Autor: Saiz, José Ramón. 
 Otra vez, cambio de posiciones en el ajedrez político. 
 PSOE pierde; socialdemocracia gana     
 
 Pueblo.    26/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 6. 

Otra vez, cambio de posiciones en el ajedrez político

U El Centro Democrático, incapaz de contrarrestar la fuerza de Alianza Popular, podría quedar

superado por una gran coalición de liberales, democristianos y socialdemócratas U. D. E. SE REUNIÓ Y

SEGUIRÁ CON EL P. P.

MADRID (PUEBLO, por José Ramón SAIZ.)—La tabla del ajedrez político ha variado sensiblemente

con la legalización de los socialistas «históricos» (no marxistas), abriéndose, sin duda, un amplio campo

de posibilidades para la socialdemocracia. En efecto, el giro a la izquierda de los socialistas renovados y

el actual fracaso en la búsqueda de la unidad socialista, ha puesto muchas cartas en la mano a la

socialdemocracia a la hora de apostar por un éxito parcial a sólo cien días de las elecciones.

La táctica política que podría estar detrás de esta operación no deja de ser importante. Es posible —

según se afirmaba ayer en los círculos políticos— que los dos sectores socialistas hayan sido simplemente

dos peones de apoyo para una estrategia política de largo alcance, una vez fracasadas las posibilidades de

atraerse a los socialistas renovados hacia posiciones más moderadas.

Ahora, defintivamente, ha terminado, por lo que respecta al sector de González, su «luna de miel» con el

Ejecutivo. En realidad, no había existido oposición al Estado —y apenas al Gobierno— en los últimos

seis meses, y en estos momentos los socialistas renovados, además de romper las relaciones de diálogo

con el Ejecutivo, ponen en entredicho, incluso, la política de cambio de Suárez. Por su parte, Murillo.

líder de los «históricos», ha entrado por la puerta grande en la legalidad y en unas horas se ha

entrevistado con Fernández-Miranda y Martín Villa, mientras en el espectro socialista general —y de

manera unánime para los observadores políticos la figura de Tierno Galván (de cuyo partido que preside,

se desconoce la táctica qué ha seguido en este proceso) gana enteros. Lo cierto es que, después de las

primeras reacciones, el P. S. O. E. (r) no ha encontrado el eco que esperaba en la oposición, dispuesta a

participar en las elecciones, y que prefiere la negociación a la ruptura del diálogo, y el propio Carrillo le

ha devuelto al líder de los renovados su declaración en el P. C. no hay democracia interna por la sentencia

es un problema entre el P. S. O. E. y el Gobierno.

No sorprende, por ejemplo, él eco satisfactorio que ha encontrado la noticia de la legalización de los

«históricos» en la llamada Alianza Socialista que forman García López, Cantarero, Lasuen y el propio

Murillo, y que algunas encuestas la dan como la opción más preferida .dentro del espectro socialista.

Ahora, tras el fortalecimiento de la opción socialdemócrata —dividida en dos partes, la colaboracionista

con el régimen anterior (Fernández Ordóñez) y la que permaneció en la oposición tradicional (García

López)—, podría iniciarse una ofensiva del Grupo Parlamentario Independiente, formado por

personalidades de distinta ideología (cercanas a Martín Villa), pero preferentemente de vocación

socialdemócrata. Por otra parte, no habría que olvidar el fortalecimiento de la opción socialdemócrata

integrada en el Centro Democrático. que preside Fernández Ordóñez (con la importante incorporación de

Miguel Boyer, ex miembro de la ejecutiva del Partido Socialista Obrero Español

En estos momentos, todavía no se vislumbra un futuro abierto y despejado para la opción centrista, tal

como se ha puesto en evidencia tras la crisis en las relaciones entre U.D.E y el Partido Popular. Pero lo

cierto es que este Centro Democrático, para el que algunos han señalado todas las bendiciones

gubernamentales, no es suficiente para contrarrestar la fuerza electoral que todavía tiene—, la coalición

de ex ministros (léase Alianza Popular).

Ante este contexto, ciertamente poco clarificador a la espera aún de la ley Electoral, las posiciones que

vayan tomando los partidos del espectro moderado sólo parecen simples soluciones temporales; es decir,

en ese futuro inmediato que se avecina en forma de elecciones no se comprendería una desunión táctica

de tres grandes fuerzas hoy separadas y cada una en sitios diferentes. Son los democristianos (del Equipo

y del Centro Democrático), liberales y socialdemócratas.

En definitiva, no parece que la tensión surgida tras la legalización de los «históricos» se alargue por

mucho tiempo. La inminente convocatoria de elecciones, antes de quince días, va a ser la gran

preocupación de todos los partidos. De esta forma, la negociación del Gobierno con la oposición está en

sus últimos momentos, ya que. incluso, no se espera otra nueva reunión con el presidente Suárez. Los

próximos días se presentan igualmente apasionantes.

No sin cierta sorpresa, a últimas horas de la noche de ayer se conoció ei comunicado del Comité Político

de Unión Democrática Española, que ratifica, contra todos los pronósticos, ,la federación con el P. P., tras

la declaración de este partido en el sentido de cumplir fielmente los acuerdos federativos.

La reunión, que duró casi cinco horas, finalizó pasadas las doce de la noche. Al final de la misma fue

leído el comunicado al que hacemos referencia, del que destacamos, entre otros puntos, el de procurar una

distensión en las relaciones con el Partido Popular Demócrata Cristiano de Alvarez de Miranda, «al

valorar positivamente sus declaraciones sobre U. D. E.». Igualmente, el Comité Político ha reafirmado la

unidad y coherencia del partido y solicita la inmediata institucionalización de los «órganos decisorios del

Centro Democrático.

 

< Volver