López Rodó, partidario de un frente electoral de centro-derecha     
 
 ABC.    14/02/1978.  Página: 88. Páginas: 1. Párrafos: 5. 

LÓPEZ RODO, PARTIDARIO DE UN FRENTE ELECTORAL DE CENTRO-DERECHA

Palma de Mallorca. 13. (Efe.) Laureano López Rodó, diputado de Alianza Popular por Barcelona, ha

declarado en rueda de Prensa mantenida hoy, en Palma, que es firme partidario de la formación de un

gran frente electoral de centro-derecha, capaz de frenar la avalancha marxista.

López Rodó calificó de fantasías informativas las informaciones de cierto diario sobre la existencia de

sectores que, dentro de A. P., propugnan su eliminación política, debido a su imagen franquista.

A preguntas de los informadores, el ex ministro de Asuntos Exteriores dijo que no cree en el

eurocomunismo y lo considera una simple táctica del P. C. E. Carrillo —afirmó— dice en su libro que la

meta es la misma con distintos medios, y planea la infiltración comunista en las Universidades, en los

medios de comunicación e incluso en la Iglesia, para alcanzar el Poder.

López Rodó se mostró partidario de un Estado aconfesional, pero que tenga en cuenta y reconozca las

tendencias religiosas mayoritarias entre los españoles. También se mostró partidario de la formación de

un Consejo de la Corona, ya que, según dijo, la voluntad real tiene que ser una voluntad institucional.

Asimismo afirmó que la Generalidad cabe mejor en una arquitectura monárquica que en una republicana.

Sobre Tarradellas, afirmó el ex ministro que carece de representatividad, y que la decisión que nueve de

los 80 diputados catalanes tomaron en la Embajada de la República española en Méjico, en 1954, caducó

cinco años después, en 1959, sin que su nombramiento de presidente de la Generalidad fuese prorrogado

después.

Por otra parte, dijo que la reforma fiscal le parece una novela por entregas. No existe un cuadro completo,

pero se puede decir ya que tiene cosas acertadas y otras muy arriesgadas, afirmó. Entre estas últimas.

López Bravo nombró el impuesto sobre el patrimonio, que—dijo—la mayoría de los países de la

Comunidad Económica Europea carecen de él; además —afirmó—. el tipo de gravámenes que contempla

es superior al de los países de la C. E. E. que lo tienen establecido. Esto puede retraer el capital y frenar

las inversiones, aunque es un medio contra la evasión fiscal, añadió

 

< Volver