Autor: Brío, Franciso del. 
 Luis Uruñuela, candidato del PSA. 
 El 23 de mayo no será sólo una contienda UCD-PSOE, como pretenden ellos     
 
 ABC.    04/05/1982.  Página: 36-37. Páginas: 2. Párrafos: 36. 

MARTES 4-5-82

Presidenciables para Andalucía (II)

Luis Uruñuela, candidato del PSA

«El 23 de mayo no será sólo una contienda UCD-PSOE, como pretenden ellos»

Bajo el toldo rayado de la caseta del Ayuntamiento de Sevilla, protegidos del sol y polvo de la Feria de

Abril, espero junto a Jaime Pato que Luis Uruñuela, alcalde de Sevilla, anfitrión del entoldado, tenga un

momento para contestar a nuestras preguntas. Durante más de dos horas le hemos visto saludar y agasajar

a todas las personas que han traspasado el umbral de la caseta. Con la misma sonrisa pasa del corrillo

formado por los duques de Alba y Ferrar Salat al de vecinos que han venido a saludarle o los empleados

del Ayuntamiento, y desde cualquiera nos dirige una mirada solicitándonos resignación y paciencia.

Hemos dejado que nuestros compañeros de la Prensa local le pregunten por sus impresiones sobre la

Feria, si han venido muchos turistas, cuántas veces ha bailao sevillanas y si los políticos han venido a

disfrutar de la alegría de la Feria o en plan electoral, porque nuestro cuestionario se aparta de todo este

tinglado colorista y folclórico que esta semana invade Sevilla. Luis Uruñuela es el candidato del PSA en

las elecciones al Parlamento andaluz, cuya campaña se ha iniciado el pasado sábado. Comenzamos la

entrevista preguntando sobre las cuestiones que el electorado andaluz valorará en esta ocasión. De modo

casi automático el alcalde de Sevilla abandona su imagen de anfitrión de la caseta y aparece el político y

candidato.

—Lo que los andaluces tenemos que plantearnos muy seriamente es el grado de coherencia de la

propuesta de cada una de las formaciones que concurren. En este sentido la disyuntiva que se produce es

clara para nosotros. Es la elección entre un partido andalucista o una opción a nivel nacional. Y esto es así

porque todo el esfuerzo que están haciendo los grandes partidos, tanto UCD como el PSOE, es desdibujar

esta perspectiva y pretender plantear las elecciones como una contienda entre sólo ellos dos, y esto no fue

así en Cataluña ni en el País Vasco y desgraciadamente sí lo fue en Galicia.

—Para el PSA, ¿cuáles son los problemas más importantes de Andalucía?

—Para nosotros lo importante es quebrar la relación de dependencia de Andalucía respecto de otros

intereses que le son ajenos. En esta medida habremos comenzado el camino para dar solución a la

situación de subdesarrollo, que no solamente es económico y social, que también es cultural y que sobre

todo es político.

—¿A qué se acercan más los problemas andaluces, a los generales del resto de las regiones españolas o al

mundo extraeuropeo?

—Debemos dejar una cosa totalmente clara y es que Andalucía pertenece al conjunto de pueblos que

integran España, como consecuencia de la Historia, pero Andalucía también es Europa. Otra cosa es que

precisamente por esa Historia Andalucía está en mejor condición que otro pueblo de España para ser el

nexo de relación de comunicación inmediata con los países árabes. Por otro lado, qué duda cabe que los

problemas de Andalucía son los mismos de aquellas regiones o zonas de Europa deprimidas o

subdesarrolladas.

—¿Cuáles son las alternativas de su partido a los problemas económicos de Andalucía?

—Tenemos todo un programa de gobierno redactado en cuatrocientos folios, que no es el fruto de una

improvisación para unas elecciones, sino que ha sido el objeto de nuestro trabajo desde que nacimos en

1975. Nuestro objetivo político es el Gobierno de Andalucía, porque a nosotros la Moncloa no nos preo-

cupa como les preocupa, lógicamente, al resto de los partidos de estructura estatal. Resumiendo, nuestro

programa se dirige, como ya he dicho, en la línea de quiebra de la dependencia económica y en tal sentido

pasa por una revitalización de la estructura económica de Andalucía, que no puede tener otro camino que

la puesta en valor y producción de las riquezas naturales: el campo, la minería y la pesca, y la

industrialización según modelos andaluces.

—¿Este modelo presupone la aparición de nuevos empresarios o se creará ocupación laboral por otras

vías?

—Puede haber otras vías, pero no cabe duda de que hace falta una reactivación del empresariado andaluz,

que ya ha empezado a nacer, pero que está poco desarrollado como consecuencia de lo que ha sido

nuestra historia, porque la burguesía andaluza no ha existido, afincada e interesada en los problemas

andaluces, como ha existido desde el siglo XIX en Cataluña y el País Vasco.

—¿Cómo es el andalucismo actual?

—Creo honestamente y sin triunfalismos que el andalucismo ha sido la única aportación política original

que se ha producido en nuestro país desde hace cien años.

—¿Cómo encauza el PSA este andalucismo?

—Nosotros entendernos que los problemas de dependencia económica de Andalucía sólo pueden ser rotos

desde Andalucía y por Andalucía y esto requiere de un instrumento político y éste es el PSA, del que

nosotros decimos y afirmamos que es un partido de izquierda, porque pensarnos que el Partido andaluz

tiene que ser de izquierda, ya que la estructura socioeconómica de Andalucía, a la que usted aludía antes,

así lo exige. Nosotros estaríamos encantados de que existieran partidos andaluces de derecha, pero la

realidad nos está dando la razón: todos los intentos de partidos andaluces de derecha han fracasado,

mientras que nosotros nos estamos consolidando constantemente, pues en cada una de las elecciones en

que comparecemos obtenemos mejores resultados que en las anteriores.

ENCUESTAS MANIPULADAS

—¿Son fiables las encuestas realizadas hasta el momento sobre las intenciones de voto del electorado

andaluz?

—Hay que distinguir entre las encuestas que se han elaborado y entre los resultados de esas encuestas.

Me consta de manera muy directa que los datos de estas encuestas están siendo manipulados. En todas el

PSA aparece corno segundo partido y en auténtico proceso de aumento de captación de votos.

—Qué previsión existe de abstención electoral?

—El haber puesto las elecciones al Parlamento andaluz en domingo va a propiciar la abstención, y yo en

este sentido tengo que lamentar y dirigir una enérgica protesta a las fuerzas políticas que han consensuado

esta solución. Hasta ahora se han realizado todas las elecciones democráticas en España fuera de domingo

para estimular la participación, y mire qué casualidad, la primera vez que queremos aplicar las elecciones

en domingo se hace en Andalucía, favoreciendo clarísima-mente la abstención. Por un lado, quienes han

consensuado esa medida se están gastando muchos millones de pesetas propiciando la participación y, sin

embargo, no han querido hacerlas fuera de domingo, porque dicen que causa quebrantos económicos, lo

que nos parece una cosa contradictoria y absurda.

—¿Y en qué espacio social se situará la abstención?

—El hecho de ser domingo va a ampliar el espectro sociológico de la abstención. En cualquier caso,

aplicando la racionalidad electoral, lo lógico es que la abstención se produzca más en sectores

conservadores que en los populares.

—¿Hacia dónde se dirigirá el voto empresarial y de las clases medias?

—Es difícil hacer un análisis uniforme. Tenemos estudios que indican que hay un sector empresarial que

vota claramente a la derecha y al centro; pero teniendo en cuenta que en Andalucía no hay un gran

empresariado, existe un porcentaje de medianos y pequeños empresarios que votarán a la izquierda y más

concretamente a nuestro partido.

DISFRACES POLÍTICOS

—¿La oferta electoral de los partidos es suficientemente clara para el andaluz?

—En este campo nosotros hemos tenido una experiencia extraordinaria en las elecciones de 1979.

Cometimos un grave error en 1977 al no ir solos y hacerlo con el Partido Socialista Popular, porque no

comparecimos con una opción clara, pero la revelación se produjo en el 79, que fue cuando supimos dar

un mensaje claro a nuestros electores. El problema que existe en Andalucía es el de los disfraces políticos.

Desgraciadamente, desde hace unos años se viene organizando un auténtico carnaval, donde todos los

partidos hacen lo posible por disfrazarse de andalucistas, disfraz que lógicamente después desmienten con

su política real y su voto en Madrid. Cada cual tiene su función en la política y nosotros siempre hemos

dicho que partidos a nivel estatal siempre son necesarios. En la izquierda es necesario un partido como el

PSOE y a la derecha un partido como UCD. Ahora lo que no tiene sentido, porque eso crea una

disfuncionalidad y una sensación de fraude en el elector, es que nosotros nos disfracemos de partido

estatal y que los partidos estatales se disfracen de partidos nacionalistas.

—¿A qué tipos de ofertas será más sensible el electorado andaluz, a las radicales y revolucionarias o a las

de modernización de Andalucía?

—Una oferta radical pensamos que no es bien recibida por grandes sectores del electorado, sobre todo en

la radicalización en las formas, maneras y procedimientos. Sin embargo, en Andalucía las ofertas sí tienen

que ser radicales en el fondo y en el sentido de una absoluta claridad de los objetivos y de los

instrumentos, que lógicamente deben estar siempre dentro de la Constitución, que todos los españoles

hemos votado y nos hemos dado como norma fundamental.

LOS FONDOS DEL EMPLEO COMUNITARIO

—¿Qué valoración hace el PSA de la administración de los fondos del Empleo Comunitario?

—La falta de empleo es el síntoma más acusado del problema más grave que tenemos en Andalucía, y el

empleo comunitario necesita urgentemente de una distinta regulación, pero regulación que no puede dejar

ningún vacío. Es cierto que con el sistema actual del Empleo Comunitario se producen ciertas injusticias

y determinados abusos, esto es un hecho; pero lo que ocurre es por ello y no hay que suprimirlo, sino

sustituir el sistema, para que se introduzcan medidas que posibiliten una solución más eficaz.

—Hace ya tiempo que sabemos que Manuel Clavero Arévalo no concurre a estas elecciones por falta de

medios económicos. ¿Ha hecho a nivel personal alguna petición para integrarse en el PSA?

—En este sentido no ha habido absolutamente nada. Nosotros nuestras relaciones las establecemos a nivel

de partido y con sus cabezas visibles, pero en ningún momento hemos considerado coaligarnos ni con él

ni con Unidad Andaluza. Siempre hemos considerado que en el tema de los independientes

en las listas, que políticamente no es sano y que siempre indica una debilidad del partido que lo hace,

porque no tiene los cuadros suficientemente prestigiados,

—¿Cómo influirá en los resultados de las elecciones para el PSA la incorporación de miembros de otros

partidos y algunas centrales sindicales?

—Hasta ahora existía un partido nacionalista de izquierda, el Pueblo Andaluz Unido, que de manera libre

ha decidido desaparecer como partido y determinados militantes se han incorporado al PSA e incluso

antes de desaparecer el partido, porque en la coyuntura actual les parecía mucho más interesante para el

pueblo andaluz presentar una sola formación política.

A lo largo de toda la conversación hemos hablado del Partido Socialista Andaluz, que se ha definido de

izquierda, pero en ningún momento su candidato a la Presidencia de la Junta andaluza se ha referido a la

vocación socialista de su partido, así se lo hicimos ver al señor Uruñüela, y ésta es su respuesta:

—Respecto al PSA los partidos centralistas y sobre todo desde un determinado partido, al que podemos

hacer y le hacemos mayor competencia electoral se ha dicho ya todo. Han dicho de nosotros que

estábamos radicalizados a la izquierda, se ha llegado a tener el atrevimiento de decir, a través de un

dirigente cualificado, que nosotros tenemos relaciones con países terroristas o que somos

independentistas, y cuando les conviene dicen todo lo contrario. Por ejemplo, Felipe Alcaraz, dirigente

del PC andaluz, dijo recientemente que votar al PSA era dar los votos a la derecha. Nosotros,

estatutariamente, nos llamamos Partido Socialista de Andalucía-Partido Andaluz. Esta utilización del

doble nombre es porque queremos que indique dos ideas fundamentales: una, que somos un partido de

izquierda y somos un partido socialista, pero, por otra parte somos «el» partido andaluz.

Francisco DEL BRÍO Fotos Jaime Pato

 

< Volver