Especial Diputaciones de Andalucía. Jaen.. 
 Una aventura que merece la pena     
 
 Diario 16.    25/05/1982.  Página: 7. Páginas: 1. Párrafos: 8. 

ESPECIAL DIPUTACIONES DE ANDALUCÍA

25-mayo-82/Diario 16

JAEN

Una aventura que merece la pena

Descubrir Jaén

El viajero que conoce Jaén y que no ha tenido la oportunidad de viajar antes a esta provincia, promete

siempre volver. Porque Jaén es la gran desconocida de España, a pesar de que es tierra obligada de paso,

encrucijada de regiones. Hay mucho que ver en esta hermosa provincia. Paisajes, mares de olivos, más de

dos mil quinientos monumentos...

JAEN es una provincia grande. Tiene 13.492 kilómetros cuadrados y corno se dice en las publicaciones

de la Secretaría de Estado de Turismo, está encuadrada entre montañas: al norte, por sierra Morena; al

este, por las de Segura y Cazorla; al sur, por las de Magina, Huelma, Noalejo y Valdepeñas, y abierta al

oeste por las llanuras que preludian el fertilísimo valle del Guadalquivir. Es por tanto una provincia

accidentada y varia, de múltiples variantes, cauces que recogen las aguas que bajan del semicírculo de las

cumbres. Jaén, la puerta de plata de Andalucía, es tierra de olivos en la superficie y mineral en el

subsuelo. Tres regiones aparecen muy marcadas: las sierras de Cazorla y Segura, de agreste paisaje y

hermosísimos rincones; las llanas de Bailen, Árjona y Arjonilla, donde el trigo y la vid crecen a la sombra

de los olivos viejos y los valles de los ríos que afluyen el Guadalquivir.

La capital es como una síntesis de la provincia. Con su catedral de Vandelvira, el extraordinario Museo

Provincial, su rico patrimonio artístico. Por otra parte, la zona medular de la provincia la encuadran con

Linares y Jaén, sus dos ciudades monumentales, Ubeda y Baeza, hermosísimos ejemplos de historia y

arte. Desde el desfiladero de Despe-ñaperros, por otra parte, a la capital de la provincia, la ruta cruza la

región minera, presidida por los centros mineros e industriales, La Carolina y Linares. Martos es el primer

centro olivarero de España, poseyendo una importante industria derivada. Al nordeste de la provincia se

extiende la sierra de Segura, con sus montañas escarpadas, sus riscos inaccesibles y sus pinares, y al este

se levanta la incomparable sierra de Cazorla, cuna del Guadalquivir y la primera reserva forestal de

Andalucía. Es una zona agreste, de muy hermosos rincones y parajes vírgenes de frondosísima

vegetación. Con flora y fauna variadísima, ambas sierras constituyen un verdadero paraíso. Esto es muy

en resumen lo que ofrece, con otros numerosos atractivos para el visitante, la provincia de Jaén, que suma

también la hospitalidad de sus gentes. De ahí el dicho de que a Jaén se entra llorando y se sale llorando.

Descubrir Jaén nos parece una interesante aventura.

A destacar, empezando por el aspecto cultural, su enorme riqueza histórico-ar-tística. Más de dos mil qui-

nientos monumentos, a lo largo y ancho de la geografía provincial, que en la mayoría de los casos, con

serios esfuerzos inversores, se intentan conservar, dándoles al mismo tiempo utilidad a las instalaciones.

El Ministerio de Cultura, con la Diputación y los Ayuntamientos afectados, están haciendo una buena

labor en este aspecto. Un intento: que el turismo se quede. Cientos de viajeros llegan a la provincia

durante el año a disfrutar de sus sierras o de la monumentalidad de sus ciudades. Sin embargo, es un

turismo todavía no estable, sino más bien de paso. Los objetivos que se persiguen por varias entidades y

organismos es procurar que el turismo se quede. En eso trabajan los Centros de Iniciativas Turísticas que

hay constituidos y ahora el recién creado Patronato Provincial de Turismo, a la sombra de la Diputación

Provincial, interesado en la atracción turística con cuantos medios sean precisos para ello. Jaén y su

provincia, ya lo decimos, tienen méritos sobrados para dar satisfacción al visitante. Como bien decía un

cartel del CUT de la capital, no es sólo olivos lo que aporta esta provincia al turismo. Aporta ciudades

monumentales, sierras, caza, una gastronomía peculiar. Baeza, Ubeda, Porcuna, Lopera, Marmolejo,

Andújar, Bailen, Linares, Ibros, sierras de Cazorla y Segura, Jaén, Alcaudete, Castillo de Locu-bín,

Alcalá la Real, Martos, Pegalajar, Torres, Mancha Real, Torredelcampo... Hay mucho que ver en los casi

cien pueblos jiennenses. En cuanto a la gastronomía jiennense es muy popular y bastante interesante,

sobre todo en la zona de la sierra. Aunque también es verdad que se encuentra poco promocionada.

Existen peculiaridades gastronómicas y, sin embargo, se observa monotonía en la mayor parte de los

restaurantes. Un objetivo básico debiera ser el fomentar la variedad gastronómica de la tierra, recu-

perando esa gastronomía popular como atractivo turístico. Esto se hace por muy pocos profesionales.

La agricultura y la industria_____

Por lo demás, la provincia es eminentemente agrícola y el olivar es su principal riqueza. Últimamente se

tratan de promocionar por el Gobierno proyectos de regadio, con importantes planes que pueden ser un

factor de mejora de la agricultura y de creación de puestos de trabajo, superando los problemas derivados

del monocultivo del olivar. La situación de la industria provincial no es muy satisfactoria. La crisis le

afecta, se han producido cierres de empresas en los últimos años y la principal industria es Metalúrgica

Santana, en Linares y La Carolina, con unos cuatro mil puestos de trabajo, con dificultades conocidas en

los últimos tiempos aunque ahora esté planteada una interrogante de esperanza, si fragua el convenio con

la Suzuki.

Precisamente en el terreno industrial, Linares y su zona de influencia presentan datos para el optimismo.

Están en marcha las obras del Polígono Industrial del Guadiel, con una fuerte inversión. Se asegura que

cuando el polígono esté terminado, el INUR, a través de esta infraestructura, estará en disposición de

ofrecer a los promotores de industrias un polígono donde sea posible la creación de 8.000 puestos de

trabajo. A la primera fase del polígono se cree pueden corresponder unos seis mil puestos de trabajo y su

plena ocupación se considera un factor muy importante. Si la realidad se corresponde con las previsiones,

el polígono puede ser una excelente respuesta.

 

< Volver