Los funcionarios en España. 
 El poder económico de la burocracia en España     
 
 Diario 16.    02/04/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 15. 

Sábado 2 abril-77/DIARIO 16

LOS FUNCIONARIOS EN ESPAÑA (y 2)

El poder económico de la burocracia en España

MADRID, 2 (D16). — La identificación vulgar de la burocracia coa el papeleo y del burócrata con el

modesto funcionario de ventanilla, así como la elevación del tema al limbo de los conceptos esotéricos y

abstractos por parte de algunos científicos, forman ías das tradicionales cortinas de humo respecto al

poder de la burocracia en España, según señala un estudio realizado por el catedrático de Derecho

Administrativo Mariano Baena del Alcázar, en "Información Comercia] Española", revista del Ministerio

de Comercio.

Los burócratas —añade-son en España, en buena parte, protagonistas del poder político y económico y

ello en un doble sentido. De una parte, porque existe una zona de las instituciones estatales —el aparato

administrativo— donde la burocracia se mueve en su propio terreno y donde ejerce un poder político que

trasciende a todos tos ámbitos, incluido el económico. Mariano Baena señala, asimismo cómo la

burocracia desborda el ámbito del poder que le es propio y peculiar e invade los de carácter político y

económico, al menos en España, Todo ello —dice— mediante su presencia en las Cortes, los cargos ás

nombramiento nolitico y los consejos 6& administración de laa gran-des empresas. Baena señala más

adelante la frecuencia con la que deede hace años en la Europa continental, loa consejos de

administración de las grandes empresas es-tmáeron llenos de ex ministros, generales y otros miembros de

su parentela Poto tjue "la presencia de tales miembros en dichos consejos era generalmente inofensiva, ya

que se limitaban a cobrar las dietas dé asistencia y la participación de los beneficios".

"Este punto úe vista —añade— debe considerarse actualmente abandonado, ya que más correctamente, la

moderna doctrina europea nlirma que en las sociedades capitalistas, donde el poder y prestigio económico

son el valor predominante, hay que poner en relación

.1 tema con la carrera, personal del burócrata, en la cual el último peldaño es el poder que se obtiene a)

pasar al servicio de la gran empresa.

El peso genérico de I» burocracia

Al referirse a la presencia de los burócratas en la gran empresa, considerada globalmente, Baena señala ya

un primer r e sultado. "Es patente —d i o e— la existencia de un eoiisUle-rable número de personas que

reúnen la doble condición de burócratas y miembros de consejos de administración. Estos arrojan un

porcentaje —16,6 por 100 sobre el total— superior a la también importante presencia de extranjeros.

En cuanto a la participación de los burócratas en el conjunto de los empresarios a título único, el presente

estudio afirma que es pxoporeionaltnente menoi (jtte en la anteriormente vista para todos los empresarios.

En este caso —añade— puede comprobarse, incluso, que son meaos —14 por 100— los burócratas que

los extranjeros, aunque sin duda hay que tomar con muchas reservan una posible comparación entre

grupos tan heterogéneos. De los datos obtenidos, Baena dedvtce que la presencia de grandes empresarios

y burócratas en la empresa pública y privada -es considerable-iwente mayor si, en vez de la cifra global o

la relativa a los empresarios a título único, se atiende al numeroso grupo de personas miembros >le los

consejos de administración de dos" tres o más empresas, hasta el máximo de catorce.

El número de burócratas consejeros —añade— se eleva hasta llegar casi a la cuarta parte del total y es

claramente superior al de los consejeros & título único >casi un 24, frente al 14 por 100). Con ello —

añade más adelante—, parece claro que cuanto mas importante es el grurapo de personas considerado,

más importante es también el peso específico de los burócratas.

Red Ac conexiones entr* i.ttt grandes empresa»

En e sismo a la existencia cié consejeros a título múltiple, se resalta en él estudio el dominio que éstos

ejerecen al ocupar pues-íos ejercen al ocupar pues-de distintos sectores económicos. Esto hace posible

-añade a continuación.— la existencia de una red de conexiones entre las grandes empresas españolas,

cuyo núcleo central m encuentra, como es ss-bido, en la Banca.

En el conjunto de personas que tienen puestos en varios sectores, es decir, en el grupo de personas de

mayor poder económico, la presencia de los buró-tratas según Baena vuelve a ser mayor —casi un 19 por

100—, mostrando asi liaría qué punto es alta-juonte- calificado el grupo de consejeros burócratas.

Kos militares presentes

.La «res encía de los mílitares, aún íiendo aprecia-ule _ei 24 por 100 según el present-s estudio—, es no-

tí-blemenre inferior a la de 03 burócratas civiles. Sin "TSabaiíío. Baena, en su trabajo, resalta la

existencia de un pequeño grupo de burócratas civiles y militares que ejercen simulta-neamenir, cuya

doble condición les cualifica de un modo especial.

Por otra parle no pue-de hablara» del poder económico cíe los burócratas civiles índjse-i´lminatlajnenr i€.

Lo primero que queda destacado es sin duda «i número relativamente elevado -.90 respecto a 720) ie

burócratas civiles & tíralo múltiple, que son consejeros de administración de grandes empresas.

Eü poder de los grandes cuerpos —añade— se comprendería defectuosamente si no se tuviese en cuenta a

estos poliburócratas que ¦pertenecen a varios, puea quedaría falseada la pre-stancia de aquellos cuerpos

ea la gran empresa, al no computarse ios casos correspondientes o eumpu-ísrse indiscrimi nada-mente.

Un píctueño número de ¦juerpos burocráticos, exac-

tamente doce, sumado fcl conjunto de los poliburócratas, acapara más de .´as tres" cuartas partes del nu-

mero de consejeros burócratas civiles (casi el 80 por 100) y más >Ie la totalidad de los burócratas civiles

y militares (¡un 56 por 100, aproximadamente),

A su vez, dentro de ellos, el mayor número de consejeros corresponde a los siguientes cuerpos: Ingenieros

de Caminos, con 115; abogados del Estado-, 91; ingenieros de Minas, 59; catedráticos de universidad 36,

e ingenieros industriales, 32.

No parece exagerado constatar —afirma aliara—, que se trata de cuerpos predominantes en siis

Ministerios respectivos, asi como el gran peso de los cuerpo de Ingenieros.

Algunas conclimiones

Finalmente, el presente estudio advierte a modo de conclusión que estos burócratas capitalistas no son ni

sólo capitalistas ni eólo burócratas. Por el contrario —añade— reúnen también la condición de políticos

activos, habiendo obtenido también en muchos casos, cargos de nombramiento por decreto, do siendo

infrecuente que hayan tenido !a condición tíe procuradores en Cortes.

A lo largo cié osle trabajo --concluye Baena— es patente la presencia €H ¡a gran empresa española no

sólo de los burócratas, sino también de capitalistas extranjeros, hecho del que sin duda pueden deducirse

numerosas consecuencias. Esto constituye, de algún aforina, el nexo de la estxucUvra estatal con laa

multinacionales, ya que los consejeros extranjeros están presentéis mi !as empresas privadas, pero tam-

bién en las públicas, que, en buena lógica, deben considerarse como ;uia parte de la es-tractiiva estatal.

Por lo demás —concluye— los eventuales contactos de los burócratas españoles cno ¡os consejeros

extranjeros pueden poner a aquéllos en conexión con los grandes podt-res que gobiernan la comunidad

internacional.

 

< Volver