Autor: Traver, Santiago. 
 Extra Elecciones. Los partidos siguieron los escrutinios en la sedes en las que se mezclaron la alegria del PSOE y la tristeza centrista. Jorge Verstrynge, secretario general de AP. 
 «De UCD no va a quedar piedra sobre piedra»     
 
 Diario 16.    24/05/1982.  Página: 10. Páginas: 1. Párrafos: 10. 

24-mayo-82/Diario 16

LOS PARTIDOS SIGUIERON LOS ESCRUTINIOS EN LAS SEDES...

Jorge Verstrynge, secretario general de AP

«De UCD no va a quedar piedra sobre piedra»

Sevilla: Santiago TRAVER

Un ambiente de fiesta que desbordaba todas las previsiones ha reinado durante toda la noche en la sede

del PSOE en Sevila, cuartel general del Partido Socialista para toda Andalucía. Alrededor de las doce de

la noche, los dirigentes del PSOE de Andalucía acudieron a la sala de prensa instalada en la sala del

partido y ofrecieron a los periodistas champán para brindar por el «aplastante triunfo que ha dejado a

UCD fuera de la circulación», manifestaron los dirigentes socialistas andaluces. En la euforia delirante,

cantándose por sevillanas la victoria socialista y la estrepitosa derrota del partido del Gobierno, los

dirigentes socialistas repartieron escarapelas con la leyenda: «A la hora de la verdad, Andalucía ha sabido

elegir: PSOE de Andalucía.» Los principales líderes socialistas, andaluces y sevillanos, como el secretario

general, Felipe González, y el número dos, el vicesecretario general, Alfonso Guerra, no cabían en sus

camisas de contentos, ya que el voto de los andaluces había desbordado el domingo las previsiones más

optimistas, triplicando el número de escaños con respecto a UCD y obteniendo la mayoría absoluta, que

«nos permitirá a los socialistas andaluces gobernar con absoluta libertad». A primeras horas de la mañana

está previsto una rueda de prensa en la sede del PSOE sevillano. «De UCD no va a quedar piedra sobre

piedra», comentaba Jorge Verstringe, de AP, en la sede de su partido, al filo de la medianoche y cuando

ya se iban conociendo los primeros resultados significativos. «Dije que iba a caber en un taxi los restos de

UCD después de estas elecciones y ahora creo que incluso van a sobrar plazas», añadía, feliz y beatífico,

aparentemente tranquilo por fuera pero pendiente y con las antenas puestas en los receptores de radio.

«¿Dónde está el patrón), preguntaba refieriéndose a Manuel Fraga. «¡Esta es su gran noche!». Y apesar de

todo, cuando Diario 16 le preguntaba sobre los resultados, el secretario de Alianza Popular confesaba .su

«gran tristeza» por el descalabro ucedista. «Es para sentirlo, desde luego Aparte de esto yo diría que si la

tónica de los resultados se mantiene vuelve a llevar a primera línea la idea de mayoría natural que hemos

venido preconizando. Nos lleva a ser el primer partido de la oposición en el Parlamento andaluz. Y en ese

Parlamento vamos a intentar que se solucionen los problemas de Andalucía y que lo que se haga no cho-

que con los intereses de Andalucía».

No consiguen

«No lo han logrado ni con los conseguidores — decía— . ¿No sabes lo que son los conseguidores de

UCD? Mira, en los pueblos, cuando alguien tiene algún problema de créditos, para un .coche o algo

parecido, el conseguidor de turno le dice: «No te preocupes, yo se lo diré a mi amigo Félix Pérez Miyares

y él lo conseguiré. Pues ni con los conseguidores de Pérez Miyares lo han conseguido.»

No lo creían

Los centristas sevillanos no se creían los datos que iban llegando al cuartel general. Hasta los sondeos y

primeros datos que tenían en la sede sevillana a medianoche eran más desfavorables de lo que los

socialistas habían anunciado en rueda de prensa. La ministro de Cultura, So/edad Becerríl, respondía con

resignación a las preguntas de los periodistas queriendo separar en todo momento el «escarmiento»

recibido en el «mayo andaluz» de la situación general a nivel de Estado. Nadie se había acercado hasta la

sede de los centristas para al menos expresar su solidaridad. Los grandes líderes estaban en los cuar-teles

de invierno de Madrid, mientras la ministro de Cultura se había quedado sola, junto al portavoz de UCD,

Javier Rupérez, para «dar la cara ante esta debacle».

 

< Volver