Malestar socialista por la designación de uno de los adjuntos. 
 El Defensor del Pueblo ha recibido ya una "tromba" de peticiones     
 
 ABC.    31/12/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 9. 

NACIONAL

VIERNES 31-12-82

Malestar socialista por la designación de uno de tos adjuntos

El Defensor del Pueblo ha recibido ya una «tromba» de peticiones

MADRID. Joaquín Ruiz-Giménez, el primer Defensor del Pueblo de ia historia española, tomó ayer

posesión de su cargo en un acto que se celebró en el Congreso de los Diputados. El Defensor del Pueblo

ya ha empezado a recibir peticiones, «me han llegado en trombo —dijo—, aunque algunas no son propias

de las funciones del cargo, sino más bien de Derecho Privado, Código Civil y ley Hipotecarla». Ruiz-

Giménez aseguró en una rueda de Prensa, que ofreció después del acto, que no le extrañaría nada «que

durante el año mil novecientos ochenta y tres las peticiones se acerquen a las cien mil».

Ruiz-Giménez trazó una ligera semblanza sobre los candidatos adjuntos al Defensor del Pueblo, Alvaro

Gil-Robles y Margarita Retuerto. De esta última, hasta ahora secretaria general técnica del Grupo

parlamentario Popular, Ruiz-Giménez dijo que en caso de ser nombrada «su vinculación con el Grupo

parlamentario Popular desaparecerá». «Yo, por mí parte —añadió—, dejaré el Club de Amigos de la

UNESCO, que presido, y el Instituto de Derechos Humanos».

Al ser preguntado Ruiz-Giménez sobre si había existido negociación para el nombramiento de los

adjuntos, declaró que «lo único que quiero decir es que es un beneficio para la institución el haber podido

llegar a un consenso entre todos los grupos parlamentarios». Precisamente a este «consenso» se refirieron

ayer fuentes socialistas que calificaron como de «desconsideración e impremeditación no intencionada»

el hecho de que haya existido un pacto con AP para determinar el nombramiento como adjunto a

Defensor del Pueblo de Margarita Retuerto. Estas fuentes socialistas, citadas por Efe, hablaron de un

«cierto desagrado en el PSOE» por la acción de Ruiz-Giménez, y afirmaron que el asunto aún no está

cerrado, pues esperan una reconsideración de su parte.

Las fuentes socialistas consultadas por Efe añadieron que en modo alguno el pacto para designar a

Margarita Retuerto como adjunto al Defensor del Pueblo se hubiera llevado a cabo entre AP y PSOE.

El acto de toma de posesión, ayer, de Joaquín Ruiz-Giménez como Defensor del Pueblo comenzó con la

lectura del decreto de nombramiento, después de que jurase y prometiera «desempeñar fielmente el

cargo».

A continuación pronunció un discurso para afirmar que es consciente de que asume una misión a la vez

noble y difícil. Agradeció el apoyo de quienes le votaron y muy especialmente dio las gracias al Rey.

El presidente del Senado, José Federico de Carvajal, tomó la palabra para decir que la institución del

Defensor del Pueblo tiene principalmente el fin de vigilar las posibles violaciones de los derechos de la

persona, que contempla el título primero de nuestra ley fundamental.

Cerró el acto el presidente del Congreso de los Diputados, Gregorio Peces-Barba, quien destacó la

presencia en el Congreso de los representantes del Gobierno. «Porque —dijo— el Ejecutivo es vigilado

por el Defensor del Pueblo y su asistencia al acto demuestra que está dispuesto a aceptar ese control.»

Al acto de torna de posesión de Ruiz-Giménez asistieron los presidentes del Congreso y del Senado, las

Mesas de ambas Cámaras, el vicepresidente primero del Gobierno, los ministros de Asuntos Exteriores,

de Presidencia y de Economía y Hacienda y tos presidentes del Consejo de Estado, del Tribunal

Constitucional, del Tribunal de Cuentas y del Consejo General del Poder Judicial.

 

< Volver