Autor: Luca de Tena, Cayetano. 
   Entre Córdoba y Sevillla     
 
 ABC.    20/05/1982.  Página: 30. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Entre Córdoba y Sevilla

Una inoportuna averia tiene la culpa -de que el cronista apure su jornada y trate de ganar las

horas perdidas en un recorrido más amplio, amparándose en los largos minutos de sol de un

día caliente y luminoso. Desde Córdoba a Almodóvar del Río —inolvidable estampa de pueblo

con castillo—, a Posadas, a Lora, para trepar desde allí a la sierra sevillana, a Constantina, a

Cazalla de la Sierra, a El Pedroso, bajando hasta Carmena por Cantillana y Tocina.

De tantas preguntas, de tantos diálogos una impresión que los abarca todos: el PSOE parece

claro favorito en la mayoría de las poblaciones. Este hombre a quien abordo en mitad de la

calle principal de Constantina, sintetiza el problema con una gran sencillez: «Más de la mitad

del censo es de trabajadores agrícolas, de jornaleros del campo. ¿Es que van a votar a la

derecha? Aquí ganará el PSOE, seguramente, y conste que yo voy a votar al PSA, porque creo

que es lo que deberíamos hacer todos los de aquí abajo. Porque tendría gracia que la

autonomía nuestra nos la manejaran personajes e intereses que no son de aquí. En Cataluña y

las Vascongadas, ¿no mandan los partidos regionalistas? ¿Por qué Andalucía no va a

administrarse con criterios puramente andaluces?» Se explica bien este señor. Lo mismo que

el comunista con el que charlo en Cantillana, bajo un calor de julio: «Aquí nosotros tenemos

poca fuerza. Éste pueblo votará al PSOE o a UCD, aunque a ésta se le reprocha su actitud

cuando aconsejó la abstención en lo del Estatuto. La gente no es tonta. La gente recuerda y no

va a dejarse engañar otra vez. Ya le digo, entre el PSOE y UCD va a andar la cosa.» El PSA,

según lo que a mí me dicen, no despierta demasiadas ilusiones. Tampoco Alianza Popular

parece contar con muchas posibilidades en esta zona. Un interlocutor me la incluye entre los

partidos extremistas, junto al PCE y Fuerza Nueva. Tampoco es para tanto, digo yo.

Hablando de Alianza, hay que anotar que al menos en dos lugares, en Cazalla y en Jo-cina, me

apuntan la sospecha de que gane votos a costa de UCD. Esta es una opción que estoy oyendo

con frecuencia. En Car-mona tengo una larga conversación con un pequeño empresario, un

hombre que ha levantado su negocio a fuerza de echarle valor a la vida y de no mirar al reloj

para medir la jornada de trabajo. Confieso mi simpatía por este género que me parece decisivo

para el porvenir de la economía andaluza y española, gente luchadora, sacrificada y tenaz. Mi

improvisado amigo me apunta soluciones posibles, me descubre las raíces de algunos pro-

blemas, me da una lección de optimismo y de fe en el trabajo. Trabajo, trabajo, trabajo. «Diga

usted en su periódico que queremos trabajo», me gritan al despedirme los parados de

Almodóvar. Es lo mismo que vengo oyendo, todos los días, por los pueblos de siete provincias.

Este es e! gran problema, la esperanza que no debe burlarse, la inquietud que no puede

esperar. Este es el toro difícil que espera, ya plantado en el ruedo, al primer espada del cartel

electoral.—Cayetano LUCA DE TENA.

 

< Volver