EN EL ESTADO DE LAS AUTONOMÍAS

El punto central de su argumentación parte de la consolidación del Estado de las autonomías. «Podemos hacer una comunidad mo-

 

< Volver