Autor: Río López, Ángel del. 
   10.000 profesores enseñan a conducir en toda España     
 
 Ya.    31/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 20. 

10.000 PROFESORES ENSEÑAN A CONDUCIR EN TODA ESPAÑA

DESDE 1969 SE LES EXIGE UNA TITULACIÓN PROFESIONAL CON LOS SIGUIENTES

REQUISITOS: TENER VEINTIUN AÑOS DE EDAD, PERMISO DE CONDUCIR DE DOS ANOS DE

ANTIGÜEDAD, DOS MESES DE CURSO POR CORRESPONDENCIA, PRUEBAS SELECTIVAS,

CUATRO SEMANAS EN LOS CENTROS NACIONALES DE FORMACION Y PRUEBA DE

APTITUD FINAL

LOS SALARIOS MEDIOS DE UN PROFESOR DE AUTOESCUELA OSCILAN ENTRE 35.000 Y

40.000 PESETAS MENSUALES.

CERCA de 800.000 carnés de conducir son expedidos cada año en toda España. Mucho se ha hablado

y debatido sobre las normas de examen y los métodos de aprendizaje para la obtención del permiso de

conducir. Las auto escuelas y los propios circuitos de. pruebas de aptitud han estado en la picota; para las

primeras se exigían unas técnicas mucho más acordes al nivel de enseñanza óptimo del alumnado; en

cuanto a los circuitos de prueba, donde a diario acuden miles de pretendientes al carné de conducir, se ha

llegado a hablar de anarquía en la concesión de los mismos, de métodos de valoración de aptitudes según

el criterio de las personas encargadas de examinar, etcétera. Pero no es esta problemática la que vamos

a abordar en el presente re: portaje, sino la situación laboral de los 10.000 profesionales al servicio de las

autoescuelas: los profesores.

Titulación profesional

Hasta el año 1969, cualquiera que tuviera en su poder el permiso de conducir de primera clase y pasara un

elemental examen psicotécnico podía ejercer como profesor de autoescuela. A partir de este año, y a la

vista de las exigencias contraídas por una profesión que evolucionaba, por un volumen de aspirantes que

superaba todas las previsiones, se pensó en potenciar , con la titilación correspondiente, a las personas

encargadas de impartir enseñanza de conducir.

Este creó una situación problemática porque ante las exigencias de titulación, fueron muchos los que

abandonaron, dejando en blanco a un importante número de autoescuelas, decreciendo también el número

de aspirantes a profesores.

En el año 1973 comienza a funcionar el Centro Nacional de Formación, de Directores y Profesores de

Escuelas de Conducir, sito en Pozuelo de Alarcón, a pocos kilómetros de Madrid. Idéntico centro

comenzó a funcionar también en Barcelona.

A partir de entonces, las exigencias para acceder al título de profesor de autoescuela son las siguientes:

tener cumplidos veintiún años de edad, permiso de conducir con dos años de antigüedad, dos meses de

curso por correspondencia y examen selectivo. Tras superar esta última prueba, los aspirantes realizan un

curso de cuatro semanas en los centros nacionales de formación de directores y profesores, para superar,

por último, las pruebas ante un tribuna] permanente que les examina.

Bien remunerados

Hemos conversado con algunos profesores titulados de autoescuelas, quienes nos hablaban de la

actualidad de la profesión, asegurándonos que todavía hay muchos profesores sin titular que continúan

ejerciendo como tales, expuestos a la sanción que reporta el ejercer este cometido sin la preceptiva

titulación. En cuanto a la situación salarial, generalmente se consideran bien remuneradas, sobre todo por

lo que respecta a la jornada laboral, de treinta y cinco horas semanales.

Los salarios medios de un profesor de autoescuela pueden cifrarse en 35.000 ó 40.000 pesetas mensuales,

aunque también es cierto que tienen posibilidad de hacer un Importante número de horas extraordinarias

que aumentan sus ingresos. Hay algunos profesores que ponen su coche a disposición de la autoescuela,

cobrando, como es natural, sueldos más cuantiosos; incluso algunos son contratados por horas. Los gastos

de Seguridad Social se reparten normalmente a medias entre las autoescuelas y los profesores.

A pesar de estas satisfacciones económicas coa respecto a otras profesiones de dedicación similar,

escasean los profesionales. Se calcula que existen en España unos 3.000 puestos de profesores de

autoescuelas vacantes; incluso en algunos casos, y tras las exigen» cías de titulación, muchas de éstas

tuvieron que cerrar sus puertas por falta de profesorado.

Nos decían algunos de los interesados que los días que les corresponde acudir a los circuitos de examen

acompañando a los alumnos, se tiran toda la mañana, y que estas horas no les son remuneradas y entran

dentro de su jornada laboral.

El fantasma del paro no hace su aparición, desde luego, en esta profesión. En virtud de esta falta de

personas tituladas, se han exigido reivindicaciones salariales más elevadas, si bien es cierto que no

siempre han conseguido los niveles salariales pretendidos.

Un trabajo duro

Ser profesor de autoescuela exige una dedicación plena para un trabajo evidentemente duro, incluso a

veces monótono. Raro es el dia que no se acoge a un nuevo alumno, hay que practicar la enseñanza en el

difícil ruedo del trafico callejero , poseer grandes reflejos para subsanar, repentizar los fallos del alumno.

Sin embargo, el Índice de accidentes en la profesión es bajo, y esto habla del buen nivel profesional de los

profesores de autoescuela españoles.

Como profesión relativamente joven—al menos en cnanto a profesionales titulados se refiere—, la edad

media de los profesores es baja, treinta y dos años, sobrepasando los siguientes años tan sólo el 10 por

100. Respecto a lo que opinan estos profesionales sobre las pruebas de aptitud para el carné de conducir,

hay una estadística que señala que el 40 por 100 de los profesores creen que deberían modificarse en

beneficio de los opositores al permiso, y del nivel de capacitación, el 35 por 100 opina que los actuales

métodos de examen son los más adecuados, y el restante 25 por 100 cree que se cometen verdaderas

Injusticias a la hora de calificar las pruebas realizadas por los alumnos.

Su opinión

Algunos de estos profesionales nos han dado su opinión al respecto a la situación por la que atravies la

profesión:

Antonio J.G.: "La exigencia de titulacion a beneficiado en general a la profesión aunque haya echo polvo

a muchos . Nuestra situación laboral creo que es satisfacoria y yo personalmente estoy contento de mi

trabajo".

Julian Ortiz: " Es un profesión dura, medianamente remunerada que exige una gran dedicación y mucho

amor a la misma. De cualquier manera creo que la titulacion no ha elevado el nivel profesinal, pues se ven

por,ahí a ciertos profesores que a uno le da pena, por el alumno más que por nada." ´•

Diego Hermoso: "Aunque la jornada de trabajo es corta, exige trabajar a tope. Para mí, la profesión es

atractiva´ y creo que el nivel profesional ha subido y sigue subiendo cada día. El profesor, creo, influye

totalmente en la buena 6 mala preparación del alumno, aunque la hora de examinarse esto es mucho

más abstracto, pues hay alumnos muy preparados que han tenido muy buenos profesores, y les cuesta

obte»X e! permiso de conducir mo cho más que a otros en peores condiciones. Creo que los nervios del

alumno son determinantes a la hora de superar las pruebas de aptitud;"

Fermín Ruiz: "Un buen profesor de conducir debe infundir primordialmente confianza al alumno. Yo

conozco a profesores que es una pena y que, desde luego, no valen para la enseñanza, por muy buenos

conocimientos que tengan, porque no saben hacer que el alumno se sienta a gusto y tranquilo dentro de un

coche. Creo también que las pruebas físicas para la obtención de título de profesor deberían ser más

duras, puesto que el trabajo de cada día exige unos reflejos y unas condiciones físicas a prueba de

bomba."

Esta es la opinión dé unos cuantos profesores de esos 10.000 que en toda España se afanan por impartir,

enseñanza automovilística a los alumnos. Una profesión en alza, con problemas para cubrir los puestos de

trabajo necesarios.

Ángel del Río López

 

< Volver