Autor: Soriano, Manuel. 
 Centristas y socialistas, dispuestos a desbloquear los contenciosos políticos. 
 Habrá acuerdo PSOE-UCD para Andalucía, RTVE y divorcio     
 
 Diario 16.    22/10/1981.  Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Centristas y socialistas, dispuestos a desbloquear los contenciosos políticos

Habrá acuerdo PSOE-UCD para Andalucía, RTVE y divorcio

Las actuales negociaciones entre centristas y socialistas pueden cristalizar hoy en acuerdos que logren el

desbloqueo de los contenciosos políticos centrados en la autonomía andaluza y RTVE. Hoy pueden

quedar solucionados las posiciones en la cuestión de divorcio.

Manuel SORIANO

Madrid - El partido del Gobierno y el mayor partido de la oposición, UCD y PSOE, están a punto de

resolver por la vía del acuerdo el desbloqueo de la autonomía andaluza, el control de Ja dirección de

RTVE y, en alguna medida, el instrumento legal por el que los españoles podrán divorciarse.

Tres temas estancados en una lucha partidista por ver quién se lleva «el gato al agua» y que viene

paralizando el abordar con profundidad los grandes problemas que afectan más directamente al país. La

clase política empieza a tener el complejo de que el ejercicio del poder o el de la oposición no está

resolviendo esos problemas que preocupan a los ciudadanos.

Desde la voluntad de superar esta situación, centristas y socialistas están decididos a resolver una serie de

cuestiones, más institucionales, cuya falta de resolución restan dedicación a la gobernabilidad del país.

Termina la «guerra andaluza»

El desbloqueo del proceso autonómico andaluz parece inminente a través de una solución en el marco del

Parlamento. Todavía está pendiente de ultimarse la fórmula concreta. Pero el tema ya se reduce a un

problema jurídico después de haberse llegado a un acuerdo político, que resuelva las cuestiones de fondo

que separaban al Gobierno y a la izquierda.

La «guerra andaluza» la ha ganado según el bando que cuente el enfrentamiento, pero parece que ha

terminado. Existe la intención de no presentar el acuerdo con vencedores y vencidos. Por ello, la fórmula

jurídica será todo un ingenio de ambigüedad cuyo resultado será un coctel de los artículos 151, 144 de la

Constitución y modificación de la ley de Referéndum.

Aunque no lo quieren decir públicamente en aras a que prospere el acuerdo, los socialistas aseguran que

el Gobierno ha cedido, en gran medida, a sus planteamientos. El resultado final es que Almería no queda

descolgada del proceso autonómico y que los andaluces podrán tener un estatuto con las máximas

competencias de autonomía.

Luego vendrá cómo «vender» a la opinión pública el acuerdo, Alfonso Guerra dijo ayer con socarronería

que no tiene inconveniente en que televisión acuda a la Moncloa para difundir la imagen del apretón de

manos entre Suárez y el presidente de la Junta andaluza, Rafael Escuredo. Pero defiende firmemente que

la fórmula sea el producto de todas las proposiciones de ley presentadas en el Congreso para modificar la

ley de Referéndum, que se tome en consideración con el Pleno de la Cámara y que se estudie en la

Comisión Constitucional.

Todo eso son ya formalidades, que anoche trataban de resolver juntos Landelino Lavilla, Rafael Calvo

Ortega y el propio Guerra, mostrándose ante los periodistas de buen humor y distendidos.

El «sotto gobernó» de RTVE

El secretario general de UCD confesó que hoy por la mañana volvería a hablar con Guerra para concretar

una solución al contencioso de RTVE, otro tema que tiene empantanada las relaciones entre los dos

partidos mayoritarios. Los socialistas decían que esta cuestión estaba menos madura que el problema

andaluz.

Sin embargo, parece que anoche mismo Calvo Ortega entregó al número dos del PSOE propuestas de

nombres concretos para ocupar la dirección general de RT-VE. Esos nombres, que desde anoche

estudiaba Guerra, son los de José Antonio Escudero, ex director gene al de Emigración, y el de Fernando

Castedo, subsecretario de Cultura con Pío Cabanillas, este último con más posibilidades de ser elegido.

Guerra aseguraba ayer que los nombres de los miembros del consejo de. administración de RTVE, que

hoy puede elegir el Congreso por mayoría de tres quintos, no ofrecen mayores problemas. Para el

dirigente socialista el problema es el «sotto gobernó», expresión utilizada por él, que se refiere al reparto

real de poder e influencia en Prado del Rey.

Un diputado, un sueldo

Finalmente, el divorcio es otro de los temas que centristas y socialistas pueden resolver por la vía del

acuerdo, aunque se mantengan disparidades de planteamientos ideológicos. La ponencia de Justicia que

estudia el tema aborda hoy una de Jas cuestiones más espinosas, la de los plazos que se exigen para la

previa separación y que abre la puerta al divorcio. La banda de uno a cuatro años que contempla el

proyecto podría reducirse a la mitad, aunque todavía está por ver.

Pero en donde no habrá guante blanco y consenso será en el debate de los Presupuestos Generales del

Estado. Los comunistas ya dicen que son inconstitucionales y los socialistas levantarán chispas cuando

plantean que los políticos tienen que optar por un solo sueldo, porque a su juicio no se puede seguir

cobrando por diputado, por un puesto en La Administración y por otro en la empresa pública.

Las incompatibilidades que plantean tos socialistas no se refieren a la función, sino a la percepción de

varios sueldos.Es decir, que no se oponen a que algunos políticos acumulen más de un cargo por «el amor

al arte», pero si a que sumen más de un sueldo.

 

< Volver