Elecciones al Parlamento andaluz. Todos los íideres se mostraron triunfalistas al emitir su voto. 
 El capitán general de Sevilla insta a las Fuerzas Armadas a que acepten el resultado     
 
 El País.    24/05/1982.  Página: 17. Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Todos los líderes se mostraron triunfalistas al emitir su voto

El capitán general de Sevilla insta a las Fuerzas Armadas a que acepten el resultado

AGENCIAS, Sevilla

El capitán general de la II Región Militar, Manuel Saavedra Pal-meyro, hizo ayer un llamamiento a todos

los ciudadanos y a las tropas y oficiales bajo su mando para que acepten el resultado de la jornada

electoral. "Ya que vivimos en una democracia", declaró a EL PAÍS inmediatamente después de haber

votado en el Instituto Murillo, en Sevilla, "lo importante es que cada uno acepte el resultado de las urnas,

y lo acepte en su corazón".

Preguntado por la actitud del Ejército, el capitán general aprovechó la ocasión para "enviar un saludo muy

cordial a mis compañeros de armas, con los que convivo íntimamente, y expresarles que, cualquiera que

sea él sentimiento personal de cada uno de ellos, acate con disciplina lo que pueda resultar de estas

eleccio,-nes". Saavedra Palmeyro, que acudió al colegio electoral vestido de paisano, aseguró que espe-

raba una presencia masiva de los andaluces en las urnas, "porque hoy (ayer para el lector) van a participar

de manera directa en su destino político". El cardenal José María Bueno Monreal, que se encuentra

enfermo, había votado por correo dentro del plazo correspondiente.

Entre los líderes políticos con residencia en Sevilla, el ministro de Hacienda, Jaime García Año-veros, y

el presidente de Unidad Andaluza, Manuel Clavero, el gran ausente de estos comicios, fueron los más

madrugadores a la hora de depositar su voto, ya que ambos lo hicieron nada más abrirse sus respectivos

colegios, a las nueve de la mañana. La ministra de Cultura, Soledad Becerril, votó a las once de la

mañana. La ministra sevillana, haciendo oídos sordos a las encuestas, se mostró triunfal: "Ayer estábamos

optimistas y hoy también lo estamos. Queremos ganar" También ejercieron pronto su derecho electoral el

secretario general del PSA, Alejandro Rojas Marcos, que manifestó que "ya se han ido todos los que vi-

nieron a hacer campaña y ahora nos toca decidir sólo a los andaluces" y el candidato de este partido y

alcalde de Sevilla, Luis Uruñuela, que tuvo un recuerdo para Blas Infante. "Yo no sé si se lo van a creer,

ya que hay afirmaciones que parecen tópicas", dijo, "pero cuando he depositado la papeleta he tenido mi

memoria puesta en Blas Infante, porque de las grandes injustieias históricas cometidas a lo largo de la his-

toria de la humanidad, una de las mayores ha sido que el padre de la patria andaluza no pueda tener la

fortuna de ver votar a su pueblo el primer Parlamento y el primer Gobierno". Uruñuela tampoco renunció

al triunfalis-mo: dijo que el PSA alcanzaría el segundo lugar, tras el PSOE. Rafael Escuredo, candidato

socialista a la presidencia de la Junta, votó en su barrio del Polígono de San Pablo, tras explicar a un

grupo de vecinos que él no podía solucionar sus problemas con el censo. Escuredo indicó que "es un

momento realmente importante para Andalucía y para el PSOE, porque esperamos contar con la

confianza del pueblo para gobernar esta tierra".

Guerra: "Gobernaremos en solitario"

Pronosticó que no se iba a superar el techo del 70% de participación electoral, "pero nos vamos a acercar

a esa cifra, y eso sería un buen índice de participación. Habrá un nivel importante de participación,

aunque no tan grande como la que se adivinaba al principio de la campaña". Alfonso Guerra, por su parte,

aseguró que habría una participación superior a la registrada en otras comunidades autónomas en ocasión

semejante y que el día de ayer era un símbolo de la lucha del pueblo andaluz por conquistar su

autogobierno. Guerra, que acudió a votar acompañado por su hijo, se mostraba optimista: "en todo caso,

el PSOE va a poder gobernar en solitario". El vicesecretario general del PSOE dijo que, a partir de 47

diputados, su partido puede gobernar sin coaliciones. Más cauto se mostró, en cambio, el antiguo

presidente de la Junta de Andalucía y ex militante del PSOE, el magistrado Plácido Fernández Viagas,

quien, al depositar su voto, a las once y media de la mañana, se excusó de adelantar un pronóstico: "soy

un pésimo profeta". Luis Merino, el candidato centrista, votó a las nueve y media de la mañana, y, ante

los periodistas, se mostró optimista en relación al resultado final: "Los últimos, sondeos me alientan

mucho". Finalmente, el presidente de la CEA, Martín Almendros, consideró igualmente que la jornada de

ayer era muy importante "ya que el porvenir de Andalucía está en estas urnas en las que depositamos

nuestros votos". Cecilio Valverde, presidente del Senado, votó a las 11.45 y Manuel Fraga acudió a

Córdoba "a ver la mezquita con mi mujer y a tomar una copa del mejor vino del mundo; almorzaré en

Carmona y por la tarde jugaré al dominó en Sevilla". En sus declaraciones señaló que no necesitaba su

partido de ningún estímulo y que esperaba un buen resultado.

 

< Volver