Elecciones en Andalucía. El delegado del Gobierno no pudo votar por no aparecer en las listsa. 
 Numerosas irregularidades en el censo  :   
 En la Isla Cristina, el 30 por ciento de los votantes no figuraban en los colegios electorales. Tambíen se produjeron algunas anomalías en Motril, Granada y Sevilla. 
 El Alcázar.    24/05/1982.  Página: 10-11. Páginas: 2. Párrafos: 37. 

Elecciones en Andalucía

El delegado del Gobierno en la región no pudo votar por no aparecer en las listas

Numerosas irregularidades en el censo

• En Isla Cristina, el 30 por ciento de los votantes no figuraban en los colegios electorales

• También se produjeron algunas anomalías en Motril, Granada y Sevilla

Numerosas reclamaciones a las Juntas electorales provinciales es una de las características de la jornada

electoral celebrada ayer en Andalucía para elegir a los 109 componentes del Parlamento autonómico.

Según Efe, las reclamaciones se producían por parte de personas que no aparecen en el censo o bien

denunciando que sus nombres figuraban en otros colegios electorales distintos a aquellos en los que

figuraron en pasados comicios. Las irregularidades en los censos se produjeron en diversos puntos de

Andalucía, según Efe. Por ejemplo, en Isla Cristina, alrededor de un 30 por ciento de los votantes no

figuraban en el censo. Asimismo, en Sevilla alrededor de un millar de personas también presentaron

reclamaciones. Según la Delegación Municipal de Estadística, en algunas secciones electorales de Sevilla,

faltaban hojas completas de las listas de electores, lo que motivó que se produjeran ante las oficinas largas

colas para presentar reclamaciones. Igualmente en Córdoba —prosigue Efe— se observaron muchas

colas. Incluso se da la circunstancia de que el propio delegado del Gobierno en Andalucía, Félix Manuel

Pérez Miyares, no pudo ejercer su derecho al voto por no aparecer en las listas electorales.

Otras dos características de la jornada fueron la considerable participación de votantes durante la mañana

y la ausencia de incidentes. Con carácter anecdótico, se señala que en Almería numerosas personas

acudieron a votar provistos de útiles de playa y campo. Incluso muchos concurrieron a las urnas en

bañador. Un calor intenso acentuó el carácter festivo del domingo, con temperatura muy elevadas,

excepto en Huelva, donde a media mañana se nublo parcialmente el cielo. En Sevilla se registraba a las

dos de la tarde un temperatura de 30 grados a la sombra, aproximadamente igual que e Córdoba y Cádiz.

Efe puso de manifiesto que según las primeras versiones no oficiales, la afluencia de votantes fue «mayor

de la esperada». Poco después del mediodía ya había depositado su voto más del 20 por ciento dwl

conjunto del censo. Únicamente es de reseñar como anécdotas de la jornada la aparición de un boletín

informativo en Motril recomendando el voto a la izquierda, la aparición de propaganda del PSOE en

Granada y los intentos registrados en Sevilla de permitir la votación a personas no incluidas en el censo

siempre que acreditasen residir en la provincia. Las Juntas electorales provinciales actuaron inmediata-

mente, según fuentes del Ministerio del Interior, para resolver estas anomalías. La de Granada se reunió

para estudiar las medidas que proceda contra el citado boletín y acordó suspender la votación en el

colegio correspondiente mientras no se retirara la propaganda. La Junta Provincial de Sevilla, igualmente,

determinó que nadie podía votar mostrando sólo el certificado de residencia.

Almería

Ausencia de incidentes

La jornada electoral se inició, en Almería, a la hora prevista. A las nueve de la mañana, con una

temperatura de 21 grados, las 423 mesas electorales iniciaron su trabajo registrando, a estas primeras

horas, mayor actividad las instaladas en los barrios, mientras que las del centro de la capital —según

fuentes políticas— esperaban la mayor influencia de votantes hacia las 12 de la mañana. Sin incidentes

apreciables transcurrió el día de ayer. El índice de participación registró, en la región, un 30 por ciento de

votantes mientras la capital al-meriense llegaba al 40 por ciento aproximadamente. Ocho partidos; una

agrupación de electores y un sindicato independiente formado por funcionarios concurrían en Almería

con un total de noventa y nueve candidatos.

Cádiz

Mayor afluencia por la mañana

A las nueve y media de la mañana quedaron constituidos los colegios electorales de Cádiz, sin que se

registrará ninguna incidencia notable. La Policía Nacional realizó a lo largo de la mañana diversos

servicios en la provincia, consistentes en el traslado de enfermos a las urnas para que pudieran depositar

su voto. Fuentes del Gobierno Civil de Cádiz indicaron a Europa Press que a primeras horas de la mañana

la afluencia de votantes era superior a consultas electorales anteriores. Sin embargo, a partir de las tres de

la tarde se registró un notable descenso. A las seis de la tarde el índice de participación era del cuarenta y

nueve por ciento. El censo de la provincia es de 641.499 electores y fueron instaladas 913 mesas.

El alcalde de la capital, Carlos Díaz, que acudió a las urnas temprano, así como el primer candidato en la

lista del PSOE, Rafael Román Guerrero", expresó su satisfacción por el grado de participación

demostrado por los gaditanos.

Córdoba

Pesimismo centrista

La jornada electoral en Córdoba y su provincia tuvo lugar sin el más mínimo incidente, ni siquiera a la

hora de constitución de mesas que a las nueve y media de la mañana tenían cumplimentados todos sus

requisitos, incluida la provisión de las papeletas de las once candidaturas participantes (en la capital).

Si bien en las primeras horas la afluencia de votantes fue sumamente débil —fallando así la previsión de

los líderes de partidos que habían pronosticado justo lo contrario, habida cuenta de la tradicional salida

festiva de los ciudadanos—, a partir de las once fue incrementándose hasta alcanzar a las tres de la tarde,

según el Gobierno Civil, el cuarenta y seis por ciento del censo, superior en catorce puntos al registrado

en el referéndum del veintiocho de febrero (en la capital la estadística concedía a esta hora el 47,19 por

ciento). El presidente de Alianza Popular fue el único líder de partido nacional que pasó la mañana en la

ciudad del califato. Acompañado de su esposa y el número uno de la lista de AP por la provincia, Antonio

Hernández Mancha, oyó misa en la catedral, recorriendo a continuación diversos colegios electorales.

Sobre la una y medía de la tarde, tras tomar un aperitivo, continuó camino hacia Sevilla, deteniéndose en

Carmena para almorzar. Precisamente el señor Hernández Mancha fue protagonista de una curiosa

anécdota, fruto de la precipitación con que se han confeccionado las listas y censo electorales. Al ir a

depositar su papeleta en el colegio de la plaza de Colón se encontró con la sorpresa de que, de acuerdo

con el estadillo reglamentario, no sabía ni leer ni escribir, lo cual no fue óbice, naturalmente, para ejercer

su derecho. Por su parte, el presidente del Senado, Cecilio Valverde, que votó ayer por la mañana en la

barriada del Brillante, declaró ante sus compañeros de partido en la sede provincial de UCD que

«supongo que todos los de más partidos habrán ido tras la finalidad primordial de evitar la abstención».

En cuanto a las previsiones de resultados para su grupo, Valverde eludió la respuesta: «El presidente de

UCD de Córdoba ya no tiene por qué ser optimista porque todos los objetivos de la campaña se han

cumplido con creces. No me atrevo a hacer ningún pronóstico, nuestra misión está cumplida. Si hemos

sabido llevar nuestro mensaje o si nos han sabido entender es un problema que queda a la libertad de cada

ciudadano.»

Granada

Propaganda electoral

Los seiscientos sesenta colegios electorales de Granada fueron abiertos al público a las nueve de la

mañana sin que, al contrario de lo ocurrido en anteriores votaciones, se produjeran incidentes en la

constitución de las mesas ni retrasos o ausencias relevantes entre las personas destinadas a ocupar puestos

en los colegios. La afluencia de votantes fue alta, también a diferencia de anteriores convocatorias electo-

rales, desde primeras horas de la mañana, ya que, incluso antes de la hora prevista para la apertura de los

colegios, había colas de votantes ante las urnas. Cabe destacar que la UCD de Granada ha puesto de

manifiesto su intención de impugnar las elecciones en la localidad de Motril, segunda población en

importancia de la provincia de Granada, como consecuencia de la distribución en dicho municipio del

semanario Objetivo: La Costa, editado por el Ayuntamiento de Motril, en cuyo número de ayer aparecían

diversas críticas al partido del Gobierno. Entre éstas, según manifestaron a Efe fuentes de UCD, figuran

dos en las que se advertía una incitación al voto de izquierdas con los siguientes titulares: «Es el momento

de romper el centro» y «Cuatro ayuntamientos, clave fácil para asegurar el triunfo socialista». El

Ayuntamiento de Motril tiene mayoría de concejales socialistas, y su alcalde, Enrique Cobo, se ha

presentado a las elecciones al Parlamento andaluz por la candidatura del PSOE, tras la disolución del

PAU-PTA, antiguo partido de los trabajadores.

Huelva

No pudo votar Pérez Miyares

En Huelva, la noticia de la jornada electoral de ayer la ha protagonizado el delegado del Gobierno en

Andalucía, Félix Manuel Pérez Miyares, al no poder ejercer el derecho al voto por no encontrarse en el

censo. Cuando el delegado del Gobierno en Andalucía acudió a su mesa para votar, su nombre, ni el de

los demás miembros de su familia, no estaban registrados en el censo de votantes, con la consiguiente

sorpresa de Pérez Miyares que, contrariado, comentó a los periodistas: «No he comprobado las listas,

efectíva-mente, pero vivo en el mismo sitio desde hace veinte años y no entiendo cómo otras veces ante-

riores sí estaba en el censo y ahora no.» Más adelante añadio: «Al delegado del Gobierno alguien le ha

quitado del censo, como a mi mujer, a mi suegra, a mi abuelo. Es muy extraño.» Luego Pérez Miyares se

trasladó al Ayuntamiento onubense para realizar las gestiones necesarias que le permitieran votar, pero no

consiguió nada positivo. Finalmente, se trasladó a su despacho de la Delegación General, en Sevilla, para

seguir desde allí la jornada. En varias mesas de Huelva ocurrieron algunas anomalías de características

similares. La tónica general electoral, en Huelva, se puede decir que ha sido la deficiente elaboración del

censo, tanto en la capital como en la provincia.

Jaén

La palanca comunista

La jornada electoral en la provincia de Jaén se desarrolló con normalidad y sin incidentes, en medio de

altas temperaturas, lo que hizo que en las primeras horas de la mañana se registrara mayor afluencia de

votantes en los colegios electorales. El candidato comunista a la presidencia de la Junta de Andalucía y

secretario general del PCA, Felipe Alcaraz, es el único candidato a la presidencia de la Junta que no se ha

votado a sí mismo, ya que se presenta en la candidatura de Sevilla y ha emitido su voto en Jaén. Señaló

que estas elecciones «son una prolongación del 28 de febrero, en que conquistamos la autonomía

plena, es decir, una palanca para empezar a sacar a Andalucía del subdesarrollo». Una de las anécdotas de

la jornada la protagonizaron dos jóvenes de la capital de Jaén, quienes momentos después de contraer

matrimonio fueron a votar a sus respectivos colegios. Con los contrayentes también marcharon desde la

iglesia de San Juan de la Cruz a las urnas los padrinos de la boda, asimismo, vestidos con los trajes de

ceremonia.

Málaga

Playa y votaciones

Gran parte de los malagueños que votaron en los distintos colegios electorales de la provincia prefirieron

en primer lugar ir a la playa, debido al tiempo ple-namente veraniego con que despertó el día, para

posteriormente aglomerarse ante las urnas, hacia las seis y media de la tarde, hora en que se nubló el cielo

la ausencia del sol provocó el traslado de muchos de los bañistas de la playa al casco urbano. Según datos

facilitados por el Gobierno Civil de Málaga, a las seis de la tarde la afluencia de votantes en la provincia

era de un cuarenta y cuatro por ciento del censo, mientras que en los municipios era algo menor, sobre el

cuarenta por ciento. Unas mil quinientas personas se presentaron en el Ayuntamiento de la capital, cuyas

puertas estuvieron abiertas toda la jornada, con el fin de reclamar por problemas en la inclusión en el

censo electoral. U n confl icto de esta índole .le ocurrió al candidato socialista por Málaga Miguel Gómez

Gómez, candidato número cuatro en la lista del PSOE, que no pudo votar cuando se personó en el colegio

electoral de la barriada malagueña de El Palo porque, momentos antes, otra persona con su mismo

nombre votó en.la citada mesa y su nombre había sido ya marcado. A pesar de sus esfuerzos por intentar

demostrar que él era el auténtico Miguel Gómez, el candidato socialista no pudo finalmente depositar su

voto. El presidente de la Confederación de Empresarios Andaluces (CEA), Manuel Martín Almendro

depositó su voto a media mañana. «Ya se sabe que el voto es secreto —comentó—, pero por supuesto no

voy a votar a ningún partido de izquierda.» Al ser preguntado sobre la campaña de los empresarios, con-

testó: «Hemos hecho la campaña que nos hemos propuesto y ahora sólo esperamos la respuesta del

pueblo andaluz,» También al mediodía depositó su voto el candidato centrista a la presidencia de la Junta

de Andalucía, Luis Merino, mostrándose optimista respecto a la afluencia de electores que registraban los

colegios por los que había pasado. «La jornada representa un momento trascendental en la historia de

nuestra tierra.» Por la provincia de Málaga concurrieron a los comicios un total de doce partidos. En los

últimos días se registró la retirada de la Organización Comunista de España-Bandera Roja. Debido a un

error de la Junta Electoral Provincial, según indicaron a Europa Press fuentes del PSA, las papeletas

electorales de este partido tuvieron en Málaga dos anagramas distintos. Mientras que en una se ve una

mano cerrada con forma de paloma, en cambio en otras figura el actual dibujo empleado como emblema,

una mano abierta y extendida para arriba. En declaraciones a varios medios informativos, el gobernador

civil de Málaga aseguró que la jornada electoral se inició con normalidad y sin incidentes dignos de

mención. En otro orden de cosas, cabe reseñarlas declaraciones hechas en una cadena radiofónica por

Enrique Curiel, secretario del grupo parlamentario comunista, en las que pedía que los comunistas

estuvieran presentes en el nuevo Gobierno regional de Andalucía. La realidad en esta provincia es que

como mucho puede salir uno o dos parlamentarios por este grupo, mientras los socialistas tienen mucha

más fuerza. También Curiel planteó la necesidad de que el Gobierno revise el censo electoral, para

siguientes consultas, ya que hay dificultades, sobre todo en los barrios obreros. Esto también se ha notado

en algunos puntos malagueños.

Sevilla

Declaraciones a gusto de todos

Desde las nueve de la mañana hasta las ocho de la tarde, bajo un sol espléndido, una lluvia de llamadas a

la participación desde todos los medios de comunicación y el intento de coacción de algún grupo aislado

de desconocidos que, como en la barriada de Valdezorras, pretendió que los electores apoyaran con su

sufragio la candidatura del PSA o del PCA (no hay acuerdo fonético en este extremo), los sevillanos

acudieron a las urnas. AI margen de problemas de censo, que afectaron a una parte de la población, los

principales líderes políticos madrugaron para depositar su voto en los correspondientes colegios

electorales. Entre sus declaraciones, verdadero friso anímico, son destaca bles las del socialista Alfonso

Guerra («a partir de mañana habrá un Parlamento y un Gobierno presididos por un partido progresista,

como el PSOE»), las de Soledad Becerril («hemos constatado que el único programa realista ha sido el

nuestro») o las ligeramente optimistas del ministro de Hacienda, García Añoveros («deseo que UCD

consiga la mayoría absoluta»). La titular de Cultura, Soledad Becerril, votó en el patio de Banderas, junto

a los Reales Alcázares: «Sigo siendo optimista respecto a los resultados que obtendrá UCD. La única,

fuerza política capaz de frenar al socialismo somos nosotros.» A las nueve y media de la mañana, votó en

el Colegio San Isidoro, próximo a la catedral de Sevilla, el secretario general del PSA, Alejandro Rojas

Marcos, que manifestó que desde el comienzo de la campaña su partido se había situado entre las dos

organizaciones mayoritarias. «Andalucía —añadió— ha votado siempre a la izquierda, y debe elegir

ahora entre una izquierda centralista y otra nacionalista.» El secretario general del PSA criticó el hecho de

que las elecciones se celebren en domingo, en relación con la abstención que puede producirse. Pregun-

tado sobre si su partido formaría coalición con el PSOE si los socialistas no obtuvieran una mayoría

absoluta, Rojas Marcos señaló que «en ningún caso». «Tranquilo y confiado» acudió, a las once y media

de la mañana, el presidente de la Junta de Andalucía, Rafael Escuredo, a depositar su voto en el colegio

electoral San Juan de Rivera, situado en el polígono San Juan de Sevilla. A este respecto, Escuredo

declaró a los periodistas que «con la elaboración del nuevo censo muchas personas tienen que votar en

colegios diferentes. Las deficiencias que se están produciendo obedecen normalmente a este hecho».

Asimismo, el presidente de la Junta de Andalucía aseguró estar «tranquilo y confiado» tras el trabajo

realizado en la campaña, y expresó su confianza en que la participación fuera aumentando a medida que

transcurriera el día. El candidato socialista defendió la celebración de las elecciones en día festivo, «dado

que la economía andaluza no está para soportar una celebración como ésta en día laborable». Otro

candidato a la presidencia de la Junta, Luis Uruñuela, por el PSA, declaró en el Colegio de Puerta Colei

que su partido «ha pretendido liberar a los andaluces de ese lavado de cerebro de los partidos centralistas»

y que «nosotros somos la opción lógica: la de un pueblo andaluz regido por los andalucistas, y en este

empeño llevamos cerca de veinte años trabajando». El presidente de Unidad Andaluza, partido que no

concurrió a estos comicios, Clavero Arévalo depositó su voto a las nueve y cuarto de la mañana en el

colegio de la calle Pagés del Corro. El líder de UA dijo que lo importante no era el orden de quién

quedará el primero o el segundo en el ranking electoral, sino las cantidades: «¿Superará el PSOE el 33 por

ciento que alcanzó en las pasadas elecciones generales? ¿Va a bajar UCD y esos votos perdidos pasarán a

AP? ¿Conseguirá el PSA aumentar sus votos? ¿Se mantendrá el PCA? Todas estas son ahora las grandes

incógnitas de hoy. Quiera Dios que se despejen de la mejor manera para nuestra querida región.»

Plácido Fernández Viagas, primer presidente de la Junta de Andalucía, dijo que «no tengo impresiones

palpables, ya que no he podido palpar el ambiente debido a mi trabajo en el Tribunal Supremo. Lo que

conozco lo he podido saber por mi esposa y mis hijos. Soy un pésimo profeta».

 

< Volver