Esta tarde será recibido por el Rey. 
 Tarradellas quiere que el Estado consulte a la Generalidad  :   
 No hemos planteado problemas insolubles al Gobierno. La primera etapa ha sido un éxito para todos. 
 Informaciones.    05/04/1978.  Página: 2. Páginas: 1. Párrafos: 22. 

ESTA TARDE SERA RECIBIDO POR EL REY

Tarradellas quiere que el Estado consulte a la Generalidad

• «NO HEMOS PLANTEADO PROBLEMAS INSOLUBLES AL GOBIERNO»

• «LA PRIMERA ETAPA HA SIDO UN ÉXITO PARA TODOS»

MADRID, 5 (INFORMACIONES).

CON mi visita, la Generalidad no ha planteado problemas insolubles al Gobierno, pero Cataluña no puede

esperar al Estatuto para tener un poder político», manifestó ayer durante una rueda de Prensa el presidente

de la Generalidad, don Josep Tarradellas, quien dio cuenta de la entrevista que mantuvo con el

vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, don Fernando Abril Martorell, y del

posterior almuerzo, invitado por el presidente de la comisión mixta Estado-Generalidad y ministro de

Justicia, don Landelino Lavilla. Con buen humor y expresivo optimismo, él señor Tarradellas sánalo

durante la rueda informativa que es probable que alargue su estancia en Madrid y confirmó que la

próxima reunión de la comísión mixta no se celebrará, como se pensaba en principio, el próximo lunes,

debido a «problemas técnicos».

El presidente del ente autonómico catalán indico, refiriéndose a las peticiones de, la Generalidad, que «sé

que no puedo pedir competencias de crden público, económico o de justicia, por ejemplo, porque no

puede ser. Pedir eso —añadió— daría la sensación de que no tenemos en cuenta la situación general del

país, que se está discutiendo una Constitución. No obstante, los matices de tales competencias sí pueden

ser planteadas al Gobierno y éste, por decreto o sin él, puede hacer posible que la Generalidad tenga una

verdadera intervención en la política de Catalana». En este sentido, el señor Tarradellas se reiteró en su

convencimiento de que "llegaremos a un acuerdo» y podrá .viajar a Barcelona con algunas competencias

concretas, aunque dejando otras en estudio.

La entrevista, de casi tres horas y media, de duración, que mantuvo ayer con el señor Abril Martorell,

constituyo uno de los temas sobre los que los periodistas insistieron más al presidente de la Generalidad.

En este sentido, el señor.Tarradellas dijo que había entregado al señor Abril Martorell un «dossier»

complementario de las peticiones de la Generalidad al Gobierno central, y negó el que durante el

encuentro se hubiera tratado el tema de las comisiones gestoras de los Ayuntamientos dependientes del

organismo autónomo catalán. Asimismo, profundizando en torno a la mencionada entrevista, que tuvo

lugar en la antigua sede de la Presidencia del Gobierno, en Castellana, 3, el presidente Tarradellas citó

algunos temas abordados, como el de la Constitución, la política sanitaria y_, en general, la actual

situación política del país, tema este con respecto al que expresó su agradecimiento por la información

que le había facilitado el señor Abril.

LA CONFIANZA DÉ SUAREZ

Más adelante, tras calificar de «éxito para todos, los partidos, Cataluña y Madrid incluso» lo que

consideró la primera etapa de la Generalidad, don Josep Tarradellas recalcó la motivación de su viaje

señalando que se hallaba en informar al presidente del Gobierno de esta etapa, en la que «se ha

desarrollado la institución, tenemos nuestro reglamento, aue es una pequeña constitución para nosotros, y

existe unanimidad en torno a la Generalidad de los partidos catalanes parlamentarios y

extraparlamentarios», y estudiar los problemas que plantea el Inicio de la segunda etapa en el régimen

autónomo para Cataluña. En este sentido, el señor Tarradellas agregó que «agradezco mucho la confianza

del señor Suárez, porque es cierto que debería haber informado antes, pero él conoce mis deseos de que se

facilite a Cataluña un poder político. El Gobierno debe otorgar este poder —dijo más adelante— al

margen de las actuaciones de las comisiones mixtas de traspasos del Estatuto y de la Constitución. No es

cosa fácil, pero es posible. Los problemas están planteados con rigor pero sin precipitaciones por parte de

la Generalidad».

En torno a la. primera etapa antes mencionada, el señor Tarradellas aludió a la confianza dispensada por

las fuerzas de orden público y el Ejército, y añadió que las relaciones con los mismos habían sido muy

cordiales. «Pero ha habido otro hecho —dijo— de gran importancia para mi, el que, por primera vez en la

historia de Cataluña, se da el caso de que un presidente de la Generalidad recibe a los embajadores de las

principales naciones. Ninguna gestión hicimos para ello, por lo que agradecemos la confianza que el

Gobierno depositó en nosotros.» En este sentido, el presidente de la Generalidad expresó su intención de

devolver, durante su estancia en Madrid, la visita a los mencionados embajadores.

Al ser cuestionado sobre la posibilidad de que el poder político que se reclama para la Generalidad

incluyera la intervención en el nombramientos de cargos políticos y administrativos, el señor Tarradellas,

después de considerar esto difícil, «porque no tenemos suficiente gente», señaló que «creemos qne el

Estado tiene que consultarnos problemas, por ejemplo, económicos y financieros, él del paro, agricultura

y otros de relaciones externas, ya que —continuó—, aunque la política exterior del Gobierno no nos

compete, consideramos qne, por ejemplo, en el aspecto comercial tiene qne intervenir directamente el

gobierno de la Generalidad".

LA RESPONSABILIDAD DE LA GENERALIDAD

En otro momento de la rueda de Prensa, el presidente catalán recbazó la existencia de recelo por parte de

la Administración, debido a la existencia de un Gobierno de concentración en Cataluña, y añadió que «en

nuestro país no se queman banderas nacionales, no hay atentados terroristas, no se grita "muera España":

hay un oasis catalán que da buena muestra de la responsabilidad de los partidos y de la Generalidad».

También, después de calificar de «muy importante» la entrevista que esta misma tarde mantendrá con el

Rey don Juan Carlos, con relación al peso específico dé la negociación que protagoniza en su viaje a

Madrid, el señor Tarradellas se refirió al nombramiento del nuevo capitán general para Cataluña en el

sentido de que «el señor Gutiérrez Mellado rio me habló ni tenía porque hablarme de ello, porque nombre

a quien nombre será persona de nuestra confianza».

La posibilidad de que el resultado de sus gestiones en Madrid no fueran todo lo satisfactorias que se

esperaba fue comentada por el presidente dé la Generalidad, diciendo que «en tal caso, continuaremos

trabajando por lo que deseamos. No vamos a hacer ninguna revolución si no conseguimos ahora el poder

que reclamo —concretó—, pero estoy convencido de que en ningún caso mí viaje podrá considerarse un

fracaso». Seguidamente, después de contemplar la probabilidad de que su estancia en la capital de España

se prolongue hasta el martes o el miércoles, el líder catalán dijo que en las peticiones presentadas por la

Generalidad al presidente Suárez y al señor Abril Martorell existía obviamente un orden de prioridad y, si

bien se mostró reacio a concretar más en este sentido, afirmó que dentro de tal orden estaba inmerso el

tema de la aplicación de los acuerdos de la Mondos en Cataluña, Asimismo, al ser interrogado sobre la

posición del señor Clavero en torno a la autonomía de Cataluña, el señor Tarradellas se mostró tajante en

el sentido de que «el ministro para las Regiones tiene una opinión muy clara de la autonomía de Cataluña,

porque intervino en la redacción de los decretos de restablecimiento».

QUE CADA CUAL DEFIENDA SUS INTERESES

«No me preocupa —dijo más tarde— la reacción de las otras nacionalidades res-pecto a las concesiones

que se hagan a Cataluña. Nosotros hemos sido siempre partidarios de las autonomías, prueba de ello es

qne el sentimiento auto nómico del País Vasco y Galicia nació en cierto modo en Cataluña. Pero Cataluña

tiene unas características especiales, somos muy celosos de nuestros derechos porque hemos sufrido

como nadie el régimen no autonomista. Cataluña se ha peleado muchas veces, en el buen sentido de la

palabra, con España —prosiguió—, pero siempre hemos llegado a un acuerdo, como ahora. Nuestro

respeto a las restantes autonomías no supone que mezclemos intereses; que cada cual defienda los suyos."

En cuanto a las recientes declaraciones del teniente general Gutiérrez Mellado en : torno a la unidad de

España, el señor Tarradellas dijo que: «Soy un viejo liberal no contrario a las expansiones del sentimiento

de los pueblos, pero, cuando el señor Gutiérrez Mellado reaccionó así, creo que fue para hacer frente a

excesos que considero inútiles. Nosotros estarnos al margen de ellos y no entramos ni salimos de los

mismos.»

Tras comparar los trabajos de la comisión de traspasos de servicios Administración del Estado-

Generalidad con respecto al año 1931, considerando el desarrollo de los; actuales «muy aceptables», don

Josep Tarradellas manifestó que había concertado una entrevista con el ministro de Obras Públicas y

Urbanismo, señor Garrigues, y que también había mantenido conversaciones telefónicas con otros

miembros del Gabinete Suárez. Asimismo, el presidente de Cataluña quitó importancia a la carencia de

protocolo que caracteriza su estancia en Madrid, y dijo que estas cuestiones carecen de importancia, ya

que constituyen «una vanidad personal, que no existe en mí. La política es tam bien humildad —añadió—

. Además, yo soy el jefe de los mozos de Cataluña y cuando entro en el Palacio de la Generalidad, me

rinden honores, lo que también es importante».

"La primera, vez que hablé con Suárez —manifestó más adelante— tuvimos, como es notorio, una.

disensión muy violenta y desagradable. Pero nos conocimos, con nuestras cualidades y defectos. También

me ocurrió lo mismo con el señor Lavilla, a quien conocí verdaderamente en la última medía hora de

nuestra conversación, que fue muy distinta a los primeros minutos de la misma. El conocimiento de los

hombres facilita el acuerdo.»

ABRIL MARTORELL: «CATALUÑA PUEDE SER ESPEJO PARA ESPAÑA»

Por último, el presidente de la Generalidad de Cataluña, al ser cuestionado sobre el discurso que el

senador catalán señor Benet pronunció ante el Senado dé apoyo a las demandas del organismo autónomo

catalán, sentenció que «el señor Benet y yo pensamos lo mismo con respecto a este viaje».

«Las negociaciones qne en estos momentos mantiene el presidente Tarradellas con él Gobierno pueden

ser muy importantes cara al futuro de todo el país. Cataluña puede ser un espejo para el resto de España.»

Con estas palabras resumió el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, don

Fernando Abril Martorell, el contenido del encuentro que, momentos antes protagonizara con el

presidente de la Generalidad en Castellana, 3, reunión a la que en los últimos momentos se incorporó el

ministro de Justicia, don Landelino Lavílla, quien celebró una comida en honor del presidente catalán

poco después. El señor Abril Martorell confirmó que «no se ha tratado ningún tema espinoso», y añadió

que «es difícil precisar los resultados. Yo diría qne Cataluña —agregó el ministro— tiene derecho a

esperarlo todo. Esta es una visita importante en la qué puede llegarse a soluciones de interés». En cuanto

al almuerzo ofrecido por don Landelino Lavilla al señor Tarradellas, al que también asistieron los

ministros del Interior, señor Martín Villa,. y para las Regiones, señor Clavero Arévalo, cabe destacar la

ausencia del titular de Transportes y Comunicaciones, señor Sánchez Terán, así como de los «conselliers»

señores Gutiérrez y Triginer, si bien el propio señor Tarradellas restó importancia a la, ausencia de estos

últimos, justificando la misma «por motivos personales».

Esta misma mañana, el señor Tarradellas se entrevistó con el ministro del Interior, don Rodolfo Martin

Villa, y esta tarde, a las seis, será recibido en audiencia por el Rey don Juan Carlos, en el Palacio de La

Zarzuela. Asimismo, durante la jornada de ayer, el presidente de la Generalidad despachó en su residencia

en Madrid con los «conselliers» ´señores Reventós, Rahola y Bricall, con quienes preparó las

negociaciones qué mantiene con los máximos representantes de la Administración.

En torno a la estancia del señor Tarradellas en Madrid, ayer celebró una rueda de Prensa el diputado de

Alianza Popular por Barcelona don Laureano López Redo, quien, entre otras cosas, calificó de «positiva»

la visita y consideró que "la presidencia de la que es titular don Josep Tarradellas está funcionando bien,

si bien no puedo decir lo mismo —añadió— con relación al Consejo Ejecutivo, porque basta el presente

no tiene apenas atribuciones y, por consiguiente, poco ha podido hacer».

5 de abril de 1978

INFORMACIONES

 

< Volver