Autor: Llinás, Mª Ángeles. 
   Pujol quiere controlar los presupuestos     
 
 Ya.    29/05/1980.  Página: 18. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Ya pág. 18

Pujol quiere controlar los presupuestos

BARCELONA. María Angeles Llinas

El presidente de la Generalidad, señor Pujol, está preparando un decreto qué le concedería el control

sobre los presupuestos de las cuatro Diputaciones catalanas, que asciende a cerca de 20.000 millones de

pesetas anuales, y que actualmente controlan en su mayoría los socialistas que gobiernan la Diputación

de Barcelona. Este decreto incluiría también potestades sobre los servicios de las corporaciones

provinciales, así como la tutela de su patrimonio. Con este motivo el señor Pujol reunió ayer a los cuatro

presidentes de las corporaciones provinciales catalanas, a quienes les comunicó su intención de controlar

por decreto este cuantioso presupuesto y su voluntad de que este decreto sea aprobado el próximo viernes

en la reunión del Consejo ejecutivo de la Generalidad.

Este decreto vendría a desarrollar el contenido de otro con fecha del pasado día 15 de mayo, en el que el

señor Pujol asumía la titularidad de las cuatro Diputaciones catalanas. Con este nuevo decreto, el señor

Pujol conseguiría tener el mismo poder sobre las Diputaciones que tuvo su antecesor, Tarradellas, y sobre

todo, lo más importante, tener en sus manos a la Diputación de Barcelona, que absove el 80 por 100 del

presupuesto de las cuatro Diputaciones catalanas, unos 14.000 millones de pesetas al año, dinero que

consideran imprescindible para que la Generalidad mantenga su poder.

Las demás Diputaciones catalanas no le preocupan al presidente de la Generalidad, que sabe que en

Gerona y Tarragona sus presidentes son de su mismo partido, Convergencia Democrática, y que no le

pondrán obstáculos a cualquier decisión suya. Asimismo, aunque en la Diputación de Lérida hay una

mayoría de independientes y en segundo lugar están los centristas, y la correlación de fuerzas en ésta le es

adversa, para Pujol no tiene excesiva importancia, pues su presupuesto es bastante pequeño.

Los socialistas catalanes, que gobiernan en la Diputación de Barcelona con los comunistas del PSUC, no

han dado todavía a conocer una respuesta oficial sobre este decreto qué pretende Pujol. No obstante, ayer,

en la reunión semanal de la ejecutiva del partido de los socialistas de Cataluña, trataron de la actitud a

tomar ante este decreto. Fuentes socialistas afirmaron que es muy probable que este partido agudice

todavía más su actitud de oposición al gobierno de Pujol en la Generalidad a raíz de este decreto. No

obstante, Convergencia Democrática tiene ventaja dentro de este contencioso con los socialistas; con toda

medida que tome para favorecer a la Generalidad, no aparecerá ante la opinión pública como impopular,

mientras que los socialistas tienen un difícil papel si quieren conservar su poder en la Diputación de

Barcelona.

Jurídicamente el contencioso entre Convergencia y socialistas en las relaciones entre la Generalidad y la

Diputación de Barcelona es difícil de resolver por el momento. Mientras el partido de Pujol considera que

hasta que el Parlamento no decida la suerte de las Diputaciones catalanas el presidente de la Generalidad

deberá ostentar su titularidad, lo que le implicaría un auténtico mando sobre las cuatro corporaciones

provinciales, los socialistas afirman que la titularidad es sólo un poder simbólico.

Por otra parte, la agudización de las malas relaciones entre socialistas y Convergencia en la Generalidad y

la Diputación de Barcelona favorecerá que el partido de Pujol vote en contra de la moción de censura que

Felipe González presentó contra el Gobierno de Suárez. Sin embargo, ayer Convergencia todavía se

inclinaba por abstenerse en esta moción de censura, a no ser que el Gobierno de Suárez ofreciese a última

hora importantes contrapartidas, como sería, la aceleración de los traspasos del Estado a la Generalidad de

Cataluña o un apoyó explícito del Gobierno a la política de la Generalidad respecto a las Diputaciones

catalanas.

 

< Volver