Autor: Quintero, Manuel. 
 Reacciones tras los comicios catalanes. 
 Esquerra Republicana se erige en árbitro     
 
 Diario 16.    22/03/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 7. 

Esquerra Republicana se erige en arbitro

Barcelona (MANUEL QUINTERO, enviado especial) — Esquerra Republicana de Cataluña se ha

convertido por obra de la voluntad popular en el partido arbitro tras las elecciones al Parlamento.

Si decide prestar su apoyo al PSC, junto con el PSUC habrá un Gobierno de izquierdas y si opta por el

nacionalismo de Convergencia, la nueva región autónoma será de derechas, siempre y cuando Pujol y

Canellas quieran discurrir juntos por la senda del Estatuto.

Ayer mismo, y aunque los partidos prometieron encerrarse en su mutismo hasta después de los acuerdos

que emanen de sus ejecutivas, trascendió en Barcelona que PSC le habría ofrecido a Esquerra la

Presidencia de la Generalidad, a cambio de su apoyo.

Todo al revés

En esta tesis entraría previamente el pacto con los comunistas, sobre el que nadie sabe bien si sería

posible, tras las manifestaciones de Felipe González sobre «el estudio de comportamientos y lealtades de

la izquierda para gobernar con nosotros».

Como consecuencia de la decisión popular la geopolítica de Cataluña se ha invertido notablemente, al

perder los socialistas la mayoría relativa de la que disfrutaban desde el 15-J. El mismo hecho se ha

producido con UCD que sólo ha conservado su hegemonía en la provincia de Tarragona. Como diría muy

pesimistamente Pedro Bofill, portavoz de prensa del PSOE, cuando sólo estaba escrutado el 5 por 100 de

los votos totales «está claro que en los Estados autónomos la gente vota nacionalistas, mientras que esa

misma gente votará estatalistas en las generales».

Entretanto, Esquerra Republicana —partido batiburrillo, ya que aglutina al más variopinto espectro de la

clase política— ha comenzado a examinar los resultados electorales y las diversas opciones que se

presentan, sabedora de que es la llave que abrirá a la izquierda o a la derecha la puerta de la Generalidad.

 

< Volver