Autor: ;Tapia, Juan. 
 Declaraciones de Jordi Pujol. 
 No sirven las mismas soluciones económicas para Cataluña que para el resto de España     
 
 La Vanguardia.    18/03/1980.  Página: 68. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

LA VANGUARDIA

Declaraciones de Jordí Pujol

«No sirven las mismas soluciones económicas para Cataluña que para el resto de España»

Jordi Pujol i Soley no necesita presentación. El secretario general de Convergencia Democrática de

Catalunya es candidato a la presidencia de la Generalitat y profundiza a continuación sobre los aspectos

económicos del programa de la coalición Convergencia i Unió.

—El eslogan de su coalición para esta campaña al Parlament de Cataluña es que «el país está parado».

¿En qué se traduce este estancamiento en términos económicos?

—En términos económicos, este estancamiento de Cataluña se traduce desde un punto de vista

cuantitativo en dos magnitudes principales, como es el constante descenso de la inversión a lo largo de los

últimos cinco años y muy especialmente de la población en situación de paro forzoso. Pero tal vez más

preocupante que lo que nos dicen estas cifras y otras igualmente relevantes, como la producción o la

utilización de las capacidades productivas, es el aspecto cualitativo de desesperanza y de incertidumbre

que muestra el empresario catalán ante el futuro y esto es tal vez lo más grave, porque la fortaleza

económica y social de Cataluña ha radicado y radica en último término en la capacidad de empuje y de

creación de la iniciativa privada catalana.

—Durante la campaña se ha puesto de manifiesto que es muy poco lo que la Generalitat puede hacer en

términos de política económica clásica para corregir los desequilibrios básicos de la crisis. Se ha dicho

incluso que «Convergencia i Unió» proponía «soluciones caseras» a la crisis cuando, en realidad, la crisis

no es sólo catalana o española, sino mundial. ¿De qué forma el programa económico de «Convergencia I

Unió» puede evitar esta acusación?

—El programa de «Convergencia i Unió» dedica prácticamente la tercera parte del mismo a presentar un

programa de actuación económica que efectivamente resulta muy detallado, rehuyendo cualquier

generalidad que no sea de aplicación eficaz en Cataluña. Nosotros creemos que esta crisis precisamente

requiere un tratamiento microeconómico muy ajustado a la problemática específica de cada área y de cada

sector del conjunto de los países europeos industrializados. En este sentido, el programa económico de

«Convergencia» responde con exactitud a las necesidades y a la problemática específica de la economía

catalana en el momento actual, ya que para citar un punto concreto no puede aplicarse la misma receta

´para la solución de los grandes,sectores en crisis a nivel del Estado —siderúrgico, naval— a la que

nosotros proponemos para la reconversación del textil o la metalurgia.

—El programa económico de «Convergencia i Unió» es, sin lugar a dudas, completísimo y abarca todas

las áreas de actuación económica. Sin embargo, la proliferación de entes e institutos tales como los que

propone él programa, ¿no puede dar lugar a un burocratismo no deseado en la administración

autonómica?

—En nuestro programa económico intentamos rehuir cualquier extensión :del sector público en el

funcionamiento de la economía catalana que no resulte estrictamente necesaria. Por ello, y basanductos

más desarrollados tecnológicamen. les problemas de la economía catalana, proponemos concretamente la

creación de tres entes o instituciones encargadas de coordinar y promocionar la actividad económica en él

campo de la renovación empresarial —Institut Cátala del Foment Empresarial—, la exportación —I. C.

de Promoció del Comeré Exterior—y las finanzas —I. C. de Crédit—, qué no tienen además carácter

intervencionista sino, como he dicho, funciones de coordinación y promoción, con lo que ni el número de

los entes creo que resulte excesivo, ni que se pueda temer el peligro aludido de burocratismo.

—¿Qué elementos deben tenerse en cuenta para que Cataluña experimente los mínimos efectos negativos

posibles en el contexto de la integración española en la CEE?

—En nuestro programa económico contemplamos la situación de la economía catalana a lo largo de toda

la década de los 80 y de ahí que hayamos considerado en profundidad los efectos de la integración en las

Comunidades Europeas. En este contexto se basan nuestras propuestas que podemos ser muy

competitivos en el contexto europeo, como por ejemplo el turismo o en determinadas actividades agrarias

y también las que han de facilitar la reconversión de ductos más desarrollados tecnológicamente y que

responden a las necesidades de los mercados que ofrece una población de 250 millones de habitantes y en

los que sin duda la industria manufacturera catalana encontrará grandes posibilidades de desarrollo, como

he tenido ocasión de constatar en el reciente viaje que he realizado a Bruselas y que responde

precisamente a la preocupación a la que Vd. aludía.

—Todos los partidos han defendido en la campaña la conveniencia de no aumentar, al menos en la etapa

transitoria, la presión fiscal en Cataluña. ¿Qué circunstancias deben darse para que este aumento no se

convierta en inevitable?

—Dado nuestro amplio superávit en los flujos de fondos públicos entre Cataluña y el resto del Estado, no

parece eri absoluto justificable la pretendida amenaza de que tenga que aumentar la presión fiscal de

manera discriminada en Cataluña con respecto al resto del Estado. Por otra parte, el cumplimiento de los

mecanismos financieros establecidos en el Estatut y la correcta aplicación de los fondos para las

comunidades autónomas aprobados en los presupuestos generales del Estado hace absolutamente

innecesario contemplar la aplicación de impuestos especiales o de recargos sobre los existentes por parte

de la Generalitat

—Ya sabemos que no hay recetas milagrosas sobre el tema, pero, ¿qué puede modificar la actitud del

empresariado y del ahorro popular catalán para superar la presente atonía inversora?

—Se ha dicho con acierto que estamos «instalados en la crisis», pero también es verdad que hay países

que muestran una especial capacidad para mantenerse de forma apreciable al margen de ella. Recordemos

las tasas de inflación o de paro en Suiza o la República Federal de Alemania, que nos demuestran que hay

posibilidades reales de desarrollar la actividad económica en un marco de estabilidad y sin inceríidumbres

con respecto al futuro inmediato. Los resultados electorales de pasado mañana y el consiguiente gobierno

de la Generalitat influirán sin duda en la actitud del empresario y del ahorrador para tomar una

determinada actitud ante ,la inversión y aprovechar las potencialidades claramente positivas que de forma

objetiva presenta la economía catalana; de ahí la importancia del voto catalán en estas elecciones. — Juan

HERNÁNDEZ PUERTOLAS-Juan TAPIA.

 

< Volver