Autor: Gutiérrez, Jordi. 
 En la toma de posesión de los doce hombres del presidente. 
 Pujol: Hay que gobernar para todos los catalanes     
 
 Diario 16.    10/05/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 10. 

En la toma de posesión de los doce hombres del presidente

Pujol: «Hay que gobernar para todos los catalanes»

Barcelona (JORDI GUTIÉRREZ, corresponsal) — En el transcurso de una ceremonia de carácter íntimo

celebrada en el Palacio de la Generalidad, a mediodía de ayer tomó posesión el nuevo Gobierno de

Cataluña ante el presidente de la institución autonómica catalana, Jordi Pujol, quien anunció que «hay que

gobernar para todos los catalanes».

Por la tarde, el Gabinete monocolor de Convergencia i Unió celebró su primera reunión de tipo

organizativo interno.

El acto de la mañana se inició con la lectura del acta de la sesión de traspaso de poderes de Josep

Tarradellas a Jordi Pujol y del decreto de nombramiento de los nuevos consellers de la Generalitat,

quienes, a requerimiento de Pujol, prometieron «fidelidad a las instituciones nacionales de Cataluña y al

presidente de la Generalitat»:

Los doce

Uno por uno, los doce miembros del Gobierno catalán juraron sus cargos en el siguiente orden: Mikel

Coll Alentorn, conseller adjunto al presidente; Joan Vidal Gayola, titular de Gobernación; Ignasy de

Gispert, Justicia; Vicents Oller, Industria y Energía; Joan Guitart, Enseñanza; Max Ganher, Cultura y

Medios de Comunicación; Ramón Trías Fargas, Economía y Hacienda; Josep María Cullell, Política

Territorial y Obras Públicas; Josep Laporte, Sanidad y Seguridad Social; Francesc Sanuy, Comercio;

Antony Caroll, Agricultura, Ganadería y Pesca, y Joan Rigoll, Trabajo.

A continuación, el presidente de la Generalitat pronunció un discurso en el que destacó que la intención

del Gobierno que preside «es hacer cosas con estilo pragmático sin perder de vista lo que representamos

como Generalitat y la legitimidad de la que somos herederos». «El Estatuto —añadió— nos llega en un

momento difícil; somos un Gobierno minoritario y estamos en una situación de crisis a la vez los

traspasos, tanto del Estado como de las Diputaciones, están estancados.»

Precisamente, Pujol dijo que la aceleración de las transferencias de servicios es el objetivo prioritario del

nuevo Ejecutivo catalán, «y espero tanto del Estado como de las Diputaciones la colaboración, así como

la de los restantes partidos, teniendo en cuenta su sentido de patriotismo».

El presidente de la Generalitat afirmó, por otro lado, que la tarea del Gobierno que preside «hemos de

hacerla pensando en todos y no sólo en aquellos que nos votaron. Hemos de gobernar pensando en el país

y ésta es mi voluntad y la que quiero sea norma del Consell, porque no renunciaré a ninguna

reivindicación catalana».

En esta línea, Jordi Pujol habló de la necesidad de superar «el espíritu de partido y esperamos y pedimos

que las restantes fuerzas políticas hagan lo mismo».

«Me gustaría —dijo por último— que me dejaran ser un buen presidente de Cataluña. Por eso hemos de

trabajar por una Generalitat fuerte y un Parlamento fuerte, porque hacerlo así es trabajar en una línea de

proyección de cara al futuro. Todo lo que se haga para reforzar las instituciones catalanas y el Estatuto de

autonomía es bueno; lo que se haga contra esto es ir contra Cataluña.»

 

< Volver