Autor: VARELA. 
   La trampa contra los socialista Históricos     
 
 El Alcázar.    12/02/1977.  Páginas: 1. Párrafos: 2. 

la balanza

ENHORABUENA

Imagino que cuando el señor Martín Villa, ministro de la Gobernación, presentó al artífice de la operación

de rescate de los señores Oriol y Villaescusa, tragó un poco de saliva. Indirectamente estaban dando la

razón a don Federico Quintero. Efectivamente, el señor Martín Villa, reconoció como el cerebro de la

operación de rescate de los señores Oriol y Villaescusa al señor Conesa, destinado, (para algunas fuentes,

desplazado o desterrado), a Valencia de cuyo lugar fue llamado, como ya conocen los lectores de LA

BALANZA, con poderes plenipotenciarios, para llevar la operación. De cualquier manera —y a pesar de

la saliva— ha sido un acto de humildad del Gobierno el presentar a Conesa —y no a Rosón— como

artífice del feliz rescate. Este tácito reconocimiento de "mea culpa", "mea culpa", son los que han de

obligarnos, al mismo tiempo que felicitamos a las Fuerzas del Orden Público, a felicitar también al

Gobierno por el humilde acto de contricción. Ojalá cundiera el ejemplo.

LA TRAMPA CONTRA LOS SOCIALISTAS HISTÓRICOS

Pero mientras el Gobierno puede recibir esta felicitación, la felicitación por el final feliz de unos

secuestros y unos atentados que nos estaban agotando la paciencia, que habían llevado la incertidumbre y

la inseguridad a muchos miles de españoles, que estaban sirviendo para que fueran hábilmente

manipuladas por algunos sectores de opinión; mientras el Gobierno puede recibir la felicitación por este

final feliz, en el caso de los secuestros, no ocurre lo mismo con otros aspectos de la vida nacional. El de

ayer mismo en la diferenciación de trato que el ministerio de la Gobernación ha hecho con el Partido

Socialista Obrero Español, sector histórico, merece muy seria reflexión. Al PSOE (H) acaban de

devolvérsele la documentación, por incompleta, para dejarlo en inferioridad con el de Felipe González.

Como se sabe fue precisamente el socialismo de Murillo quien primero, entregó, incluso en el nuevo

registro, ya sin ventanilla, su documentación de reconocimiento legal. Los históricos se pasaron la noche

entre el Boletín Oficial del Estado y el ministerio de la Gobernación. Hicieron su instancia y a primera

hora del jueves se acercaron a la nueva ventanilla. Los renovados de Felipe, más tranquilos, más

burgueses, despacharon a la una de la tarde con las altas personalidades del ministerio y, dicen, que

también presentaron la documentación. A los históricos, ayer, le devolvieron por correo certificado y

urgente sus "papeles" por defectos de forma —no se sabe si por culpa de una póliza—. Insólito. Los

históricos no tenían miedo al Tribunal Supremo. Los de Felipe, sí. Lo más triste es que el Gobierno ha

intervenido una vez más por encima de la Ley y la Justícia, para dar la razón a quien más le conviene.

Bien sabe Dios que no es mi problema esta disputa. Mi problema es el de ley, el que se respete. Y aquí a

la Ley se la esta, poco a poco, haciendo añicos. Este es de verdad mi problema.

VARELA

 

< Volver