Autor: Velázquez, Roberto. 
 No podemos ser indiferentes a los problemas de España, afirma Segurado. 
 El empresario tiene derecho a participar en la vida política     
 
 ABC.    15/05/1982.  Página: 28. Páginas: 1. Párrafos: 15. 

28 I A B C

NACIONAL

«No podemos ser indiferentes a los problemas de España», afirma Segurado

El empresario tiene derecho a participar en la vida política

MADRID (Roberto Velázquez). La Junta Electoral Central —dice el presidente de la Ceim, José Antonio

Segurado— ha pedido a los empresarios andaluces que se abstengan de algo que no habían hecho: la

campaña empresarial no pedía el voto para unas determinadas opciones políticas ni pedía que se dejara de

votar a otras. Se limitaba simplemente a solicitar que se meditaran las consecuencias del voto a

determinados partidos, recordándoles lo que ha ocurrido en algunos Ayuntamientos y en alguna comu-

nidad autónoma.

En consecuencia, los empresarios continuarán adelante con su campaña de concienciación y celebrarán

todos los actos previstos. Esta era la línea que personalmente hubiera seguido el señor Segurado si su

organización fuera la directamente afectada por la resolución y, al parecer, la misma adoptada por los

empresarios de Andalucía, que ayer celebraron con normalidad los actos públicos programados en

Málaga y Sevilla. La resolución de la Junta Electoral se valora en medios empresariales de forma muy

negativa y ha sido recibida con gran extrañeza. No sólo porque se ignoran unos derechos constitucionales,

sino porque sorprende que la Junta Electoral Central acepte la propuesta de la Junta Provincial, sin dar

siquiera, audiencia a la parte, como aconsejaría un simple criterio de buen gobierno.

—Con anterioridad a esta resolución de la Junta Electoral, ya un Juzgado de instrucción había prohibido

la utilización de determinados carteles.

—Es un tema distinto. Nosotros, como todos, estamos sometidos a las leyes, pero nos encontrarnos ante

un hecho que puede ser objeto de interpretaciones diversas y que deberá resolverse por una sentencia que

acataremos, aunque no la compartamos. Sorprende también la rapidez —y de todos es conocida la

lentitud de la Justicia—

—Esta usted criticando el comportamiento de los órganos judiciales.

—Me limito a relatar unos hechos que me sorprenden y que sientan un precedente gravísimo. Los

partidos de izquierda teóricamente defienden la libertad de expresión, pero cuando los empresarios

andaluces usan ese mismo derecho y utilizan unos argumentos molestos, piden la supresión del agente

perturbador.

¿Qué se pretende? —se pregunta José Antonio Segurado—. Que las Asociaciones de vecinos, sindicatos,

obispados, etc., no puedan opinar sobre la vida del país ni definir sus preferencias. La campaña afirmaba

que había partidos que proponen distintos modelos de sociedad, pero no decía a quién había que votar,

comportamiento que es frecuente en Estados Unidos, Inglaterra o cualquier país democrático. Yo pediría

a la Junta Electoral que pensara en el precedente que está sentando, que hiciera un examen profundo y

que rectificara su resolución.

—¿Sé han quedado los empresarios fuera del juego en la campaña andaluza?

—La decisión final la tienen los electores. La opinión pública sabe distinguir entre el mayor o menor

acierto de un grafisrno en el conjunto de la campaña y el requerimiento de la Junta Electoral, que no

tendrá autoridad para decidir por encima de los preceptos constitucionales.

—El empresariado no es un bloque monolítico. ¿Estas actuaciones políticas, primero en Cataluña, luego

en Galicia y ahora en Andalucía, cuentan con la aquiescencia de todos sus miembros?

—El proceso se ha iniciado hace año y medio y cuenta con la aprobación por una abrumadora mayoría de

todos los compromisarios. Al empresario no le es igual el deterioro del tejido social, la prosperidad del

país, la configuración del Estado de las autonomías, el terrorismo, el papel de España en el orden

internacional ni las consecuencias de la crisis económica. No puede ser indiferente. Desde el 23 de

febrero hemos redoblado los esfuerzos para la consolidación de la democracia y en favor de las

instituciones. Todo el mundo —añade— conoce a los miembros del Ceim, sus objetivos son públicos,

existe la democracia interna y todos saben cuáles son nuestros ingresos y gastos. —Pero la participación

en las contiendas electorales, ¿no excede de los objetivos que son propios de una organización

empresarial?

—Hay que votar y meditar las consecuencias del voto. Entendemos que existe un proceso de maquillaje

político por parte del PSOE, hace falta un realineamiento de las fuerzas políticas y que cada una sea lo

que, realmente debe ser. No es Igual votar a un partido o a otro. Estamos fomentando la participación de

los empresarios en las listas electorales de los partidos que defienden nuestro modelo de sociedad

 

< Volver