Con un sondeo incompleto. 
 La Generalitat confía en la aprobación     
 
 Diario 16.    19/10/1979.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

Con un sondeo incompleto

La Generalitat confía en la aprobación

Barcelona (Corresponsal) — La Generalitat de Cataluña presentó ayer en Tarragona un último sondeo,

calificado de «tranquilizador», según el cual un 67,1 por 100 de los encuestados tienen decidido el «sí» al

proyecto de Estatuto catalán.

El consejero de la Gobernación, Manuel Ortínez, presentó estos datos en Tarragona, aunque silenció el

índice de abstención global, por cuanto que las cifras del sondeo vienen dadas sobre respuestas

contestadas.

La Generalitat, según la encuesta, sólo esperaría un 1 por 100 de abstención, 9 por 100 de votos negativos

y un 22,9 por 100 de indecisos que, a última hora, podrían inclinar la balanza hacia uno u otro lado.

Campaña a tope

Mientras, la actividad en la Ciudad Condal viene marcada por la «jornada escolar», prevista para hoy.

En la misma, los profesores de los centros de enseñanza de toda Cataluña tratarán de ofrecer una

panorámica general del contenido del texto estatutario a sus alumnos.

Por lo que respecta a la Diada pro Estatuto, a celebrar el próximo domingo, día 21, un miembro del

comité coordinador, Jaime Lores, m´anifestó a D16 «que ante la pasividad inicial hay que destacar que en

esta segunda fase se está activando grandemente la participación, sobre todo en el cinturón industrial de

Barcelona».

Esta Diada pro Estatuto constará fundamentalmente de fiestas populares, conferencias informativas, pase

de películas y toda clase de actos participativos.

Con respecto a Barcelona, el Ayuntamiento celebrará el próximo lunes un Pleno extraordinario con el fin

de tratar la postura del Consistorio ante el referéndum.

El militante de Convergencia Democrática de Cataluña que resultó herido mientras pegaba carteles

anunciando un mitin caldeó la campaña por su lado negativo. Fuentes del partido de Jordi Pujol

manifestaron a D16 que «los hechos se han desorbitado, por cuanto no se trataba de una herida de bala,

como al principio se afirmó, sino que fue el disparo de un perdigón que pegó en la pared y que, de rebote,

alcanzó a nuestro militante».

 

< Volver