Especial Diputaciones de Andalucía. Sevilla. El sanitario y el educativo. 
 Campos de actuación preferente     
 
 Diario 16.    25/05/1982.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Diario 16/25-mayo-82

ESPECIAL DIPUTACIONES DE ANDALUCÍA

10

El sanitario y el educativo

Campos de actuación preferente

Los dos campos de actuación preferente de la Diputación son el sanitario y el educativo, cubriendo de

esta forma las insuficiencias de la política gubernamental en ambos espacios.

JUNTO a las ciudades juveniles Pino Montano y Bellavista, la Diputación ha hecho del Cortijo del Cuarto

no sólo un receptáculo para el mantenimiento y mejora de reses ganaderas, sino un centro pedagógico que

puede incrementar en el futuro la calidad de la ganadería sevillana. En este marco se inscribe la Escuela

de Capataces o la de peritos agrícolas, que ha obtenido hace pocos meses el rango de escuela uni-

versitaria. Se ha creado una comisión de desarrollo industrial que recoge proyectos y facilita canales de fi-

nanciación que han encontrado importante respuesta entre cooperativistas y pequeños y medianos

empresarios de toda la provincia.

Sanidad

En el capítulo sanitario, la Diputación ha emprendido dos importantes reformas, centradas en el hospital

de San Lázaro — Real Hospital Provincial a partir de ahora— y el hospital Psiquiátrico de Miraflores.

Antes de que pasara a manos de la Seguridad Social, la Diputación estableció un convenio en virtud del

cual un número determinado de camas del hospital de Velme podrán entrar en el campo de la

beneficiencia provincial. Sin olvidar las necesidades de la llamada tercera edad, que cuentan con centros

como el hospital del Pozo Santo o el remozado Asilo de Cazalla de la Sierra.

Cultura

Ya hemos indicado que la Diputación de Sevilla tuvo la «osadía» de poner en marcha la Comisión de

Cultura y, lo que es más importante, concederle unas cotas importantes de respaldo presupuestario. Abrió

sus puertas a la cultura para evitar las tentaciones del burocrático ilustrado. Creó cuatro asesorías de cine,

teatro, música y patrimonio histórico-artístico a las que hay que añadir la creciente puesta en marcha de

una asesoría de deportes. Las comisiones de equilibrio intercomarcal también han estado presentes a la

hora de elaborar los planes de instalaciones deportivas, y es digno de reflexión el hecho de que en este

terreno la Diputación ha ido por delante del propio Consejo Superior de Deportes. Se han intensificado las

relaciones con el estamento universitario, se ha rescatado de la somnolencia el Servicio de Publicaciones

y el Archivo Provincial ha pasado a ocupar un nuevo edificio, abandonando su mortificante estancia en

uno de los sótanos de la Diputación. De cara al futuro se ha llegado a plantear la posibilidad de que la

actual casa-palacio sea la sede del museo de América, proyecto que fue sugerido por un alto dirigente del

Instituto de Cooperación Iberoamericana ante las perspectivas de «mudanza» de la Diputación al hospital

de las Cinco Dlegas. Pero la Corporación ha querido realzar la importancia del «hecho americano», ya

que dentro de diez años se cumple el quinto centenario del descubrimiento colombino. Este año se ha

iniciado la convocatoria de un concurso de trabajos sobre aquel histórico acontecimiento. La Diputación

ejerce una notable tarea en el ramo de las publicaciones, acumula por ello un importante patrimonio

documental y se ha propuesto devolverle a la revista «Archivo hispalense» el prestigio de que gozará hace

bastantes años.

Murillo y Garande, cuando la cultura se hace mágica

La Diputación Provincial se ha convertido en el órgano catalizador de las actividades desarrolladas en

Sevilla para conmemorar el tercer centenario de la muerte del pintor sevillano Bartolomé Esteban

Murillo. Bajo los auspicios de este organismo se comenzaron a planificar iniciativas en una comisión

presidida por Diego Ángulo, ex director del Museo del Prado, gran conocedor de la obra murillesca y

autor de un pequeño librito que recientemente editó la Diputación, dentro de su colección Arte

Hispalense. El homenaje a Murillo es un buen ejemplo de cómo la cultura alcanza en su onda expansiva a

todas las facetas de la realidad social. Esta loable desdramatización de la cultura la ha explicado el propio

presidente de la Diputación al hablar de la significación del centenario: «Los actos con los que con-

memoramos a este pintor — ha dicho Manuel del Valle— intentan descubrir a Murillo y valorarlo en su

justa medida, ofreciendo, además, aspectos diversos del mundo cultural sevillano de la época del pintor.

Todas las actividades tienen un marcado sentido divulgador, queremos sacar a Murillo del mundo de los

especialistas, empezando por pensar en los aspectos pedagógicos de la conmemoración, queremos que los

niños conozcan su pintura y no sólo su pintura, sino el mundo en el que vivió Murillo, medicina, teatro,

economía, música.» La Diputación se ha visto secundada en la organización por el Ayuntamiento de

Sevilla, la Caja de Ahorros Provincial San Fernando, el hospital de la Santa Caridad, el Monte de Piedad

y Caja de Ahorros, el museo de Arte Contemporáneo, el museo de Bellas Artes, la Real Academia de

Bellas Artes de Santa Isabel de Hungría y la Real Academia de Medicina. Si la exposición antológica de

la obra de Murillo — muchas de sus piezas maestras se encuentran en pinacotecas extranjeras — no va a

hacer parada y fonda en la ciudad natal del pintor, la ausencia se ha suplido muy dignamente con una

exposición sobre «La época de Murillo», que sirve para conocer las antecedentes y consecuentes de su

pintura. La Diputación ha empujado está iniciativa, dirigida y asesorada por el profesor de Historia del

Arte Enrique Valdivieso, ha financiado la restauración de algunos de los cuadros expuestos, y el propio

Manuel del Valle preside un comité de honor en el que, junto a representantes de la Caja de Ahorros de

San Fernando, aparecen el cardenal arzobispo de Sevilla, José María Bueno Monreal; el vicario general

del Arzobispado, Andrés Galindo Campos, y el secretario diocesano de Arte Sacro, Amador Menudo

Sivianes. El año de Murillo se completará con un capítulo importante de conferencias que se abre en este

mes de mayo. Diversos especialistas van a estudiar los aspectos médicos de la obra de Murillo. Andrés

Segovia dará un concierto en los Reales Alcázares, y el 14 de junio se celebrará en Hospital de la Caridad

una misa solemne en conmemoración del ingreso de Murillo en la Hermandad de la Santa Caridad. La

Sevilla del barroco será descrita en septiembre por Francisco Morales Padrón, Ramón Garande y Rafael

Manzano, que la música, la orfebrería, la imaginería, los coetáneos de Murillo — Velázquez, Zurba-rán,

Váldés Leal— estarán presentes en esta prolongada celebración, que tendrá como importante colofón la

inauguración de una exposición en las salas de Murillo y Zurbarán del museo de Bellas Artes y un

simposio internacional sobre «Sevilla y su época». La Diputación Provincial ha hecho justicia con un se-

villano de adopción que, desde luego, no merece ningún tipo de arropamiento institucional, ya que

su vida y su biografía son testimonios suficientemente relevantes. Los Reales Alcázares de Sevilla,

donde todavía resuenan los ecos cautivadores de Al-Mutamid y Alfonso X el Sabio, fue el solemne

escenario de la entrega de la Medalla de Oro de la Provincia a don Ramón Garande Thovar, palentino

que presidió el rectorado de la Universidad hispalense poco antes de proclamarse la II República, y

autor de la archiconocida obra «Carlos V y sus banqueros». La Diputación ha permitido un mejor

conocimiento de sus trabajos, y recientemente acaba de presentar una nueva edición de su libro «Sevi-

lla, fortaleza y mercado». Garande, que acaba de cumplir noventa y cinco años con envidiable

fortaleza, y que todavía se pasea por las plazas de abastos de la ciudad, ha sabido aunar en su ejemplar

trayectoria uiugí tífica lo culto y lo popular. Y es este ensamblaje el que preside la política cultural

de la Diputación de Sevilla. Que el agua llegue a los pueblos, que los ganaderos puedan contar con

unas cafaras sanas y sin brucelosis y que los niños de los pueblos puedan dar cauce a sus vocaciones en

las aulas de música y de teatro. Tarea a largo plazo que no está reñida con grandes acontecimientos,

como la actuación en la catedral de Sevilla de la Orquesta de la Radio Televisión Soviética, o la organiza-

ción de una exposición de todo el patrimonio artesanal de la provincia, o los preparativos de un futuro

festival internacional de ópera en el teatro romano de Itálica, con la dirección artística de. Plácido

Domingo.

 

< Volver