Autor: Llansá, Jaume de. 
 Por fin, declaración programática del Consell. 
 Resolver la situación de crisis de Cataluña  :   
 Los nuevos ayuntamientos democráticos, soporte de la Generalidad. 
 El Alcázar.    10/01/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 8. 

Por fin, declaración programática del «Consell»

RESOLVER LA SITUACIÓN DE CRISIS DE CATALUÑA

• «Los nuevos ayuntamientos democráticos, soporte de la Generalidad»

CRÓNICA DE CATALUÑA Por Jaume de Llansá

Con un aplazamiento de hora y media y con más de 45 minutos de retraso sobre la anunciada, a las siete

menos cuarto de la noche del lunes, en el salón «ad hoc» del «Club de Prensa San Jaime», de la

Diputación Provincial-Generalitat, el líder de «Socialistes de Catalunya» y «conseller politic» Joan

Rayentes, en representación del president Tarradellas —que no podfa asistir por tener que atender a los

cónsules extranjeros acreditados en Barcelona durante la recepción que les ofrecía—, contestó a las

preguntas de los periodistas, no muy numerosos, en torno a la «declaración programática del Consell

Executiú», a la que dio lectura el flamante «secretario general de la presidencia de la Generalitat

provisional», senyor Bricall, iniciándose así en las funciones públicas de su importante cargo de

confianza.

Con Raventos asistieron a la conferencia de prensa otros «consellers» políticos y técnicos, como García

Guitérrez -«las barbas de Carrillo» en Catalunya y en el PSUC-, Triginer, compañero de coalición de

Raventós, y Codina «ministro de Trabajo», entre otros.

Hizo la presentación de la conferencia de prensa el nuevo «cap del servei de Prensa de la Generalitat»,

Josep Fauli, quien, asimismo, debutaba ante periodistas, informadores y reporteros gráficos, como tal.

La «declaración», terminada de «cocinar» sin grandes dolores en la reunión matinal del «Consell»,

distribuida a los informadores en castellano y en catalán (doble versión lingüística), consta de dos folios y

cuarto a dos espacios, de una introducción, de tres grandes apartados y cinco puntos programáticos y de

intenciones.

Según dicha «declaración» —cuya redacción es mucho más política que técnica—, «el primer consell

executiú de la Generalitat restaurada, es un «consell de unidad catalana»; «el restablecimiento de la

Generalitat tiene hoy todavía un carácter provisional e incompleto» y sólo «será posible a partir de la

promulgación de un estatuto de autonomía en él marco de la Constitución española», estatuto «adecuando

la Generalitat histórica ajas nuevas necesidades del momento». Afirma que «los nuevos ayuntamientos

democráticos han de ser un soporte fundamental para la Generalitat y para impulsar todo el proceso

autonómico»; se pone «impulsar la reconstrucción cultural de Catalunya y garantizar la oficialidad de la

lengua catalana, juntamente con la castellana, como uno de los caminos para la normalidad dé nuestro

pueblo».

La «declaración» reconoce la grave situación social y económica de Catalunya y la pormenoriza así:

«Paro obrero creciente y carestía de la vida, graves dificultades empresariales, situación de abandono de

los campesinos (la pagesia), enseñanza deficiente e incompleta, sanidad y asistencia social deficitarias,

obras públicas que no resuelven las insuficiencias de infraestructura y equiparamiento»; y para poder

atacar y empezar a resolver esa grave situación plural, manifiesta que «la Generalitat ha de disponer de

aquellos mecanismos que el documento firmado en la Moncloa establece para restablecer la situación de

crisis, en el que se hace referencia a Catalunya».

Estima el «Consell», en su «declaración», que considera «una tarea prioritaria la activación del traspasóle

servicio y, por tanto, impulsará enérgicamente el trabajo de las comisiones de traspasos», y puntualiza

casi ásperamente que, «una lentitud en el traspaso de servicios podría poner en peligro el consenso amplio

y consistente, que hoy existe, para la consolidación de la democracia y autonomía política. Por ello, el

Consell de la Generalitat espera que el Gobierno de España actúe en el sentido de acelerar al máximo los

traspasos».

Ese es el contenido esencial de la «declaración programática», desprovisto del resto de hojarasca política.

«Declaración» esperada con expectación que, indudablemente, aunque sea magnificada por ciertos

medios informativos, no ofrece ninguna novedad excepcional ni ningún aspecto sensacional, como

tampoco fue excepcional ni sensacional la rueda de prensa que hubo seguido de la lectura del citado texto.

Tan sólo un detalle: cuando un informador preguntó a Raventós si se había hablado en la reunión del

Consell, de las detonantes declaraciones del senador Benet contra Tarradellas y la Generalitat, publicadas

precisamente en el periódico del partido del que es líder el mismo Raventós, éste, seco y duro, contestó:

no.

 

< Volver