Autor: lercano. 
 Declaraciones del Subsecretario de la Presidencia. 
 Nuevo horizonte para los funcionarios públicos     
 
 Ya.    23/01/1977.  Páginas: 2. Párrafos: 27. 

DECLARACIONES DEL SUBSECRETARIO DE LA PRESIDENCIA

"NUEVO HORIZONTE PARA LOS FUNCIONARIOS PÚBLICOS"

"funcMiarhs elegidos por sufragio directa y secreto formarán parte de la Junta de Personal dedada

Ministerio"

• "Absoluta transparencia de retribuciones: se sabrá exactamente fo «pe gana cada uno"

• "Las retribuciones de fos funcionarios, en términos generales y par» ticolarmente las retribuciones

básicas, han quedado desfasadas"

• "En efecto, se aumentarán

estas retribuciones básicas"

& subsecretario de ta Presidencia del Gobierno, don José luis Graullera, anuncia también que m na

encargado al Ministerio de Hacienda, con carácter urgente, una nueva ley de Retribuciones y se está

preparando la nuev ley de Rases de la Función Pública

Hay países en los que las crisis políticas no logran alte-mr el curso normal de la vida nacional. Las

frecuentes mu-dansaa que sé suceden en el más alto nivel de la Administración encuentran adecuado

equilibrio ent la existencia de una organización de funciona-rios coherente, eficaz y responsable.

Vna conciencia de reforma inspira hay las más importantes estructuras de la vida española. Está

planteado, por su-puesto, el todavía vigente problema de la reforma administrativa, y para conocer los tér-

minos en que está proyectada

esta reforma hemos acudido en consulta al subsecretario de te Presidencia del Gobierno, don José Luis

Graullera,

En su amplio y luminosa despacho de Castellana, S, el señor Graullera supo darme una versión cabal e

inteligente del magno problema de to- función pública en nuestro país. Antes que nada me sorprendió la

ilusionada vocación de fui ilustre interlocutor por la misión que le ha sido confiada. Esa empresa

ambiciosa de la que es sugestiva parcela nada menos que la reordenación y nueva estructura de nuestra

fundón publica. Sus palabras fueron un m ens oí je de esperanza para nuestros funcionarios; "Dígales que

la nueiw ley de Retribuciones será un respiro fara todos ellos y la ley de Bases que estfimos preparando

acaso sea su futuro".,´.

El subsecretario de la Presidencia non habla del nuevo horizonte de los funcionarios públicos;

—Se viene diciendo que los dos principales problemas que afectan a los funcionarios públicos están

constituidos por las retribuciones y la sindicación. ¿Cuál es la opinión del subsecretario al respecto?

—Comparto esa opinión. Bíectivamente, son los dos problemas más destacados en el ámbito de la

función pública. Las retribuciones, en términos generales—y sobre todo, si consideramos las re-

tribuciones básicas—, han quedado desfasadas respecto al nivel que alcanzaron con la reforma >le la ley

de Funcionarlos y, luego, las totales, con respecto al nivel de

1913. Existe, por tanto, de una parte, una insuficiencia global, y de otra, una escasa protección a la

retribución básica frente a los quebrantos que supone la progresiva inflación.

—¿Y el derecho de sindicación?

—En cuanto al derecho de sindicación, y sin perjuicio d» lo que decidan las Cortes en su discusión sobre

la ley Sindical, es evidente que se han dado los primeros pasos en nuestro país hacia su configuración, a

través del decreto de organizaciones profesionales de 16 de julio de 1976 y el decreto de participación de

funcionarios del último 23 de diciembre. Sin embargo, soy consciente de que el desarrollo y aplicación de

éstas normas constituye todavía una problemática que se ha de ir resolviendo.

LIBERTAD SINDICAL

—¿Gozan los funcionarios de libertad sindical?

Nuevo horizonte para los funcionarios

—Las disposiciones reseñadas no constituyen un sistema en el que pueda hablarse de libertad sindical.

Son, sin embargo, unas disposiciones de carácter especifico que completan en este aspecto el estatuto

administrativo del funcionario público. Significan el instrumento para que los propios funcionarios, en

colaboración con la Administración, puedan llegar a establecer los cauces más adecuados para , su

participación en las tareas de la función pública.

—¿En qué situación se encuentran los funcionarios de otros países con relación a la libertad sindical?

—En algunos países del mundo occidental, las organizaciones sindicales de funcionarios están reguladas

en intima conexión con el propio estatuto funciona ria1 —Bélgica, Canadá, Estados Unidos—. En otros

países, que admiten la libre sindicación, limitan alguna de sus posibles consecuencias, restringiendo la

negociación colectiva de todas o alguna de las condiciones de, trabajo, por razón de competencia

exclusiva del poder legislativo, como en Suiza. En la mayoría de los países, los conflictos colectivos y los

medios para su resolución tienen grandes limitaciones en razón a la naturaleza de los servicios públicos.

Si él derecho de asociación de los funcionarios pudiera ser asimilado al del resto del inundo laboral no

tendrían razón de ser ni las propias conferencias de tipo especializado ni los trabajos que la OIT está

dedicando a este problema.

—¿Hasta dónde llegará la participación de los funcionarios elegidos?

—Hay que destacar que el real decreto recientemente promulgado que establece la participación de los

funcionarios en los órganos de la regulación y gestión de la función pública, va a permitir la presencia de

representantes del funcionariado elegidos por ellos mismos en los distintos órganos, tanto ministeriales,

como en la Comisión superior de personal y en la Junta Central de Retribuciones.

—¿Oree que la participación de loa funcionarios en la forma establecida en el decreto del 23 de diciembre

va a resolver el problema retributivo ?

—La sola presencia de los dos «acales permanentes, elegidos por los funcionarios de la Junta Central de

Retribuciones, ha de permitir que no sólo lleguen a este organismo las aspiraciones;, y problemas de

carácter general que en este tema existan, sino que dotará, además, at sistema retributivo, cualquiera que

sea el que se adopte, del principio de transparencia, que es uno de los objetivos inmediatos que han de

conseguirse.

RETRIBUCIONES

—¿Qué medidas ha tomado el Gobierno para solucionar el problema retributivo de los funcionarios?

—£1 actual Gobierno tomó dos resoluciones muy importantes y creo que no han sido suficientemente

destacadas. En el, Consejo siguiente al que se aprobó inicial-mente la ley para la Reforma política, el

Gobierno ordenó consti-

¿tuna comisión especial que exa. jjon la urgencia debjfP´^V

ra a los presupuestos del año 1977| el problema retributivo´ de los funcionarios. En este aspecto, puedo

manifestar que el proyecto inicial que existia en el anteproyecto de presupuesto estimaba que las ne-

cesidades de incremento de las retribuciones de los funcionarios habría de ser del quince por ciento para

tas retribuciones básicas, y del trece por ciento para las complementarias. El Gobierno aprobó, a

propuesta de la Comisión, en el artículo dieciséis del Proyecto de ley de Presupuesto», que el incremento

de las retribuciones básicas consistiera en- un veintidós por ciento, y el de las complementarias en un

doce por ciento, tratando de compensar, en la medida que financieramente era posible, el desajuste que se

venía produciendo en las retribuciones básicas, y conseguir la elevación en el conjunto retributivo hasta el

máximo que permitían los recursos estimados en el anteproyecto de presupuestos.

—¿Se aumentarán las retribuciones básicas también?

—En efecto.

—¿En qué forma?

—En ese artículo de la ley de Presupuestos se establece la posibilidad de que, sin alteración de los niveles

financieros aprobados, se pudiera incrementar, en la medida adecuada, las retribuciones básicas,

fundamentalmente para los funcionarios, a costa de las que hoy figuran como retribuciones

complementarias.

LEY DE BASES

—¿Habrá nueva ley de Bases de funcionarios públicos?

—El Consejo de Ministros del 26 de noviembre de 1976 encargó al Ministerio de Hacienda una nueva ley

de retribuciones con carácter urgente para sentar las bases que corrigiesen con cara al futuro las

disfunciones producidas en este ámbito. Además se tomó otra medida de mayor alcance: La constitución

de una comisión especial para la redacción de una ley de Bases de funcionarios públicos que permita, con

visión- de futuro, una nueva reglamentación del Estatuto profesional más útil para una Administración

profesionalizada y ágil al servicio del Estado. Quiero destacar que en la comisión especial a la que he alu-

dido, la orden de Presidencia del Gobierno que fija su composición, contempla la posibilidad de que se

Incorporen a la misma vocales representantes de las asociaciones profesionales de funcionarios que están

constituyéndose. Creo que esta posibilidad por sí sola demuestra la voluntad del Gobierno de obtener una

participación del funcionariado.

—¿Cuáles son las líneas básicas del decreto de participación recientemente publicado?

—Podrían ser resumidas en dos. Por un lado* la creación en todos los departamentos de una junta de

personal de carácter paritario que, presidid» por el subsecretario, tiene, de un lado, vocales elegidos por

sufragio directo y secreto entre los funcionarios del respectivo Departamento y, por- otro, vocales

designados por el propio presidente de la Junta en un número igual. Pero la importancia de la existencia

de la- Junta creo que está en las propias funciones de la misma, que la constituyen en un cauce

absolutamente idóneo para recoger todas las iniciativas y los problemas del funcionariado. Se convierte

en el instrumento básico de participación de los funcionarios que les permitirá no salo defender sus

Intereses, sino sentirse mucho más integrados en las propias funciones del Departamento.

—¿Y el segundo objetivo al que alude el subsecretario?

—El segundo objetivo básico es la participación de los funcionarlos a través de los canales que el propio

decreto establece en dos órganos de ámbito interministerial de la importancia de la Comisión Superior de

Personal y la Junta Central de Retribuciones. Esto permitirá que su voz sea oída en las más importantes

decisiones que afecten a sus propias condiciones de trabajo, a sus propios estatutos y a sus retribuciones.

AI mismo tiempo, el sistema permitirá que las decisiones que se tomen en dichos organismos sean

perfectamente conocidas y mejor comprendidas por los funcionarlos a través de una información directa

de sus propios representantes, lo que dará transparencia al sistema y permitirá que dentro de este

mecanismo participativo puedan ampliarse los cauces e incluso negociarse las nuevas situaciones de

futuro. Supone la aniquilación del rumor.

—¿No cree que la participación en la Junta Central de Retribuciones es muy escasa?

—Efectivamente, la participación de sólo dos vocales en la Junta Central de Retribuciones puede parecer

muy pequeña, pero téngase en cuenta que la Junta, en materia de retribuciones complementarias, es un

órgano decisorio y en algunos casos puede comprometer el aumento del gasto público. Por ello, ha

parecido necesario que no exista una representación paritaria en dicha Junta para no interferir las

facultades económicas del Ministerio de Hacienda. Pero esta sola representación permitirá una clara

transparencia de los acuerdos que allí se tomen; lo que creo es, sin-duda, un elemento-altamente positivo.

LERCANO

 

< Volver