Autor: Cabellos, Carmelo . 
 Resultados electorales. Analisis. 
 Cambia el mapa político     
 
 Diario 16.    25/05/1982.  Página: 6. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Carmelo Cabellos

Cambia el mapa político

El cambio no ha hecho más que empezar. La contienda electoral, también. Los resultados de los comicios

andaluces del domingo abren la senda imparable hacia las elecciones generales, y hacia la definitiva

configuración de un mapa político de España nuevo y remozado.

Pese a que los datos matemáticos de los resultados andaluces no sean, evidentemente, extrapo-lables al

resto del territorio nacional, sí que orientan sobre las tendencias del electorado y su progresión en esas

cada vez más próximas elecciones generales. Así, eliminando algunos condicionantes peculiares de unos

comicios regionales, el horizonte que se vislumbra es el siguiente:

El PSOE se configura como el primer partido nacional, con coherencia y homogeneidad en su oferta

electoral y con gran capacidad de atracción de votos por parte de los jóvenes que acceden por vez primera

a las urnas. La desquiciada campaña de los empresarios -que parecen quieren repetir en ulteriores

ocasiones- ha producido un voto favorable al PSOE por rechazo de la actitud de la patronal. La derrota

estrepitosa de UCD no es sino una clara conclusión de su precipitada tendencia a la baja, provocada por la

doble vía de su falta de entendimiento interno y la generación de una sensación de inoperancia y falta de

definición en el espació político. Este es el camino claro y nítido de la conversión del actual partido del

Gobierno en un grupo, si no residual, sí condenado a ser un partido-bisagra, al que le saldrán

competidores en el maltrecho espacio del centro político. Alianza Popular, eliminados los aditamientos

franquistas, se erige en la representación genuina de la derecha, abandonada esta posibilidad por UCD. La

tendencia es a convertirse en el segundo partido nacional, aún sin alcanzar las cotas de los centristas en el

77 y 79. A los comunistas se les vaticinó que su techo electoral había quedado superado en anteriores

comicios. Las estentóreas crisis internas han hecho lo demás y ahora el PCE sigue a la baja. Por último, el

electorado tiende a eliminar los grupos residuales, como es el caso del semibarrido PSA. Porque partidos

nacionalistas serios sólo quedan dos: el PNV y CDC.

 

< Volver