Autor: Gutiérrez, Jordi. 
 Pidió colaboración a todos. 
 Pujol presentó su Gobierno con programa de centro izquierda     
 
 Diario 16.    23/04/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 23. 

NACIONAL

Jordi Pujol presentó ayer ante el Parlamento catalán su Gobierno y su programa. En el Gobierno, cinco

miembros de Convergencia Democrática de Cataluña, dos de Unió Democrática y cuatro independientes.

En el programa, vertientes nacionalistas y de centro izquierda.

El líder convergente, que se quejó de tener que hacer un Gobierno monocolor, hizo una permanente

llamada a la colaboración entre todos los partidos que conforman el Parlamento.

Una de las notas dominantes del discurso de Pujol fue que mientras Cataluña no tenga una política

económica propia no se crearán nuevos impuestos.

Pidió colaboración a todos Pujol presentó su Gobierno con programa de centro izquierda

Barcelona (JORDI GUTIÉRREZ, corresponsal) — Poco más de una hora empleó el candidato oficial a la

presidencia de la Generalidad y líder de Convergencia i Unió, Jordi Pujol, en la exposición de su

programa de gobierno y composición del mismo ante el Pleno del Parlamento de Cataluña, reunido ayer

para proceder a la elección del sucesor de Josep Tarradellas al frente de la institución autonómica

catalana.

La sesión de la mañana, iniciada pocos minutos antes dé las once, estuvo dedicada a la lectura de la

composición de los diferentes grupos parlamentarios y al discurso de Pujol.

El líder de Convergencia inició sus palabras señalando que «es sabido que la propuesta de Gobierno que

hubiera querido CiU no es la que voy a presentar, sin que ello signifique inferioridad de la misma».

«Nuestra propuesta no ha sido posible —integrar como se sabe un Gabinete junto a Esquerra Republicana

y PSC— y por ello Convergencia asume la responsabilidad de hacerlo en solitario.»

Programa de centro izquierda

Nada más iniciarse el discurso, Pujol manifestó que el programa que en esos momentos presentaba al

Parlamento tenía dos características fundamentales, aparte de su vertiente obviamente nacionalista: ser

un programa de centro izquierda, y por un periodo de cuatro años.

La alusión a la necesidad de colaboración entre todos los partidos representados en el Parlamento de

Cataluña, fue una de las constantes de su discurso, sobre todo en lo que se refiere al proceso de

consolidación de las instituciones autonómicas catalanas.

«Nosotros solos —afirmó— no podríamos construir Cataluña. Nos hace falta estar abiertos a todas las

colaboraciones. Desde el Gobierno y la oposición se ha de trabajar con sentido de país y se ha de

mantener ahora una unidad de acción en tanto que postura colectiva, por lo que se refiere al relanzamiento

de los traspasos de servicios y a la configuración institucional de Cataluña.»

En esta línea pidió unidad para la negociación de los traspasos, tanto los que hacen referencia a los del.

Estado como a los de las Diputaciones hacia la Generalítat, y propuso para ello que todos los partidos

parlamentarios estén presentes en ambas comisiones mixtas.

Con respecto al futuro de las Diputaciones, manifestó que deben desaparecer, pero en tanto no exista una

nueva ordenación territorial de Cataluña —objetivo también prioritario señalado por Pujol— las

Diputaciones ejercerían funciones, pero siempre bajo el control de la Generalitat.

Por otro lado, quiso dejar claro la supremacía del Parlamento sobre la iniciativa del Gobierno de la

institución autonómica catalana. Por ello consideró que de la Cámara ha de partir el proceso de

elaboración de su reglamento basado en el del año 1932.

Igualmente se mostró partidario de una «amplia concertación» para la redacción del Estatuto interior de

Cataluña o lo que es lo mismo, la relación de funcionamiento y régimen jurídico del Gobierno y

Administración de la Generalitat.

Una segunda parte de su discurso la dedicó a las cuestiones relacionadas con la cultura catalana.

Peligro de desintegración

«Somos un pueblo en peligro de ruptura interna y de desintegración. Por esto, Convergencia i Unió se

propone la defensa, proyección y fortalecimiento de lo que ha sido y es Cataluña. Y como objetivo

fundamental se haya la normalización de la lengua catalana para que en la práctica sea el idioma propio

de Cataluña siempre con el respeto y no discriminación hacia la lengua castellana.»

«La Generalitat garantizará tal como indica el Estatut el uso de ambas lenguas.»

Más adelante y en torno a la unidad lingüistica y cul tural que representa a Cataluña. El País Valenciano y

las islas Baleares, Pujol indicó que «he de dejar bien claro que con ello no doy intencionalidad política a

mis palabras», aludiendo así a la controvertida cuestión de los países catalanes.

Nuevamente se refirió a la necesidad de disponer del tercer canal de televisión que contempla el Estatuto

de autonomía «que sea verdaderamente catalana, porque en este punto nos jugamos el ser o no ser de

Cataluña».

No habrá nuevos impuestos

En cuanto al tema económico Jordi Pujol aseguró que presentará en el mes de septiembre, en el caso de

ser elegido presidente un programa de actuación para los próximos cuatro años.

Tras poner de manifiesto que las competencias contempladas en el texto autonónico sobre esta cuestión

no permiten a la Generalitat llevar adelante una política económica propia, el líder nacionalista catalán

afirmó que su Gobierno no piensa crear nuevos impuestos «en un futuro previsible».

A continuación hizo un detalle de los proyectos de ley que Convergencia considera de prioritaria

discusión en el Parlamento de Cataluña y realizó una breve explicación de la actuación de alguna de las

Consellerías.

Destacó en este sentido que el Departamento de Trabajo propiciará un «acuerdo marco a nivel catalán» en

base al firmado por la CEOE y UGT, «pero que en Cataluña incluía a todas las centrales sindicales».

Finalmente elogió a todos aquellos que en el transcurso del anterior régimen lucharon de una u otra forma

por la autonomía de Cataluña e hizo especial mención a la labor de los presidentes de la Generalitat,

Companys, Maciá y Tarradellas, del que dijo era «ejemplo de la defensa de una institución como la Ge-

neralitat».

 

< Volver