Elecciones al Parlamento andaluz. 
 Los andaluces acudieron a las urnas con temperaturas veraniegas y un censo plagado de errores     
 
 El País.    24/05/1982.  Página: 16-17. Páginas: 2. Párrafos: 24. 

Elecciones al Parlamento andaluz

Los andaluces acudieron a las urnas con temperaturas veraniegas y un censo plagado de errores

Los andaluces acudieron ayer a las urnas con temperaturas típicamente veraniegas, —35 grados a la

sombra en Sevilla y 36 en Córdoba— y sin desanimarse por los numerosos errores del censo electo-

ral. La jornada transcurrió con escasos incidentes, en medio de un ambiente de gran animación por la

mañana y menor actividad en los colegios electorales por la tarde.

La jornada electoral transcurrió en la provincia de Sevilla, la más poblada de Andalucía, sin incidentes

dignos de mención y con una participación superior a la prevista en algunos círculos políticos. Lo más

destacable fue la detección de numerosas anomalías en el nuevo censo, en el que muchos electores

aparecían con el nombre alterado o habían desaparecido de las listas, mientras figuraban otras personas

que, por su edad, no tenían derecho a votar. Varios miles de ciudadanos tuvieron que hacer uso del retén

de funcionarios dispuesto por el Ayuntamiento en su Delegación Municipal de Estadística para corregir,

en la medida de lo posible, estas irregularidades censales en la capital. A las tres de la tarde, quinientas

personas aguardaban aún en el Ayuntamiento sevillano para tratar de resolver sus problemas de censo.

El Ayuntamiento sevillano organizó también un servicio de automóviles para hacer posible que las

personas ancianas e impedidas acudiesen a las urnas. A pesar del asfixiante calor, el tráfico hacia las

playas más próximas fue menos intenso que en domingos anteriores, según fuentes de la Guardia Civil de

Tráfico. En Ecija, la hermandad del Rocío aplazó su salida hacia la popular romería a fin de que los

peregrinos pudiesen ejercitar sus derechos ciudadanos. El voto por correo aumentó considerablemente en

relación con anteriores consultas. Algunos electores mal informados señalaban nombres en las papeletas

de voto, con la consiguiente nulidad de las mismas. Es de resaltar que los prineipa-les líderes del PSOE

celebraron por anticipado su triunfo en la madrugada del domingo, en el transcurso de una fiesta ofrecida

por Felipe González a los artistas que han actuado en la caravana socialista durante la campaña electoral.

La fiesta terminó pasadas las cinco de la mañana, lo que originó el retraso en la hora de votación de varios

dirigentes socialistas sobre la oficialmente anunciada por el partido.

Sol de verano en Málaga

Bajo un sol más propio de agosto que de mayo y luchando contra la tentación de dejar las colas ante los

colegios electorales para no retrasar la llegada a la playa, los malagueños empezaron a acudir a las urnas a

primeras horas de la mañana, muchos de ellos con todo ya dispuesto para iniciar la escapada hacia el mar

o el campo inmediatamente después de ejercer su derecho al voto. A primeras horas de la mañana se

formaron grandes colas ante los colegios y podían escucharse numerosos comentarios de los electores,

que reclamaban mayores facilidades para votar. Los medios políticos destacaban que, a las tres de la

tarde, ,en Málaga capital había votado el 36,81%, en Antequera el 43,72% y en Ronda el 40,80%,

mientras que en Marbella lo había hecho el 32,02% y en Vélez el 32,70%. Posteriormente se confirmó

que Málaga había sido una de las provincias con mayor participación electoral de Andalucía.

Una papeleta ya introducida en Cádiz

A las nueve de la mañana, las 913 mesas electorales de la provincia de Cádiz quedaron abiertas a los

votantes, sin que hubiera que destacar ningún incidente de importancia que enturbiara el comienzo de la

jornada electoral. Solamente se produjeron algunas pequeñas anomalías que ya han sido la tónica normal

en anteriores comicios, y que por otra parte registraron otras provincias andaluzas durante la jornada de

ayer. Como anécdota curiosa a reseñar, en una mesa de la capital hubo de ser retirada una urna por

encontrarse una papeleta de voto en su interior antes de iniciarse la votación. A la hora en que se abrieron

las urnas, la temperatura en Cádiz era de 26 grados y el día se presentaba típicamente veraniego. Desde

primera hora de la mañana la playa de la Victoria, de la capital, comenzó a llenarse de público, lo que no

fue un serio obstáculo para que tras una hora de votación ya hubiesen ejercido su derecho al voto 5.660

ciudadanos (un 5% aproximadamente del electorado de la capital). Los cabeza de lista provinciales fueron

madrugadores, desde el candidato comunista Manuel Gómez de la Torre, que votó a las 9.00 de la

mañana, en la capital, como el socialista Rafael Román, que lo hizo una hora después, y el candidato

centrista Constantino Alvarez, que depositó su voto a las 11.00 de la mañana. Por otra parte, el candidato

aliancista Ramón del Río ejerció su derecho al voto en la localidad de Puerto de Santa María a la misma

hora en que lo hacía su contrincante, el candidato de UCD. Otro líder político que votó ayer en Cádiz fue

el secretario regional de la UCD andaluza, Carlos Rosado. El dato negativo de la jornada, también en

Cádiz, fue el de los problemas que se detectaron con el censo. En localidades como Puerto Serrano,

Chiclana, Fuerte Real y Sanlúcar de Barrameda numerosos ciudadanos no pudieron votar por no figurar

en la relación correspondiente. Este mismo problema se produjo en menor proporción en otras

localidades.

Errores en el censo en Huelva

Los errores en las listas del censo electoral constituyeron también la incidencia más notable en la jornada

del 23 de mayo en Huelva que afectaron al propio delegado del Gobierno en Andalucía, como se explica

en otro lugar de esta páginas. El gobernador civil, Pedro Núñez Morgades, reconocio que habían sido

"numerosos" los errores cometidos en las listas. Según ha podido saber EL PAÍS con fuentes

competentes, el censo electoral se ha visto afectado por ellos en un 20%. Esta circunstancia provocó que

la Junta Electoral provincial se viese obligada a emitir un comunicado para pedir, a través de las emisoras

locales, que se diese todo tipo de facilitades a los votantes que tuviesen dificultades a la hora de emitir su

voto, en materia de apellidos, domicilio, etc. La citada resolución de la Junta Electoral fue muy bien

acogida en medios políticos por considerar que facilitaba una mayor participación ciudadana en las elec-

ciones.

Grandes dificultades en el censo de Almería

La incógnita de la votación en día de fiesta, en complicidad con el espléndido sol, empezó a despejarse en

Almería poco después del mediodía, después de que el Gobierno Civil ofreciera los primero índices de

participación. Había no obstante, un cierto recelo en la sede de los partidos políticos por que, bajo

frecuentes y tranquilizadoras informaciones de normalidad, aparecían otra vez las famosas irregularidades

del censo. "La dificultades de las pasadas elecciones no tienen ni comparación con lo que está ocurriendo

ahora afirmó un presidente de mesa consultado por EL PAÍS. Se produjeron frecuentes cambios de

ubicación de mesas, calles enteras borradas del censo, nombres compuestos que figuraban como primer

apellido, familias en que figuraba el hijo y el padre y no la madre, hombres de noventa años que aparecían

como menores de edad y todo tipo de situaciones curiosas. La participación fue más alta en las zonas del

extrarradio a primeras horas de la mañana; hacia las doce las cosas cambiaron. Los números uno de las

candidaturas que compiten en estas elecciones efectuaron su votación entre las diez y las once de la

mañana, momento en que todo el mundo se congratulaba del buen tiempo, la normalidad en la calle y el

alto nivel de participación. El radiante sol era sin duda una fuerte tentación para olvidarse de las urnas,

pero aunque muchas personas acudieron a bañarse, parece que su número no fue suficiente como para

torcer el destino de estas elecciones. También votó mucha gente en atuendo playero. Esta vez, el

Ayuntamiento de Almería dispuso de un centro de datos para transmitir por ordenador a la Junta de

Sevilla; sin embargo, el gobernador civil prescindió del equipo municipal que desde 1977 hasta la fecha

venía colaborando en el avance estadístico de la recogida de datos.

Los electores de Córdoba madrugaron

Córdoba se dio prisa en votar, como queriendo apresurar la celebración de su feria, que fue oficialmente

aplazada por el Ayuntamiento hasta hoy para no contribuir, en la jornada del domingo, a la abstención,

según acuerdo municipal.

Sentido de retina en Jaén

La normalidad y el alto índice de participación fueron la tónica de la jornada electoral andaluza del 23 de

mayo en Jaén, datos a los que habría que añadir el buen número de errores detectados en el censo

electoral, que impidieron el ejercicio del derecho al voto a algunos cientos de ciudadanos jien-nenses.

De acuerdo con una valoración de esta jornada electoral que hizo el gobernador civil de Jaén, Antonio

Ortega, la normalidad fue el dato más destacado. "Estamos siendo capaces", ha dicho, "tras una campaña

intensa y larga, de hacer una jornada normal y con el más deseable sentido de retina" Sin embargo, a nivel

de calle, los comentarios se centraban en los errores del censo electoral. En este sentido Leocadio Marín,

presidente de la Diputación Provincial, organismo encargado de actualizar los censos, mostraba cierta

intranquilidad por los "problemas técnicos que se estaban planteando en el censo y que solamente en Jaén

capital ha supuesto en los trabajos de actualización el llevar a cabo unas tres mil rectificaciones"

Por otro lado, más de medio millar de personas habían pasado hasta la una de la tarde por la sede de la

Junta Electoral de zona de Jaén para clarificar su situación en el censo, al no figurar sus nombres en las

listas de los colegios electorales. Según miembros de esta Junta Electoral de zona, los errores se deben,

por un lado, a la rapidez con que se han efectuado las tareas de actualización del censo, y también al

desinterés ciudadano, al no preocuparse hasta el momento de la votación de comprobar si figuraban

correctamente en el censo electoral.

 

< Volver