Autor: Domenech, Jordi. 
   Los centristas y Esquerra dieron la presidencia a Pujol     
 
 ABC.    25/04/1980.  Página: 5. Páginas: 1. Párrafos: 14. 

ABC, VIERNES. 25 DE ABRIL DE 1980.

LOS CENTRISTAS Y ESQUERRA DIERON LA PRESIDENCIA A PUJOL

Barcelona, 24. (De nuestro corresponsal, por teléfono). Jordi Pujol ha sido elegido 115 presidente de la

Generalidad de Cataluña en la segunda votación de la Cámara autónoma efectuada para designar al

sucesor de Tarradellas, que ha tenido efecto a primeras horas de esta noche en el histórico marco del

palacio de la Ciudadela. En la decisiva votación de hoy el líder convergente ha contado con el apoyo de

los grupos parlamentarios centrista y de la Esquerra, apoyos indispensables para lograr la mayoría

absoluta de los diputados, cifrada en 68.

Importancia decisiva en el cambio de actitud de los 18 diputados centristas han tenido las palabras de

Jordi Pujol. referidas a este colectivo: «Podemos coincidir y colaborar con centristas, ya que hemos visto

sus aportaciones en favor de la democracia, la autonomía y la recuperación de la Generalidad», ya que,

como se puso de relieve en la larga reunión, de diez de la noche a las tres y media de la madrugada,

celebrada por el grupo parlamentario del partido capitaneado por Antón Cañellas y su comité ejecutivo, la

mayoría de sus diputados no estaban dispuestos a otorgar su apoyo a! líder nacionalista para que en la

votación de hoy pudiera salir elegido ya presidente de la institución autonómica.

CAMELLAS Y PUNSET NO CEDIERON

Reunión en la que se puso de manifiesto la hostilidad, derivada de muy diversos y complejos factores, que

Convergencia Democrática de Cataluña despierta en un amplio sector centrista, fundamentalmente en los

dirigentes de este colectivo de Tarragona y Lérida y a! grupo barcelonés agrupado en torno a Vicente

Capdevila, ex director genera! de Administración Local. Los elementos que configuran esta postura

antiPujol y anti-Convergencía son consecuencia tanto de los enfrentamientos, especialmente duros en las

comarcas, ya que las potenciales fases electorales de ambos partidos resultan extremadamente

coincidentes, registradas durante los pasados comicios, como al deseo de oponerse a lo que se considera

una indicación-imposición de los líderes máximos de UCD del resto del Estado.

Actitud que también constituye un claro reflejo de lo mal que en estos sectores se recibieron «los

insistentes rumores» que sitúan al señor Pérez Llorca en una vicepresidencia encargada de los asuntos

autonómicos, pues al actual titular del Departamento de Presidencia se le califica en estos sectores como

excesiva y negativamente, para CC-UCD, proclive hacia Convergencia Democrática, y en concreto

respecto del portavoz de la minoría catalana,en el Congreso, Mikel Roca Junyent. De ahí que adquiera

una mayor relevancia y significación política la decidida y firme actitud mantenida durante la citada

reunión de los centristas celebrada ayer noche por Antón Cañellas y Eduardo Punset en defensa del voto a

favor de Pujol en la sesión parlamentaria de hoy. Los argumentos, calificados como «muy bien

construidos y de una implacable coherencia política», facilitados por el presidente de CC-UCD no fueron

acogidos favorablemente ni cambiaron la actitud de los sectores contrarios al apoyo a CDC, hasta el

límite de qué una consulta indicativa celebrada durante la referida reunión dio clara mayoría a los

partidarios de abstenerse en la elección presidencial del jueves.

Esta circunstancia hubiese obligado a tener que recurrir a una tercera elección presidencial que, aunque

prevista en el Estatuto, hubiera tenido, como ya se ha indicado en crónicas anteriores, negativas

repercusiones tanto para Pujol y su Gobierno como para el propio colectivo centrista. Ante la cerrada

actitud de los partidarios de la abstención, especialmente de los señores Zárraga y Clúa, dirigentes del

centrismo en Lérida y Tarragona, respectivamente, Eduardo Punset, actual consejero de Economía y

Finanzas de la Generalidad y considerado el número dos del colectivo centrista en Cataluña, y según me

han explicado medios solventes, aunque ello no me ha sido posible confirmarlo con el interesado, afirmó

que podía rechazar la función de portavoz del grupo si en la sesión de mañana y en explicación de voto

debía defender la abstención.

APOYO PARCIAL

A lo que algunos abstencionistas reaccionaron proponiendo que sólo apoyaran a Pujol el número exacto

de diputados de CC-UCD necesario para que éste pudiera superar positivamente la elección y el resto se

abstuviera. Es decir, y contando con el apoyo de los 14 diputados de ERC y los 43 de CDC hubieran sido

11 de los 18 parlamentarios centristas quienes hubieran tenido que votar al presidenciable convergente,

absteniéndose los demás. Alternativa que Punset, siempre según fuentes de la máxima solvencia, rechazó

por no poder ser defendida en la Cámara con razonamiento lógico alguno. Finalmente se decidió que, una

vez escuchada la Intervención que diera mañana en la Cámara Pujol, se reuniría el grupo parlamentario

para tomar una actitud definitiva.

Sólo entonces Cañellas explicó que había hablado telefónicamente con las más altas instancias del resto

de UCD durante la mañana y que habían coincidido plenamente con su planteamiento de dar mañana —

hoy para el lector— el voto favorable de Centristas a Jordi Pujol. Palabras que hicieron tambalear la

actitud cerrada de algunos abstencionistas, que en modo alguno podían tolerar que su anti-CDC pudiera

debilitar o deteriorar sus hasta ahora excelentes relaciones político-personales con la presidencia del

centrismo estatal. Ello y ¡as claras palabras de Jordi Pujol antes citadas referidas a los centristas han

permitido que este mediodía, tras la sesión de la mañana de la Cámara, los diputados centristas decidieran

sin mayores dificultades dar su apoyo definitivo a Pujol en la votación de hoy.

LA ACTITUD DE ERC

También ayer se reunió el grupo parlamentario y la máxima dirección política de ERC para decidir la

actitud´ a adoptar en la sesión de hoy. Aunque de ello no ha trascendido información alguna, en fuentes

solventes se indica que se acordó que los diputados de Esquerra apoyaran en la sesión de hoy al candidato

convergente. De todas formas se precisó también que tras la intervención a celebrar esta mañana por Jordi

Pujol en la Cámara, y de acuerdo con el contenido de la misma, se reuniría el grupo parlamentario para

adoptar una postura definitiva. Pujol, en el ya repetido discurso pronunciado esta mañana en el

Parlamento, ha facilitado también las cosas con relación al apoyo del partido capitaneado por Heribert

Barrera al afirmar: «Entendemos que Esquerra Republicana puede aceptar nuestras propuestas sin

traicionar su programa.»

También en esta intervención Jordi Pujol ha mostrado su firme oposición a la constitución de un

Gobierno de unidad en el marco de la Generalidad definitiva, alternativa ésta, como ya es conocido,

defendida en estos momentos solamente por el PSUC, independientes próximos al partido de los

comunistas catalanes y Tarradellas. Sin embargo, el líder convergente ha repetido, una vez más, su

convencimiento de que son necesarias y posibles la constitución en el Parlamento catalán de mayorías

amplias: «No excluimos alguna coincidencia con los comunistas y muchas con los socialistas, tanto si la

iniciativa parte de Convergencia como de los propios socialistas. En cuanto a Esquerra Republicana,

entendemos que pueden aceptar nuestras propuestas sin traicionar su programa. No hay ningún partido del

Parlamento al que levantar barreras de aislamiento. Tenemos nuestra confianza en que llegaremos a ser

un pueblo fuerte. Toda política que no sea la voluntad de servicio a la totalidad, fracasará.»

Es decir, la constitución de una mayoría formada por los tres partidos que defienden un mismo modelo de

sociedad: Centristas, CDC y ERC, que apoyarían decididamente el programa del Gobierno monocolor de

Pujol. En esta ocasión el secretario general de CDC, aunque ha repetido sus ofrecimientos a socialistas, se

ha mostrado explícitamente más interesado en limar asperezas con Centristas y ERC, los dos colectivos,

ya que en los votos de los dos colectivos le resultaban decisivos.—Jordi DOMENECH.

 

< Volver