La Comisión de los 10 pide al PSOE que reconsidere su postura     
 
 Pueblo.    25/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 12. 

LA "COMISIÓN DE LOS 10" PIDE AL P.S.O.E. QUE RECONSIDERE SU POSTURA

"Un problema entre el P. S. O. E. y el Gobierno", dice Carrillo

MADRID. (PUEBLO, por Marcial HERNÁNDEZ.)—«La comisión espera que el P. S. O. E reconsidere

su actitud y siga participando en las tareas de la misma», éste es uno de los párrafos de la nota leída ayer a

los periodistas por Antón Canyellas (demócrata cristiano) al término de la reunión de la comisión

negociadora de la oposición. Con anterioridad, Enrique Múgica, representante del P. S. O. E. en dicha

comisión, había expresado al resto de los componentes de la misma la decisión de su partido de retirarse

de la misma. Tres horas estuvo Múgica con sus compañeros y luego abandonó la reunión para explicar a

los periodistas la posición de su partido.

La nota de la «comisión de los 10» —que se celebró con la asistencia de todos sus componentes, excepto

la de Tierno Galván, líder del P. S. P.— «protesta por la decisión del Gobierno de legalizar con el nombre

de P. S. O. E. histórico a un grupo político, porque además de producir una indudable confusión electoral,

afecta a la necesaria identificación pública de un partido perteneciente a las fuerzas democráticas y

reconocido como tal en la comunidad política internacional».

En la nota se hace también una referencia a la necesidad de legalización de todos los partidos políticos

(primero de los siete puntos en base a los cuales fue designada la comisión para negociar con el

Gobierno) y señala que la discriminación pone en entredicho la sinceridad democrática de todo el período

electoral y puede llevar a las fuerzas democráticas a reconsiderar su actitud. Para que las próximas

elecciones puedan considerarse verdaderamente libres, la comisión estima que es indispensable la

inmediata legalización de todos los partidos reconocidos en los países democráticos.

La comisión se manifiesta también preocupada por la lentitud de la liberación de los presos políticos y

considera que es urgente y que no puede abrirse el período electoral «sin la total liquidación de este grave

problema».

También la comisión insiste en la necesidad de disolución del aparato político del Movimiento, la efectiva

neutralidad de la Administración pública y control del proceso electoral con la intervención de

representantes de los partidos políticos, así como en los órganos de control en los medios de

comunicación social especialmente televisión.

En definitiva, parece que la oposición de izquierdas, tras esta reunión, mantiene una actitud más dura

frente al Gobierno En realidad, asume los siete puntos de la Plataforma de Organismos Democráticos en

base a los que se constituyó la comisión, pero que, en cierto modo, habían sido flexibilizados

últimamente. La legalización del P S O. E. histórico, con las correspondientes repercusiones en el P. S. O.

E. de Felipe González ha determinado esta actitud más firme de la comisión.

• MÚGICA: «EL GOBIERNO QUIERE METER EN EL «GHETO» A LA IZQUIERDA».—Enrique

Múgica, representante del P. S. O. E., abandonó la comisión negociadora no sin antes haber estado

reunido, unas tres horas, con sus compañeros. En improvisada rueda de Prensa en el domicilio de Joaquín

Satrústegui, donde se celebró la reunión, afirmó que «la legalización de ese grupúsculo residual del P. S.

O. E. parece que significa que se quiere llevar al «gheto» y a una marginación a la izquierda. «La

legalización del Partido Socialista Obrero Español histórico es la gota que ha colmado el vaso para mi

partido, por eso hemos abandonado la comisión negociadora.»

Criticó al Gobierno Suárez —al que reconoció hechos positivos, como la supresión de la «ventanilla»—,

y manifestó su desconfianza de que éste actuase de acuerdo con los planteamientos de la oposición en

temas como el de la amnistía, garantías electorales y nacionalidades. Dijo que la alternativa a este

Gobierno podría ser otro «de amplio consenso democrático».

Estableció un paralelismo histórico con la época «en que reinaba el abuelo del actual Monarca», y

dijo que en aquel entonces no se integró a la izquierda, y no se abordó el tema de las nacionalidades «con

los resultados que todos conocemos». «El Gobierno —dijo— ha de tener en cuenta este precedente. Allá

el Gobierno con sus responsabilidades si el Gobierno no tiene en cuenta los criterios de la oposición.»

• DIFÍCIL SITUACIÓN.—Para Santiago Carrillo, que fue abordado por los periodistas al finalizar, la

reunión, el asunto es un problema entre el P. S. O. E. y el Gobierno, y no puede entenderse que haya crisis

en la «comisión de los diez».

Por su parte, el P. S. O. E. insiste en que el tema afecta a toda la oposición democrática, y tanto la

legalización del histórico como la no legalización del P. C. E. y otros partidos marxistas —según explicó

Múgica— es un intento de enviar a «las catacumbas» a la izquierda.

Difícil situación. Múgica negó ayer que el P. S. O. E. hubiera pactado en La Moncloa la no legalización

del histórico. Lo cierto es que existían relaciones distendidas entre Felipe González y Adolfo Suárez. Tal

situación ha cambiado, con sorpresa para todos, en veinticuatro horas.

25 de febrero de 1977 PUEBLO

 

< Volver