Autor: Quintá Sadurní, Alfonso. 
 Primer aniversario de la preautonomía catalana. 
 Un balance preocupante  :   
 Lentitud en las transferencias y mínimo poder para la Generalidad. 
 El País.    30/09/1978.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

EL PAÍS, sábado 30 de septiembre de 1978

REGIONES

Primer aniversario de la preautonomía catalana

El Gobierno nacido de las elecciones del 15 de junio iniciaba hace un año la instauración de regímenes

preautonómicos en nacionalidades y regiones del Estado español. Las relaciones del Gobierno con la

institución catalana pasaron a convertirse, desde que ésta fue restablecida, en marco de referencia para los

demás territorios que trataban de conseguir mayor autonomía. He aquí el panorama que traza nuestro

delegado en Barcelona.

Un balance preocupante

ALFONS QUINTA

Adolfo Suárez, al dar posesión a Tarradellas de su cargo de presidente de la Generalidad, afirmó que el

restablecimiento de la institución histórica del autogobierno de Cataluña había sido, para él, en todo

momento, una cuestión de Esludo, De corresponderse los hechos con esta concepción, era de esperar que

la trayectoria de dicha institución, que ahora cumple un año, debía concebirse al servicio genérico de la

ciudadanía catalana, configurada en una comunidad que había probado —con un alto precio de sangre y

dolor— su amor a la libertad durante los cuarenta años de dictadora. Ello mismo permitía suponer que

esta comunidad sería, como en el pasado republicano, un baluarte de cohesión social, moderación política

—Cataluña fue calificada de oasis tic la República en la primavera de 1936— y de avanzada de la

democracia española.

Pero las cosas no han ido por este camino. Hoy, después de un año de Generalidad proviosional, los

avances sociales producidos en este período en el resto de España han sido, genéricamente considerados,

superiores a los catalanes. En el principado —y ello ningún sociólogo puede negarlo— ha decrecido en

ese período la cohesión social. Es decir, los catalanes no tenemos ahora una mayor conciencia de una

integración organizativa y socioiógica en una misma colectividad.

Una causa de este mal está en que la cuestión de Estado que debía haber sido la Generalidad, en correcta

apreciación de Adolfo Suárez, no llega a menudo a ser ni tan siquiera una cuestión de partido para ser

únicamente un tema de persona concreta.

Esta evidencia causa preocupación en los dos extremos de la cadena: en el seno del desconcertado pueblo

catalán —que pese a ello se aferra generosamente a sus ideales autonómicos, como probó el pasado 11 de

septiembre— y en el Gobierno que preside Adolfo Suárez. Mientras, esos eslabones intermedios que son

las fuerzas políticas catalanas juegan al ya aburrido juego de hacer creer a los demás aquello que ellos

niegan en privado. Tratan, en efecto, de hacer creer que las actuales estructuras y derroteros de la

Generalidad ultrapersonalizada pueden ser aptos para gestionar los múltiples problemas que presenta la

sociedad industrial catalana.

En un primer año, el desfase ha sido enorme. Otro año más y la diferencia entre el país oficial y el real —

curiosa contraposición, no sólo apta bajo el franquismo— puede convertir el oasis catalán, donde nunca

pana nacía, en un foco de desestabilización. La cuestión de Estado se habría convertido, entonces, en la

no menos histórica cuestión catalana que tantos pesares causó en ocasión de la instauración de la dinastía

borbónica en España.

Lentitud en ¡as transferencias y mínimo poder para ¡a Generalidad

29 septiembre 1977: La Comisión de Urgencia Legislativa de las Cortes da su visto bueno al decreto-ley

sobre el restablecimiento de la Generalidad enviado por el Gobierno.

El Consejo de Ministros acuerda el restablecimiento provisional de la Generalidad de Cataluña ese mismo

día, y en el de enero se especifica que el nombramiento del presidente del ente autonómico se hará por

decreto a propuesta del presidente del Gobierno.

30 septiembre 1977: Tranquilidad ciudadana y general satisfacción en los medios políticos en Cataluña.

Real decreto por el que se desarrolla el del día 29 y se crean las comisiones mixtas de traspasos de

servicios del Estado y de las diputaciones a la Generalidad.

1 octubre 1977: La Asamblea de Parlamentarios, reunida en sesión extraordinaria, acuerda por

unanimidad manifestar su total conformidad con los decretos de restablecimiento de la Generalidad.

18 octubre 1977: El Boletín Oficial del Estada publica un real decreto por el que se nombra presidente a

Josep Tarradellas.

20 octubre 1977: Tarradellas da por finalizado su exilio y viaja a Madrid, donde se entrevista con el Rey,

el presidente del Gobierno, el ministro de Defensa y otras personalidades.

23 octubre 1977: Tarradellas llega a Barcelona, donde es aclamado por miles de. catalanes a su

paso por la Ciudad Condal, en una jornada realmente emotiva.

24 octubre 1977: El presidente toma posesión de su cargo en el palacio de la Generalidad, en un acto

presidido por el presidente del Gobierno, Adolfo Suárez.

5 noviembre 1977: Tarradellas. gravemente enfermo, nombra a Frederic Rahola. conseller (ministro) de la

Presidencia de la Generalidad.

5 diciembre 1977: Tarradellas da a conocer el contenido de dos decretos. Uno de ellos dispone la

estructuración del Gobierno catalán y el otro da a conocer el nombre de sus componentes.

9 diciembre 1977: Toma de posesión de los consejeros. Constitución oficial del Consejo Ejecutivo de la

Generalidad.

9 enero 1978: Se hace pública la declaración programática del primer Gobierno de la Generalidad,

después de su restablecimiento, en la que, como primer objetivo del Consejo, figura la consecución de un

estatuto de autonomía para Cataluña.

23 enero 1978: Constitución de la comisión mixta Generalidad-diputaciones.

17 febrero 1978: Se inicia la campaña organizada por el grupo senatorial de la Entesa dels Catalans para

conseguir que la Constitución sea favorable a la posterior obtención del estatuto de autonomía de

Cataluña.

2-16 abril 1978: Tarradellas viaja a Madrid, donde se entrevista con el Rey y repetidas veces con el

presidente del Gobierno, Adolfo Suárez. Como resultado de estos contactos y de otros mantenidos con

varios ministros se llega a una serie de acuerdos políticos, entre los que destacan la asunción de ciertas

funciones de los gobiernos civiles y la atribución de determinadas facultades de tutela sobre los

ayuntamientos de Cataluña.

23 abril 1978: Con motivo de la festividad de San Jorge, patrono de Cataluña, la Entesa dels Catalans

convoca una concentración, en el marco de la campaña Somos una nación: queremos el Estatuto, en la

plaza de San Jaime, de Barcelona, y a la que acuden alrededor de 600.000 personas. La nota más

significativa del acto fueron los silbidos y gritos de desaprobación que mereció la persona del presidente

de la Generalidad.

16 junio 1978: El Consejo de Ministros aprueba cuatro reales decretos por los q ue se transfieren a la

Generalidad de Cataluña competencias de la Administración del Estado en materia de Urbanismo,

Agricultura, Industria y Comercio.

23 junio 1978: La incorporación de la lengua catalana al sistema de enseñanza en Cataluña es regulada

mediante real decreto, aprobado en Consejo de Ministros celebrado ese día y publicado en el BOE de 2 de

septiembre de 1978.

26 julio 1978: El Consejo de Ministros aprueba un real decreto sobre transferencia de competencias de la

Administración del Estado a la Generalidad en materia de Interior, Turismo, Transportes y Actividades

Peligrosas e Insalubres.

1 agosto 1978: Se reúne por primera vez. la comisión de los veinte, integrada por los parlamentarios

catalanes encargados de redactar el anteproyecto de estatuto de autonomía para Cataluña.

9 agosto 1978: Entrevista Martín Villa-Tarradellas en Cambrils (Tarragona), en la que, entre otros temas,

se trató del traspaso de competencias de las diputaciones a la Generalidad y de la disposición de la

Presidencia del Gobierno que establece la posibilidad de institucionalizar de forma más efectiva las

relaciones Gobierno-Generalidad mediante la reunión dé) honorable Tarradellas con los cuatro

gobernadores civiles catalanes, en calidad de presidente.

11 septiembre 1978: Medio millón de personas participan en la concentración organizada por los partidos

mayoritarios para conmemorar la «Diada».

28 septiembre 1978: En el curso de una extensa entrevista televisada a toda Cataluña, el presidente de la

Generalidad manifiesta que el próximo 1 de noviembre serán transferidas a la Generalidad las actuales

competencias de las cuatro diputaciones catalanas. Al mismo tiempo reconoce, por vez primera, que ha

retrasado estas transferencias él mismo.

 

< Volver