Autor: ;Díez, Gloria. 
 Madrid: El crimen, distrito a distrito. 
 Carabanchel: Donde más coches se roban     
 
 Diario 16.    30/11/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

MADRID: EL CRIMEN, DISTRITO A DISTRITO

De los diecinueve departamentos policiales en los que se distribuye Madrid para la lucha contra el crimen,

Carabanchel presenta características especiales que destacan el abandono de familia y los accidentes

fortuitos, además del robo de coches, cómo frecuentes. Esto es debido a la composición de la zona que

tiene grandes áreas de deficiente cuidado municipal, con calles oscuras y falta de semáforos. Igualmente

la vigilancia nocturna con la falta de los serenos queda al solo cuidado de la Policía, cuya dotación está

desbordada.

Carabanchel: Donde más coches se roban

Pérez Abellán Gloria Díez

MADRID, 30 (D16).—En Carabanchel es donde más se roban coches, según las estadísticas

provisionales de la DG3. Las calles mal iluminadas, el poco tránsito a partir de determinadas horas de la

noche y la profusión de descampados, utilizados como aparcamientos para los autos, son las causas de

este elevado índice de sustracciones en la zona.

Los delincuentes que roban coches son muy variados, aunque destacan las atracadores y los jóvenes que

practican el "tirón". Los ladrones de coches frecuentemente los abandonan en cuanto se termina la

gasolina, y para el siguiente desplazamiento se consiguen otro por el mismo procedimiento, así de

sencillo es apoderarse de un vehículo.

Procedimientos sencillos

Para robar un coche el método más sencillo es romper de un golpe el cortavientos, o abrirlo con un

destornillador, haciendo palanca. En caso de que el modelo no tenga esta ventana se rompe el cristal de la

parte del conductor, y una vez dentro se arrancan los hilos debajo de la ranura de la llave de contacto.

Unidos todos los cables, el vehículo se pone en marcha, y en ese momento separan el hilo que,

corresponde al motor de arranque para evitar que éste se queme. No és dificil la maniobra, debido a que

cada marear tiene un color determinado para los diversos cables.

Romper el bloqueo de! volante, acción previa al arranque del motor, tampoco presenta especiales

molestias: basta con forzar el giro de un fuerte volantazo, con lo que se, parte la horquilla. Algunos

delincuentes tienen problemas con esta operación en determinadas marcas de coches, puesto que no queda

totalmente roto el bloqueo, y en cualquier giro puede quedar fijo el volante. Esta posibilidad ha

provocado varios accidentes de delincuentes con coches robados.

Algunos de los delincuentes, especialmente los más jóvenes, que se dedican a robar coches, son

conductores de gran habilidad, y en persecuciones policiales es a veces muy complicado llegar a de-

tenerlos. En muchas ocasiones sólo la eventualidad de que se reactive el bloqueo del volante permite

alcanzarlos.

Entre los "robacoches", sólo unos pocos utilizan métodos que requieren mafia, como es abrir la cerradura

de la puerta con una llave de abrelatas y poner en marcha el vehículo buscando el punto con el mismo

instrumento.

En general, los coches preferidos son los de gran cilindrada, que permiten la fuga veloz. También se elige

siempre un modelo y color de gran aceptación, para pasar inadvertidos. Por estas causas, el mayor índice

de desapariciones se encuentra entre los 1430 o 124, de la casa Seat, de color blanco. En tiempos de su

fabricación era también muy frecuente entre los delincuentes hacerse con el 124 Sport de la misma casa.

Normalmente los coches robados se abandonan una vez cometido el delito o cumplido el trayecto, y desde

luego siempre que se acaba la gasolina. Al dejarlos, suelen llévarse la radio o el cassette, y cuanto de

valor esté depositado en ellos.

El «Mito en Carabanchel

Carabanchel, compuesto por colonias y barrios aún no del todo unidos, con zonas mal iluminadas y

grandes descampados, presenta un perfil bien definido. El robo de coches es, según fuentes policiales, el

delito mas frecuente. Y la estadística ofrece efectivamente una cifra alarmante: 232 delitos de hurto de

vehículos o en su interior.

La falta de serenos, que no han sido aún reemplazados por otro tipo de vigilancia, hizo que la

delincuencia aumentara de forma alarmante a principios de año, llegando a registrarse protestas por par. te

de algunas asociaciones de amas de casa. La falta de alumbrado era invocada entonces, Junto con la

desaparición de los serenos, como causa determinante del aumento de robos, atracos y abusos

deshonestos que afectaron reiteradamente a establecimientos, colegios e incluso viviendas.

Otra característica de la zona es el número altísimo de accidentes fortuitos que registra: 110 en un mes,

dato que puede dar una idea de la Imprudencia y falta de cuidado a que pueden estar sometidos niños,

muchachos o ancianos, protagonistas frecuentes de este tipo de percances. Del mismo modo, el bajo nivel

económico del distrito explica posiblemente el alto número de abandonos de familia que se registran en la

estadística: cuatro casos en un solo mes.

Marihuana en Las Águilas

El problema de la droga, aunque extete en Carabanchel, no es espectacular. Sin embargo, uno de los casos

más llamativos resueltos por inspectores madrileños fue el llevado a cabo por la Comisaría del distrito, en

colaboración con agentes de Murcia. Se consiguió entonces la desarticulación de una red de traficantes,

27 lulos de droga y el descubrimiento de toda una plantación en la población de Las Águilas (Murcia).

El caso comenzó con la detención de Juan José Blanco Izquierdo, de veintiún años, con antecedentes por

robo, que conducía un "Mini-1000" robado a un subdito belga. En el maletero del vehículo se encontraron

750 gramos de marihuana en rama y semimolida,- lista para su elaboración y comercialización.

Este primer eslabón de la cadena llevó a la detención de Rafael Fernando Romero Heredia, también de

veintiún años e igualmente con antecedentes por robo. En su poder fueron encontrados los instrumentos

necesarios para la elaboración, picado, prensado y refinado de la "hierba". Fabricaba tabletas del clásico

"chocolate" de 250 gramos de peso. La mercancía estaba destinada a ser vendida preferentemente en el

propio Carabanchel.

Plantación en Murcia

La historia da ahora un salto geográfico y continúa en Murcia. Allí, en la población de Águilas, existía

una plantación. Inspectores madrileños localizaron a Francisco Barceló Tovar. Las sospechas se

despertaron a] carecer Francisco de ocupación fija y disponer, sin embargo, de grandes cantidades de

dinero que utilizaba con generosidad. Francisco Barceló Tovar, de veintitrés años, alias "El Juaniles", "El

Paco" y "El Curro", tenia antecedentes por robo, proxenetismo y estaba buscado por impago de su

vehículo, que se pretendía embargar.

"El Juaniles" llevó al último eslabón de Ja pirámide: José Antonio Osta Carlos, de treinta años,

toxicómano desde los doce y natural de Cartagena. José Antonio se resistió a la detención y en el curso de

una pelea resultó con lesiones y una costilla fracturada uno de los inspectores. Al parecer, Osta se

defendió con un punzón, que acabó roto al clavarse en el suelo. Le fueron Incautados 24,5 kilos de

cáñamo colombiano, junto con una caja de anfetaminas y diversos objetos relacionados con la droga.

El cultivo presentaba la particularidad de que las matas de cáñamo no estaban agrupadas, sino dispersas

para evitar su identificación y posibles preguntas indiscretas.

 

< Volver