Autor: Millás, Jaime. 
   Concedidos en Valencia los premios Octubre de literatura catalana     
 
 El País.    28/10/1980.  Páginas: 1. Párrafos: 11. 

Concedidos en Valencia los premios Octubre de literatura catalana

JAIME MILLAS, Valencia El editor Ignasi Riera y el poeta Pere Revira resultaron ganadores de los

Premios Octubre de Literatura Catalana, en las modalidades de narrativa y poesía, respectivamente,

mientras el premio de ensayo, por segunda vez, quedó desierto, lo que supone que el próximo año su

cuantía se acercará al medio millón de pesetas.

El autor de Honorable mister R..., novela premiada, no se encontraba entre los 2,000 comensales que

asistieron a la cena de los premios en un hotel de Valencia. «No pensaba que iba a ganar», comentaría

horas después, «si no, me habría trasladado para recibirlo».

Sucesor en la dirección de la editorial Laia del desaparecido escritor Alfonso Carlos Comín, director de

las páginas culturales de Treball, órgano de Prensa del PSUC, articulista asiduo de la Prensa catalana y

miembro de la comisión de cultura de aquel partido, Ignasi Riera ha escrito su primera novela en clave

humorística.

«Resulta un producto divertido en el panorama de una novela aburrida. Se me ocurrió un poco ante cierto

agotamiento de la enunciación en nuestra sociedad. Puedes anunciar el fin del mundo que nadie se entera.

Así, recurrí a la parodia sarcástica y metafórica para desvelar hasta dónde- podemos llegar». La narración

comienza al calor de las primeras luchas obreras deí Bajo Llobregat, hacia 1963, donde Riera desplegó

una intensa militancia. Pero su vida política, y la novela también, continúan.

«Es una especie de novela contra el aburrimiento de la vida. El personaje es aburrido porque todos nos

hemos aburrido en muchos momentos de nuestra historia». Riera admite que gran parte de la crítica

proyectiva de la narración va dirigida contra el peligro de parálisis de los partidos de la izquierda. «En el

fondo, hago una crítica bondadosa a los burocratismos progresistas, sin capacidad para responder ante

nada. He asistido a muchas reuniones y puedo criticarlas con conocimiento».

"Nada del otro mundo"

De oficio tiene Riera el de leer libros para programar en el fondo editorial. Se muestra indulgente con su

primera novela, escrita después de numerosos cuentos´, «no es nada del otro mundo, pero pienso que se

venderá bien. Y lo digo sin ninguna presunción».

Como finalista de este premio quedó Josep Franco, con Alde-barán. aunque más de un miembro del

jurado habría querido dar algún galardón a un autor premiado en La edición anterior, el poeta Joan

Barceló, muerto hace unos meses. El premio de poesía, al que concurrieron 65 originales, recayf/ en

Distancies..., de Pere Rovira, y pasó a la final el poemarip de Joan Terol, L´atzucac del capvespre.

Un año más, ei ensayo pasó sin premio, aunque alguno de los trábalos, concretamente el del científico y

especialista en cáncer Alfred Giner Sorolla, o la investigación del articulista y escritor Alex Broch, sobre

la situación de la novela valenciana, lo habrían po-. dido alcanzar en opinión de miembros del jurado.

Pero el veredicto final fue declararlo desierto.

El rito literario de estos premios, que se repiten desde hace nueve años, el último sábado de octubre, tuvo

su colofón con unas palabras contundentes de Joan F usier, que pidió se le reemplazase en esta función de

orador final.

«Estamos padeciendo», dijo, «operaciones insidiosas coaita el idioma. La respuesta ha sido muy poco

decidida, aunque hay excepciones muy honorables. Es una maniobra de aniquilación. Porque quien abre

Ea boca para hablar valenciano está hablando catalán, les guste o no les guste. La maniobra está abocada

a convertirnos en unos provincianos».

 

< Volver