Tras el rechazo del informe de Reventós sobre su gestión. 
 La ejecutiva del PSC-PSOE estuvo al borde del cese     
 
 Diario 16.    13/05/1980.  Página: 4. Páginas: 1. Párrafos: 13. 

NACIONAL

Tras el rechazo del informe de Reventós sobre su gestión

La ejecutiva del PSC-PSOE estuvo al borde del cese

La ejecutiva nacional del Partido de los Socialistas de Cataluña se encontró el pasado domingo al borde

del cese, de acuerdo con los estatutos deL PSC-PSOE, al considerar el consejo nacional insatisfactorio el

informe del secretrio general, Joan Reventós, sobre la gestión a su equipo.

Barcelona - La dimisión, sin embargo, no se produjo al conceder a la ejecutiva un plazo de dos meses

para que complete su informe.

El consejo nacional del PSC-PSOE rechazó por cuatro votos a favor, seis en contra y setenta abstenciones

el informe de Reventos. El máximo organismo de los socialistas catalanes consideró «insuficiente» la

explicación de la ejecutiva en torno a la actuación del partido, en general,-y sobre la actividad

parlamentaria, en particular.

En el fondo, esta reunión del consejo nacional ha sido, quizá, el episodio más crítico de la crisis por la

que atraviesa el partido, a partir del enfrentamiento entre los sectores «obreristas» —procedentes en su

mayoría de la antigua Federación Catalana del PSOE y que cuenta una un punto de apoyo

importante de la actual elección de la UGT catalana y «obiolistas», que abezados por Raimon

lols proceden del desaparecido Partido Socialista de Cataluña (Congreso) y defienden posturas más

nacionalistas de aperturas hacia los comunistas.

Tanto uno como otro sector había decidido abstenerse en la votación esperando que el informe saliera

adelante con los votos de la tendencia contraria. El desconcierto cundió cuando la gestión fue rechazada

por dos votos de diferencia, lo que suponía que estatutariamente la ejecutiva encabezada por Joan

Reventós debía presentar su dimisión.

Pero ocurrió que tanto «obiolistas» como «obreristas» coincidieron en considerar que la forzada dimisión

de la ejecutiva podría suponer la ruptura del partido, en un momento cuando menos inadecuado, teniendo

en cuanta que el PSC se encuentra a dos escasos meses vista del. trascendental congreso ordinario.

Pacto in extremis

Esta fue una de las razones por las que ambas tendencias se vieron obligadas a salvar in extremis la

dimisión de la ejecutiva a partir de un pacto que permitiera la presentación de una moción, solicitando la

complementación del informe sometido a votación. Esta resolución fue aprobada por cincuenta votos a

favor, uno en contra» y nueve abstenciones.

El consejo nacional del PSC-PSOE aprobó, asimismo, el reglamento por el que. se regirá el

funcionamiento del congreso. Como cuestión a destacar cabe citar que el voto en las sesiones plenarias se

efectuará por delegaciones de agrupaciones y no por delegados, de modo que, según este criterio, la

tendencia más beneficiada «a priori» podría ser la «obiolista».

Desde luego, tanto uno como otro sector van tomando posiciones ante el congreso de julio, y el ejemplo

más próximo de ello, excluyendo la reunión del consejo nacional, es la situación en la localidad

barcelonesa de Santa Coloma de Gramanet, donde, después de la dimisión de los «obreristas» de la

ejecutiva local, éstos, en una nueva elección, se han hecho con la totalidad de los puestos. Han desplazado

así a los «obiolistas», que consideran estatutariamente ilegal el procedimiento utilizado para la elección

de la nueva ejecutiva local. Dificultades en él pacto de PSC-PSUC - Jordi Barja, responsable de la

política municipal del PSUC, aseguró en la tercera reunión plenaria de alcaldes y conséjales comunistas

que «vivimos momentos especialmente difícles para el mantenimiento de los pactos».

«Podemos decir, sin exagerar —agregó el dirigente comunista—, que hemos tenido más problemas en

esta última semana que en todo el año. Los socialistas reciben presiones desde la derecha para romper los

pactos con los comunistas.».

«Hay también en esta dirección una presión en el mismo interior del Partido de los Socialistas de

Cataluña, porque hay un afán de recuperar una hegemonía que los comunistas les disputan.»

 

< Volver