Autor: López Sancho, Lorenzo (ISIDRO). 
   El socialismo ante el paro andaluz     
 
 ABC.    26/05/1982.  Páginas: 1. Párrafos: 5. 

El socialismo ante el paro andaluz

Aparte sus consecuencias políticas, sobre todo para el grupo más gravemente derrotado, el

centrista, la victoria electoral va a poner a los socialistas ante la primera piedra de toque real en

la que probarán si disponen del oro de las realizaciones prácticas, además de haber utilizado

con discreción y eficacia los otros elementos, desde la plata de la moderación al cuero del

látigo del sarcasmo, como partido de oposición. Esa primera, inesquivable y hasta urgente

piedra de toque no es otra que el problema del paro, que en Andalucía se muestra como

inseparablemente unido al problema de la agricultura. Una cosa es promover huelgas

reivindicadoras, encierros y manifestaciones y otra, mucho más complicada y responsable,

abordar con responsabilidad de gobernante el doble problema agrícola y de empleo con sus

complejos ingredientes. Dice Fernando de Elzaburu en su interesante libro «La desconocida

agricultura», aparecido el año pasado, que hoy los pueblos ricos no son las sociedades

agrícolas y que en Andalucía el porcentaje de población activa que trabaja en faenas agrícolas

es el 26, resulta agobiante si se tiene en cuenta que en España la media actual es el 18, cifra

todavía superior a la que registran los países europeos más desarrollados, cuya evolución en

los últimos decenios ha supuesto un descenso constante de la proporción de trabajadores en el

sector agrícola. ¿Cómo afrontará el socialismo este problema que afecta directísimamente a la

estructura social de Andalucía? Estamos ya muy lejos de aquellos años de la II República en

que se intentaba hacer una revolucionaria reforma agraria. Los datos han cambiado. El

postulado de la socialización de la tierra, aquello de que la tierra sea del que la trabaja, la

colectivización agrícola, ¿serían hoy medidas de remedio para la angustia de los trabajadores

andaluces? Elzaburu, en el muy documentado estudio al que me refiero, denuncia la falta de

industrias y servicios como uno de los factores más importantes del malestar laboral y

económico andaluz. ¿Cómo se modificará rápidamente esa carencia? Se ve una clara opción:

o recurso a la iniciativa privada o planificación administrativa. La primera forma sería

propugnada por centristas o aliancistas. La segunda, parece la más afín a la doctrina socialista.

El libro de Elzaburu, adelantándose al acontecimiento electoral que me sirve de fondo, analiza

finalmente el problema. En relación con una reforma agraria advierte, subraya, que los cambios

de titularidad de la tierra no resuelven el problema y sostiene que en 1981, luego ahora,

propiedad no es sinónimo de puesto de trabajo. Las ideas de Elzaburu sobre lo que podría ser

una agricultura moderna, diferente de la rutinaria, en su aumento considerable de puestos de

trabajo en el sector industrial y de servicios, señalan un camino que interesa conocer hasta

dónde coincidirá o divergirá de la doctrina que piensen aplicar los socialistas. En cualquier

caso, el PSOE se va a encontrar aquí en un punto de difícil definición de su política, y ese

pequeño gran libro puede constituir el índice de papel de toda una política sobre el paro y

nuestra agricultura, que puede hacer de Andalucía campo de experimentación de nuestro

futuro.—Lorenzo LÓPEZ SANCHO.

 

< Volver