Autor: Sopena Daganzo, Enrique. 
   Ortínez quiere crear un gran bloque tarradellista en Cataluña     
 
 Informaciones.    02/01/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Ortínez quiere crear un gran bloque «tarradellista» en Cataluña

Por Enrique SOPEÑA

BARCELONA, 2.

LA creación de una gran coalición o bloque auspiciado de alguna manera por el presidente de la

Generalidad, don Josep Tarradellas, es una de las iniciativas que está desarrollando, según ha podida

saber INFORMACIONES, el consejero de Gobernación, don Manuel Ortínez.

"El problema ahora es si el proyecto dispondrá del tiempo necesario para cristalizar antes de las

legislativas y las municipales. En cualquier caso, a medio plazo —y pensando ya en las elecciones para el

Parlamento de Cataluña, de las que tebrá de salir, el sucesor de Tarradellas--, la operación ha

comenzado", declaró e este cronista una de las personas emplazadas por el señor Ortínez a fin de ser

integrada esn el plan.

Ai parecer se trata de articular las bases para un partido que sea capaz de acabar con el fraccionamiento

de los partidos, ya existentes aquí, no raarxistas. Ei peligro de una Cataluña claramente indinada hacia loe

socialistas y los comunistas —éstos, además, con un arraigo sensiblemente superior al del P.C.E. en el

resto de España— preocupa en los sectores del centro y de la dereelia cada vez más. El último e

inequívoco ejemplo de ello —todavía a nivel sintomático— se ha producido con el tema del Estatuto de

autonomía. Al final, la izquierda na conseguido sus objetivos básicos. Y ios ha conseguido en función del

número de diputados y senadores que consiguió el día 15 de junio de 1977. La consolidación de tai

situación podría tener, desde la perspectiva empresarial, consecuencias insospechadas.

El señor Ortínez —hombre especialmente vinculado al Gobierno y muy relacionado con centros de poder

económico: fue director general de te Moneda Extranjera y era, basta su nombramiento en la Generalidad

para sustituir al señor Reinóla, representante de la Banca suiza en Madrid— acentúa_ en sus contactos

la necesidad de potenciar un movimiento que dinamice la actual Generalidad, al tiempo que enjUicia

negativamente la posibilidad de que don Josep Benet pueda convertirse en el nuevo presidente del

organismo autonómico catalán. El abanico político que gustaría conjugar ad señor Ortínez —que algunos

observadores contemplan como el "delfín" del señor Tarradeillas— incluirá desde la U.C.D. hasta

Esquerra Republicana. ES decir, desde el pantido que capitanea el señor Sentís ¿hasta él que dirige e!

señor Barrera, pasando por la U.C.D. del señor Güell, los escindidos democristíanos del señor Canelas, el

propio partido democristiano de Unión Democrática de Cataluña y Ctarrcérgencia Democrática, el partido

del señor Pujol.

ORTINEZ, EN LA SOMBRA

Sin embargo, él patrocinador en la sombra de la Mea —el señor Grtinez es persona con probada eficacia

paira mover los hilos sin aparentar prcftagonistno; fue el cerefero del retorno del señor Tarradellas

mediante Ja hábil jugada de U.C.P.-, no oculta en sus conversaciones los obstáculos que se levantan con»

itra el ambicioso proyecto. Asi, el obstáculo en Esquerra Republicana se denomina precisamente don

Heribert Barrera y la corriente por él éneabezada. El señor Barrera —cuyo antimarxismo, no obstante,

está perfectamente demostrado— ha Conducido el histórico partido por él sendero de una cierta

radicalizacion nacionalista que le llevó a ser el único partido parlamentario que defendiera la abstención

en el referéndum. Depurar en este sentido el partido del que el señor Tarradellas fuera secretario general

sería una de las metas cuya obtención, allanaría el terreno.

El otro gran obstáculo estriba en Convergencia Democrática, pieza verdaderamente clave en el

tablero político catalán. Para englobar a C.D.C. se precisaría —de acuerdo con los supuestos

planteamientos del señor Ortínez— erradicar inmediatamente al ala más nacionalista, por una

parte, y, por la otra, paralelamente, más progresista. En otras palabras, los promotores de este partido

presidencialista-tarradellista no desconocen que la influencia en C.D.C. del señor Roca Junyent,

secretario general adjunto, es muy fuerte; el señor Roca es decidido partidario de la "entente" con la

izquierda, que, hasta el momento, ha funcionado aquí magníficamente. Las acusaciones de

"filomarxista" son frecuentes contra el destacado parlamentario catalán. Significativamente, el señor

Pujol tampoco es presentado como hombre sobresaliente para pilotar la iniciativa. No en vano,

relevantes portavoces de la burguesía catalana ven al señor Pujol como "difícilmente recuperable,

sometido paulatinamente a las presiones, de la izquierda". Por contra, la esperanza sigue depositada

en el señor Trías Fargas, presidente de C.D.C. y líder de la tendencia más susceptible de edificar el gran

bastión frente a la "oleada marxista".

Todo parece indicar que el proyecto no cristalizará aún. Dependerá en buena parte del resultado de los

próximos comicios. Si la línea actual de Convergencia Democrática se traduce en un aumento de votos

respecto ,al 15 de junio de 1977, el proyecto tendrá que recurrir a otras estrategias. En cambió, si las urnas

mantienen o rebajan las cotas de C.D.C., la desmembración de este partido podria acontecer en pocos

meses. Entonces sería quizá el momento adecuado.

"Es obvio que el centró y la derecha carecen de un catalizador. No disponemos del hombre-líder. Sentís,

no representa ni de lejos a la burguesia catalana, una opción, si se decide por fin, podría ser Trias Fargas;

¿a otra, sin duda, Ortínez", reveló a INFORMACIONES tina fuente centrista del mayor crédito. Por otro

lado, se sabe que las disputas en el serio de C.D.C., entre los partidarios de la tendencia Trías y los

partidarios de la tendencia Rccai son crecientes. Incluso se especula con una pronta dimisión del señor

Trías Fargas. La respuesta a, estos interrogantes puede venir a través de la lista municipal de C.D.C. Si

el "alcaldable" es el señor Trías Fargas, el cauce hacia la derecha empezará a concretarse. Si el,

"alcaldable" es el señor Roca Junyent, el ´´compromiso histórico" será un dato a tener muy en

cuenta. "Lo que faltaba: los comunistas acabarán teniendo un alcalde y un presidente de la Geñeralidad

sin presentarse directamente: Roca y Benet", comento la mencionada fuente.

 

< Volver