Autor: Serrahima Bofill, Maurici. 
   La nación catalana     
 
 El País.    09/06/1978.  Página: 9. Páginas: 1. Párrafos: 4. 

EL PAIS, viernes 9 de junio de 1978

OPINIÓN

La nación catalana

MAURICI SERRAHIMA

Con motivo de la discusión sobre los términos con que han de ser designados en la Constitución los

diversos territorios que han de ser objeto de reconocimiento de una personalidad autónoma, se ha

promovido una discusión que ha llegado a extremos casi pintorescos. No pretendoaquí reanudarla desde

todos sus aspectos. Pero sí que me interesa salir al paso de unas afirmaciones que, respecto a Cataluña,

carecen en absoluto de realidad y aun de sentido. Se ha llegado a decir que Cataluña no fue nunca una

«nación» y que, por lo menos, dejó de serlo a partir del matrimonio de los Reyes Católicos, es decir, del

momento en que se realizó la «unión personal» de las coronas debido a dicho matrimonio. Al decirlo se

ha olvidado que, muerta la reina Isabel, su viudo, Fernando, contrajo nuevo matrimonio con. Germana de

Foix con el propósito de que, mediante un heredero, la unión de las coronas quedara revocada. El hecho

no pudo producirse. .Pero, fuese como fuese, el hecho demuestra que la personalidad de Cataluña como

«nación» subsistía íntegramente.

Hasta el punto de que, en 1640. y conjuntamente con Portugal, también unido a Castilla por un juego

dinástico posterior. Cataluña se alzó con el propósito de recuperar su personalidad independiente. Y,

pasado algún tiempo, hasta el punto de reconocer como rey al que lo era de Francia. Portugal consiguió su

objetivo quizá porque por razones geográficas pudo y supo aliarse con Inglaterra—hecho confirmado más

tarde, en 1702—, y Cataluña prosiguió la lucha quizá porque se dio cuenta del agudo «centralismo»

francés, al recibir nueve años más tarde el ofrecimiento de Felipe IV de respetar sus constituciones,

Cataluña volvió a aceptar como rey propio al que lo era en Castilla. Pero la distinción entre las dos

personalidades racionales se mantuvo intacta. Por aquellos mismos años, el cardenal de Retz, en sus

famosísimas «memorias», recordaba que en algún momento sólo dos reyes europeos no eran reyes

absolutos, en el sentido de que reinaban sometidos a las leyes de su país, y que estos reyes eran los de

Inglaterra y «dé Aragón»; es decir, este último, el que lo fue de la antigua confederación catalana-

aragonesa, cuyas constituciones permanecían vigentes en Cataluña y obligaban a quien fuese su rey...

Sólo en 1714 y por la fuerza de las armas, aquellas constituciones quedaron sin efecto y fueron sustituidas

en 1717 por el decreto de Nueva Planta, que las derogó.

Pero este hecho —basado, según resulta del texto mismo del decreto, en el «derecho de conquista»— no

alteró en los catalanes, ni tan sólo en muchos de los que se sometieron sucesivamente al nuevo rey la

conciencia de su propia personalidad como nación. Aquí podría citar innumerables hechos públicos o

clandestinos que lo contribuyen a hacer visible. Pero ahora quiero referirme a uno solo. Un buen amigo,

erudito y coleccionista, ha hecho llegar a mis manos un folleto cuya portada y cabecera tienen un sentido

clasicismo: La nación catalana, gloriosa en mar v tierra. Ello significa que, para referirse a Cataluña,

continuaba siendo normal la calificación de nación. Téngase en cuenta que el folleto impreso y publicado

cuarenta años después deí «decreto de Nueva Planta» y en el reinado de Fernando VI, es decir, antes del

resurgimiento qué. en tiempos de Carlos III, fue el primer precedente de la Renaixença. Véase, además,

que el folleto fue publicado en Madrid y que lo fue «con licencia»... Todo ello es una demostración de

que, en aquellas fechas, y ante propios y extraños. Cataluña era vista como una nación y de tal modo era

denominada.

Una vez más este folleto hace evidente que la negativa a dar hoy a Cataluña el nombre de «nación» —o

de «nacionalidad», que viene a ser algo muy parecido— procede, no de la historia común, sino del hecho

de la Revolución Francesa, y de que los jacobinos comprendieron equipararon, en su peculiar

terminología, el sentido de las palabras «estado» y «nación». No puede haber otra causa. Y es evidente

que, al hacerlo, forzaron el sentido de ambas palabras. Cataluña puede ser una «nación», aunque forme

parte del «estado» español. Los «jacobinos» no lo hubieran admitido. Pero hoy. que yo sepa, ya no somos

«jacobinos». De ahí viene el equivoco. Triste equivoco, al cual los catalanes no podemos resignarnos. Por

ello he creído que la cita de la portada del modesto folleto que me proporcionó —y se lo agradezco

aquí— mi amigo coleccionista podía aportar alguna luz sobre la cuestión planteada.

 

< Volver