Autor: M. Q. (Posible Manuel Quintero). 
   Fervor nacionalista en el Palacio de los Deportes de Barcelona     
 
 Diario 16.    17/03/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

Fervor nacionalista en el Palacio de los Deportes de Barcelona

Barcelona (M. Q., enviado especial) .- Representantes de las tres nacionalidades históricas del Estado

español se dieron cita ayer en el Pabellón de Deportes de Barcelona, donde se tachó de centralista al

Gobierno de Madrid.

Intervinieron, además de los nacionalistas catalanes de Jordi Pujol, el secretario general del Partido

Galeguista, Avelino Pousa y Xabier Arzallus, presidente del Bizcai Buru Batzar (BBB) del PNV. Ni que

decir tiene que unas 14.000 personas en el recinto y otras 8.000, según los organizadores, —que tuvieron

que utilizar unas instalaciones anexas y seguir el mitin por pantallas de televisión— hervían de gozo

nacionalista euskeriko, català y galego.

De lo que menos se oyó allí fue , castellano, sólo empleado por Zabier Arzallus, que no obstante hizo un

amago de parlamentar en vasco, con gran susto del personal, de lo cual desistió ante un momento de sus-

pense generalizado.

De todos modos, empezó con un «Gora Euskadi» complementado con «Visca Catalunya» que provocó el

ondear de cientos de senyeras e ikurriñas, mientras que el vasco permanecía impertérrito en el estrado,

sonriente y con la «uve» de la victoria en su brazo derecho extendido por encima de su .cabeza.

Arzallus dijo que los nacionalistas vascos habían ganado las elecciones «porque nos dimos cuenta de que

si no conseguíamos la mayoría nos gobernarían desde Madrid». Alabó, a los que, como Jordi Pujol «han

tenido por única subordinación a Cataluña». Y añadió: «Habrá mítines socialistas, centristas y

comunistas, pero éste es el mitin de Cataluña y por esto estoy aquí.»

No -fue menos recatado, ni tuvo menos éxito el qalle-guista Pousa, que transmitió un emocionado saludo

«En nome da miña térra», mientras el público correspondía con gritos de «Viva Galiza lliure».

E1 Estado catalán

El nacionalista catalán, Ramón Trías Fargas, no se anduvo con chiquitas y en alguna ocasión hizo pasar

por moderado al mismísimo Pujol, que palideció visiblemente mientras se llevaba la diestra a la frente,

cuando el presidente de Convergencia Democrática decía: «La tierra catalana es la tierra de los catalanes,

pase lo que pase... (aplausos y ondean banderas)... Y resistiremos lo que haga falta para llegar a la victoria

final. Que quede claro que el Gobierno catalán es el Gobierno del Estado catalán y que el Estado catalán

no es una dependencia administrativa del centralismo.»

.Poco le quedaba por decir al candidato a la Generalidad, Jordi Pujol, que, sin embargo, se esforzó en

contrarrestar y matizar a Trías cuando al tiempo que le robaba votos al PSA, decía que «catalán es todo

aquel que vive, trabaja y quiere ser catalán. Y en Cataluña hay dos millones de emigrantes que han

disfrutado de nuestra libertad y de nuestro trabajo».

 

< Volver