Autor: Martín Descalzo, José Luis. 
   Los obispos dedicaron la jornada de ayer a estudiar la realidad de los seminarios españoles  :   
 Los últimos datos muestran una estabilidad en las cifras de ingresos en los seminarios y una disminución en los abandonos. 
 ABC.    19/06/1974.  Página: 43. Páginas: 1. Párrafos: 12. 

ABC. MIÉRCOLES 19 DE JUNIO DE 1974. EDICIÓN DE LA MAÑANA. PAG.

43.

LA IGLESIA EN EL MUNDO DE HOY LOS OBISPOS DEDICARON LA JORNADA DE AYER A

ESTUDIAR LA REALIDAD DE LOS SEMINARIOS ESPAÑOLES

Los últimos datos muestran una estabilidad en las cifras de ingresos en los

seminarios y una disminución en los abandonos.

MONSEÑOR ACERBI CONVERSO AYER LARGAMENTE CON LOS CUATRO CARDENALES Y EL

SECRETARIO DE LA CONFERENCIA

El tema de los Seminarios y las vocaciones sacerdotales centró la jornada de

ayer en La Asamblea Episcopal. A las diez de la mañana se abrieron los trabajos

con un informe sobre la realidad de los Seminarios españoles tal y como ha sido

reflejada en la encuesta realizada entre los rectores de la casi totalidad de

las diócesis españolas. De esta ponencia —que fue presentada por monseñor

Suquía, presidente de la Comisión Episcopal correspondiente, y por J. M. Díaz

Mozaz, director del Secretariado de Estadística del Episcopado-únicamente se han

ofrecido a los periodistas los datos fundamentales.

Demasiado parcos en un tema sobre el que tantas inexactitudes se han difundido,

pero suficientes para borrar esa versión, pesimista de hundimiento total de los

Seminarios, que con tanta frivolidad se difunde.

«La panorámica de estos datos ofrecen —dice la ponencia— no es, en so conjunto,

lo alarmante y oscura que a veces, por carecer de datos objetivos y exactos, se

ha podido suponer que era».

Descendiendo a los datos ofrecidos, se percibe claramente que, después de un

periodo de descenso de vocaciones, se está en un momento de estabilización e,

incluso, en algunos aspectos, de nuevo ascenso. En los Seminarios Menores

estudian en la actualidad 11.513 seminaristas. Y la cifra de ingresos en los

últimos cinco cursos es prácticamente estable; 2.687 en el 69; 2.8S4 en el 70;

2.918 en el 71; 3.027 en el 72 y 2.812 en el curso 73-74.

También resulta estable el número de alumnos en los Seminarios Mayores, y puede

incluso hablarse de una última tendencia a crecer: fueron 2.515 en el curso 70-

71; 2.285 en el 71-7%; 2.145 en el curso 72-73, y suben a 2.772 en el curso

actual.

En cuanto a. la proporción de abandonos en los Seminarios Mayores, la curva es

parecidamente igual: los 413 abandonos de 1971 bajaron a 386 en el 72 y a 352 en

el 73.

Parece, pues, evidente que en cuanto a vocaciones se refiere, si no estamos en

el período extraordinario y casi inflacionista de décadas pasadas, tampoco.

estamos en tiempos de catastrofistas ni de hundimiento.

La presentación de esta ponencia y estos datos —de los que sería interesante

conocer mayores detalles— promovió en el aula un interesante debate, -en el que

intervinieron 24 prelados. Según el resumen ofrecido a los periodistas por

monseñor Montero, el centro del debate se situó en la problemática de los

Seminarios Menores. Frente a ciertas corrientes hoy muy difundidas, es claco que

los obispos españoles no son partidarios de la desaparición de estos centros,

aunque tampoco crean que son las únicas fuentes de vocaciones al sacerdocio.

En su estudio sobre la realidad de tos Seminarios Menores, los obispos señalaron

tres hechos por los que los seminaristas no se diferencian de los restantes

muchachos de su edad: realizan unos estudios sustancialmente gemelos a los demás

muchachos de los Institutos; no hay en su modo externo de vestir y presentarse

unos signos externos típicamente sacerdotales; no se les exige en estos años una

opción definitivamente sacerdotales. Junto a estas coincidencias .hay datos qué

caracterizan a estos muchachos: una orientación de vida no sólo cristiana, sino

también claramente apostólica, y unos gérmenes de vocación sacerdotal que deben

ser cultivados.

En el análisis de la crisis que los Seminarios han vivido los obispos subrayaron

igualmente tres hechos: que la crisis de los Seminarios es tributada del momento

de transición en muchos campos que atraviesa La Iglesia toda; se enmarca al

mismo tiempo en la crisis que atraviesa él clero, y se enmarca en la situación

del resto de la generación juvenil. Si de estas causas brota el problema, esos

tres hechos han de ser tenidos en cuenta para solucionarlo. Es especialmente

evidente que una pastoral vocacional no podrá realizarse si al mismo tiempo no

se hace una verdadera pastoral de la juventud. Y ésta es una de las líneas en la

que los obispos se han comprometido a actuar más vivamente en los próximos años.

Nuestros prelados son conscientes de que, sin minusvalorar las vocaciones

infantiles, no pueden olvidarse las vocaciones juveniles y adultas, por lo que

habría que potenciar experiencias come las que se han. realizado en Sevilla,

Salamanca y Barcelona.

El tema que llenó ayer la mañana —la tarde se dedicó a reuniones de Comisiones

episcopales— llenará también las sesiones de hoy en la Conferencia.

ALMUERZO CON MONSEÑOR ACERBI

Al margen de las sesiones de ayer, el comentario entre pasillos era la venida de

monseñor Acerbi. El adjunto de mon-señor_Casaroli en el Consejo de los asuntos

públicos de la Iglesia y en sus conversaciones con el ministro Cortina llegó a

Madrid, como anunciamos, en la noche del lunes. Durante la mañana de ayer

permaneció en la Nunciatura, donde celebró una larga sesión de trabajo con el

nuncio de Su Santidad, monseñor Dadaglio, y con el consejero monseñor

Pasquinelli.

A mediodía^ almorzó con los cuatro cardenales españoles, monseñores Tarancón,

González, Bueno Monreal y Jubany, y con el secretario de la Conferencia

Episcopal, monseñor Yanes. La conversación de sobremesa se prolongó hasta las

cinco de la tarde, pero nada se ha comunicado sobre su contenido.

¿Mantendrá algún contacto oficial monseñor Acerbi con el Pleno de la Conferencia

o considerará suficiente este contacto con sus elementos directivos? Nada se

sabe. La agencia Europa Press, sin especificar sus fuentes, señalaba ayer que la

visita de monseñor Acerbi tenía como objeto principal el mantener contacto con

las autoridades civiles españolas y qué, en cambio, hoy, miércoles, el nuncio de

Su Santidad informaría a la Conferencia Episcopal sobre el tema relaciones

Iglesia-Estado. Nada podemos confirmar de estos extremos. Se sabe, sí, que en

la tarde del lunes el cardenal Tarancón informó a los obispos sobre los sucesos

de la Iglesia española en los últimos meses —si bien, según se nos asegura, se

trató de una información muy general y no mucho más amplia de cuanto ha contado

la Prensa y revistas españolas— con alguna genérica alusión a la reciente visita

de monseñor Casaroli a Madrid, en la línea de lo que el mismo presidente dijo en

su discurso de apertura.— MARTIN DESCALZO.

 

< Volver