El Ministerio exigirá responsabilidades a la Autónoma de Barcelona  :   
 Por la reclamación de los alumnos que quieren recibir las clases en castellano. 
 Hoja del Lunes.    21/04/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

El Ministerio exigirá responsabilidades a la Autónoma de Barcelona

Por la reclamación de los alumnos que quieren recibir las clases en castellano

Treinta y cinco estudiantes de quinto curso de la Facultad de Ciencias de la Información de la

Universidad Autónoma de Barcelona se convirtieron en las últimas semanas en los protagonistas de una

polémica que, iniciada modestamente en un aula, se ha entablado con toda su virulencia entre rectores y

ministros.

El asunto se inició porque un profesor de Relaciones Internacionales de la citada Facultad se negó a

impartir sus clases en castellano, a pesar de que un grupo de alumnos le manifestó que no entendía el

catalán, y ha finalizado, aunque sólo de momento, con una puntualización oficial del Ministerio de

Universidades e Investigación en el que defiende sus atribuciones y deberes, ataca lo que considera como

tergiversaciones y «tómete exigir responsabilidades si hay lugar a ellas.

Entre uno y otro hecho, los alumnos habían recurrido al Decanato del centro, donde, al parecer, tampoco

encontraron solución para sus problemas, por lo cual, hicieron lo propio en el Rectorado, con" idéntico y

negativo resultado. Como última baza, los treinta y cinco alumnos dirigieron una carta al Ministerio de

Universidades y ahí fue donde sa inició la polémica.

Recurren al MUÍ

La carta en cuestión coincidió con el debate del proyecto de ley de reforma universitaria en la comisión

correspondiente del Congreso y fue en el mismo debate donde el ministro González Seara anunció, tras

varios ataques de la oposición, justamente en torno al tema del bilingüismo en las aulas, que su

Departamento iba a iniciar una investigación sobre, el caso de los treinta y cinco alumnos de la

Autónoma, de los que, dijo, se estaba abusando.

La reacción de esta Universidad catalana fue fulminante, y su claustro acusó públicamente al ministro de

actuar «según la más pura tradición franquista» y se extrañó de que «una carta con un número de firmas

limitado sea utilizada como argumento por el ministro cuando él mismo ha restado crédito a expresiones

masivas de oposición al proyecto de ley por parte de los estudiantes».

Tergiversaciones

Después de algunos días durante los cuales los medios de comunicación publicaron amplia información e

incluso editorializaron sobre el tema, se ha producido, por fin, la respuesta del Ministerio, que ha dejado

claro en su nota que «exigirá las responsabilidades que procedan a la vista de los resultados de la

investigación y adoptará las medidas oportunas para que los derechos ciudadanos sean respetados sea cual

fuere el número de las personas afectadas».

A este respecto, prosigue la puntualización del MUÍ afirmando que «resulta asombroso que la

Universidad Autónoma de Barcelona, en lugar de averiguar si realmente existen unos

alumnos lesionados en sus derechos, se dedique a hacer declaraciones sobre su exiguo número» y tacha

las acusaciones del claustro de «demagógicas».

También aclara la nota que el Ministerio no ha actuado basándose en la recepción de una carta, sino ante

la interposición de un recurso y que en ningún .momento pretende .atentar contra el derecho a recibir la

enseñanza universitaria en catalán, reconocido tanto por la Constitutción como por el Estatuto de

Autonomía de aquella nacionalidad, sino precisamente defender otro derecho, el de recibirlo en

castellano, que se recoge también en ambos textos.

En resumen, el MUÍ acusa a la Autónoma barcelonesa de intentar «confundir y tergiversar los hechos

objeto de investigación con afirmaciones extemporáneas sobre el uso del idioma catalán». Con ello la

polémica sigue abierta.

 

< Volver