Castedo: esta iba a ser mi primera rueda de prensa y resulta que es también la última. 
 La dimisión de Castedo El gobierno desconfia de mi gestión y eso basta para que me vaya     
 
 Diario 16.    24/10/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 27. 

Diario 16/24-octubre-81

LA DIMISIÓN DE CASTEDO

Castedo: «Esta iba a ser mi primera rueda de prensa y resulta que es también la última»

«El Gobierno desconfía de mi gestión y eso basta para que me vaya»

Fernando Castedo, ya ex director general del ente público RTVE, celebró ayer su última reunión con la

prensa como máximo responsable de la televisión estatal. Castedo señaló que se iba porque el Gobierno y

la UCD desconfiaban totalmente de su gestión. En la noche del pasado jueves, se me pidió por vez

primera que dimitiera y yo tomé la firme decisión de hacerlo, manifestó el defenestrado director general.

Madrid — Fernando Castedo, hasta ayer director general del ente público Radiotelevisión Española,

señaló ante los periodistas, con cierto humor agrio, que «era la primera rueda de prensa que íbamos a

celebrar y resulta que también es la última».

Con estas palabras, el controvertido Castedo anunciaba ante la prensa su decisión de dimitir como primer

mandatario democrático de TVE. Sus constantes roces con el Gobierno Calvo-Sotelo; el hecho de que

fuera nombrado por el anterior presidente del Gobierno, sus últimas disputas con Rodríguez Sahagún y el

verse como centro de una posible rotura del partido gubernamental han sido las claves de esta dimisión.

«En la noche del pasado jueves —señaló Castedo—, fui llamado por el presidente del Gobierno y

celebramos una reunión en la Moncloa, a la que también asistió Agustín Rodríguez Sahagún, presidente

de UCD. Entonces se me pidió que dimitiera y yo tomé la decisión de hacerlo.»

Según lo expuesto por Fernando Castedo en la rueda de prensa celebrada ayer, los motivos de su dimisión

se pueden dividir en dos apartados fundamentales.

Desconfianza

«Tanto el presidente del Gobierno como el presidente de UCD consideraron que mi gestión política al

frente del ente público RTVE no era la más adecuada. Desde hace tiempo se viene hablando de presiones,

pero si tenemos que atender a las manifestaciones formales, el pasado jueves, a las nueve de la noche, fue

la primera ocasión en la que se me instó a presentar la dimisión».

Preguntado sobre las razones que expuso Calvo-Sotelo para solicitar su dimisión, Fernando Castedo

contestó de forma diplomática señalando que «no hubo una explicación de causas, sino una manifestación

dé inequívoca desconfianza en mi gestión, y esto fue suficiente para mí».

Fernando Castedo señaló que ha dimitido porque no tenía ningún interés en llegar a una pugna entre

instituciones públicas y entre las distintas corrientes de su propio partido

Pugna

Fernando Castedo señaló que ha dimitido porque no tenía ningún interés en llegar a una pugna entre

instituciones públicas y entre las distintas corrientes de su propio partido.

«Yo soy una persona —añadió el dimitido director general— que tiene un profundo concepto de Estado.

Carece de sentido el plantearse una pugna entre instituciones en estos delicados momentos.»

Fernando Castedo también habló en la rueda de prensa, celebrada en la mañana de ayer, de su gestión al

frente de Prado del Rey durante los pasados diez meses y de lo que para la marcha del citado ente podría

suponer su salida de RTVE.

La última cena

El presidente de la UCD, Agustín Rodríguez Sahagún, cenó la pasada noche con el dimitido director

general del ente público Radiotelevisión Española.

El presidente del partido gubernamental- manifestó que el cese de Castedo no tenía nada que ver con el

resultado de las elecciones gallegas ni con el hecho de que su presencia al frente de TVE fuera

determinante para que UCD no ganara las próximas elecciones generales. «El tema de la dimisión de

Fernando Castedo llevaba planteado varios meses», señaló Rodríguez Sahagún.

«La razón de que se haya producido hoy —añadió— fue la convocatoria de la rueda de prensa. Ya que al

saber el Gobierno qué planteamientos iba a hacer el señor Castedo prefirió que este conociera la posición,

tanto del partido como del Gobierno.

Gestión

El ya ex director general manifestó que «me siento muy orgulloso de haber dirigido Radiotelevisión

España y profundamente orgulloso de haber contado con la estimable colaboración de un equipo de

personas que a mi juicio han demostrado consecuentemente su profesionalidad».

Castedo continuo explicando que durante su mandato se ha procurado hacer «una televisión pluralista y

objetiva, y creo que lo hemos conseguido: Estoy satisfecho de los resultados conseguidos durante estos

diez meses de gestión, aunque sólo osea por las doce horas de trabajo que hemos mantenido. Esto se ha

notado en el pulso inequívoco de RTVE».

Fernando Castedo explicó que durante su gestión se ha pasado de un 15 por 100 de programas de

producción propia a un 40, no solicitándose durante este tiempo ningún crédito. «Por otra parte —

señaló—, se ha podido llegar a un proceso de racionalización en RTVE, que incluye la disminución de

más de un 30 por 100 de cargos, pasando así de 1.800 jefaturas a 1.300.»

«La gestión de un director general requiere un mínimo de dos años de plazo para dejar alguna raíz»

Un hombre de Pío Cabanillas

Fernando Castedo, cuarenta años, casado y con tres hijos, abogado del Estado y profesor de Derecho

Civil, estaba considerado como un hombre de confianza de Pío Cabanillas.

Aparte de su ejercicio como abogado del Estado en la Audiencia y Tribunales de Madrid, fue secretario

general técnico del Ministerio de Información y Turismo en 1974.

Perteneció al comité político del Partido Popular, una de las formaciones integrantes de Unión de Centro

Democrático.

En julio de 1977 fue nombrado subsecretario de Cultura, cuando Pío Cabanillas era titular del

Departamento, y en abril de 1980, vicepresidente de Aviación y Comercio (Aviaco).

Ocupó los cargos de secretario general del Instituto de Cooperación Iberoamericana y de jefe de la

asesoría jurídica de la Subsecretaría del Ministerio de Universidades e Investigación.

El 9 de enero de 1981, Castedo es nombrado director general del ente público RTVE, sustituyendo en el

cargo a Fernando

Arias-Salgado. Suárez era aún presidente del Gobierno. Con este nombramiento se aplicaba, plenamente,

la ley del Estatuto de Radio Televisión Española, que configura a esta última como ente público, con

dirección general propia. Castedo fue propuesto por UCD y se aceptó en las deliberaciones del consejo de

administración del ente público con 10 votos afirmativos y dos abstenciones. Votaron a favor UCD —seis

votos— y PSOE —cuatro— y se abstuvieron PCE y CD.

El 15 de enero, Castedo prometió su cargo de director general de RTVE en el despacho del ministro de la

Presidencia.

Cuando el huevo director general dio el cese a Iñaki Gabilondo como director de los informativos de

Televisión, comenzaron los comentarios sobre el posible cese, también, del r propio director general.

Compareció ante la comisión de control en junio de 1981 y negó la existencia de presiones en el cese de

Gabilondo y en el programa sobre la OTAN.

Su marcha

En torno a lo que: significa para TVE su salida de la dirección general del ente público, Fernando Castedo

señaló que «no se puede gobernar esta casa en cortos periodos de tiempo. La gestión de un director

general requiere un mínimo de dos años de plazo elemental para dejar alguna raíz. Diez meses de tiempo

no es suficiente».

«Mi marcha puede entrañar un prejuicio para la organización del Mundial-81 en lo que a Radiotelevisión

Española le compete», añadió Fernando Castedo.

El sentir del dimitido director general, según dejó entrever a lo largo de toda la rueda de prensa, estaba

fielmente reflejado en el último párrafo de su carta dirigida al presidente Calvo-Sotelo, en el que señala

que «se me exige la dimisión por haber hecho aquello para lo que se me nombró. Pienso que algo

importante ha cambiado desde mi nombramiento».

Durante la tarde del pasado jueves, y por los pasillos de TVE, se corrió la voz de que la rueda de prensa

celebrada ayer no iba a ser retrasmitida ni por TV, ni por Radio Nacional de España ni por Radio Cadena

Española.

Sólo horas más tarde, y tras la reunión del propio Castedo con Calvo-Sotelo y Rodríguez Sahagún, se

decidió dar la máxima publicidad al hecho.

Todo parece indicar que el presidente del Gobierno y de la UCD obtuvieron de Fernando Castedo su

palabra de que durante su intervención ante los periodistas no atacaría ni al Gobierno ni a su propio

partido.

 

< Volver