José Luis Graullera, Secretario de Estado para asuntos de la Administración Pública. 
 Los funcionarios eventuales que pueden cesar no llegan a cuatrocientos     
 
 ABC.    29/07/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 18. 

JOSÉ LUIS GRAULLERA, SECRETARIO DE ESTADO PARA ASUNTOS DE LA

ADMINISTRACIÓN PUBLICA

«LOS FUNCIONARIOS EVENTUALES QUE PUEDEN CESAR NO LLEGAN A

CUATROCIENTOS»

«Es absolutamente incierto que sean miles los funcionarios que queden en la calle por su condición de

eventuales», declaró el secretario de Estado para Asuntos de la Administración Pública, don José Luis

Graullera, durante la habitual sesión informativa de Presidencia del Gobierno.

mujeres que han accedido a sus puestos mediante una oposición. Personal contratado en régimen de

Derecho administrativo, que es aquel al que se contrata por necesidades de un momento determinado y

que se vincula a la Administración mediante un contrato cuya duración es de un año. Personal laboral,

que desempeña funcione», dentro de la Administración Civil, que no son de la competencia de los

funcionarios. Estos pueden ser los servicios de limpieza, etcétera.

Por otra parte, están los Interinos, personal que ocupa un puesto de funcionario hasta que éste se cubra

con un titular, y, por último, el eventual, nombre que indica por sí mismo su condición y que suele ser un

hombre de confianza de un ministro.

• SOLUCIONES

—Un real decreto ley de abril de 1977 —continuó el señor Graullera— regula con absoluta claridad la

situación de todos estos trabajadores. Respecto al personal contratado o Interino se especifica que dispon-

drán de cinco años para incorporarse a las plantillas de funcionarios mediante la oposición que se

determine. Esto siempre que su incorporación al puesto que ocupe se haya producido con anterioridad a la

publicación de este real decreto ley.

En cuanto a tos eventuales se ha fijado la fecha del treinta y uno de julio para BU cese porque le ha

entendido que los ministros deben disponer del presupuesto para la contratación de personal eventual, por

las características apuntadas, con absoluta libertad. Esto no Impide que el ministro entrante confirme en

sus cargos a aquellos contratados por el ministro saliente. En tea nuevas normas se establece que, una vez

cesado, la autoridad administrativa que lo» nombre, todos tos eventuales cesarán automáticamente.

• CUATROCIENTOS PUEDEN CESAR

—Ha sido absurdo intentar decir que algunos de los funcionarlos se quedarán en la calle. En primer lugar,

hay que señalar que las personas que se encuentran en esta situación suelen ser personas conocidas y con

otras profesiones, y, en segundo lugar, que el número de los que pueden cesar el treinta y uno de julio es

de trescientas noventa y cinco personas pertenecientes a loa Ministerios que han cambiado de titular. El

primero de la lista es el Ministerio de Obras Públicas, con noventa y ocho, y el último, el de Comercio,

con diez.

• FUNCIONARIOS DEL MOVIMIENTO

—Los funcionarlos del Movimiento son un poco más de diez mil y todos han pasado a ser funcionarios de

la Administración Civil. Este trasvase no ha producido ningún tipo de problemas y la operación se puede

resumir en tres puntos:

Del Movimiento al Estado han pasado los hombres, los presupuestos y las funciones. Esto quiere decir

que ningún funcionarlo del Movimiento ha quitado el puesto a un funcionarlo de la Administración Civil.

No ha supuesto ningún incremento en los presupuestos Generales del Estado, ya que los sueldos que estos

funcionarlos cobraban, de la Secretaría General del Movimiento, salían de los Presupuestos Generales.

La Jubilación de los antiguos funcionario» de IR Secretaría General del Movimiento supondrá la creación

de.

—El problema del persona] eventual al servicio de la Administración Civil ni es tan grande, ni es tan

grave como se ha querido presentar en algunos sectores, y« que se trata, en su mayoría, de personas

contratadas con funciones de asesoramiento o para cargos de confianza por los Ministerios. Lo más lógico

es que al cesar el ministro que los nombra cesen también las personas por él nombradas para estos cargos.

• CLASE DE FUNCIONARIOS

—El personal al servicio de la Administración del Estado se divide en tres apartados, que son:

Funcionarios, hombres y

 

< Volver