Problemas municipales. 
 Barcelona: el conflicto de los funcionarios en punto muerto     
 
 Informaciones.    13/03/1976.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

Barcelona: El conflicto de los funcionarios, en punto muerto

Por Enrique SOPENA

BARCELONA, 12.

LA ponencia encargada de estudiar el conflicto de los funcionarios —compuesto por tres concejales, entre

ellas don Eduardo- Tarragona— tía elaborado ya el informe que se encuentra a disposición el resto del

consistorio. Aunque no se han revelado todas las propuestas, ayer por la tarde el señor Tarragona informó

a los periodistas que el proyecto prevé mil millones de pesetas para destinar á los funcionarios. Se

solicita, asimismo, la desmilitarización de bomberos •y guardias urbanos. Al parecer, una vez conocido el

documento por todos los ediles se pedirá un pleno extraordinario que pudiera ratificar el mencionado

estudio.

Mientras, el desconté uno de los empleados del Ayuntamiento no decrece. Los paros son numerosos, y las

concentraciones en la plaza de San Jaime se están convirtiendo en espectáculo cotidiano para los

barceloneses. Ayer sé registró una novedad entre loa concentrados —aire d e d o r de mil— cuando éstos

empezaron a gritar junto al repetido "Viola, dimisión", el s 1 o g a n "Consistorio, dimisión". Debe

interpretarse esta exigen-

cia dimisionaria respecto a los regidores en el sentido de que los representantes-de los funcionarios están

muy descontentos con !«. labor de la comisión, de concejales y por el enfoque que se pretende dar al

asuntó.

Por otra, parte, han circulado ya fotocopias de la orden firmada por el alcalde y destinadal a los delegados

de servicio y altos cargos del municipio a´ fui Se que no dudaran en Incoar expediente a loa funcionarios

que

muestren actitudes de paro o que no cumplan con sus trabajos habituales. Ello ba repercutido más

negativamente aún en la marcha de un conflicto que, cada vez más, aparece como la resolución difícil.

El propio señor Tarragona reconoció la complejidad del momento: "Debería proce-derse —dijo a los

periodistas— a unas urgentes elecciones municipales que renovaran tanto al alcalde como a los

concejales. El deterioro es evidente, y cuanto más tiempo pase, peor. Faltan interlocutores válidos, y de

este modo no se pueden encauzar .debidamente los múltiples problemas que afecten al Ayuntamiento de

Barcelona".

En cuanto al rumor, de la dimisión del señor Viola, cabe decir que no ha desaparecido. Sin embargo, por

el momento, se ignoran más detalles que pudieran, ofrecer una mayor credibilidad al cambio en la

Alcaldía.

13 de marzo de 1976

 

< Volver