Entrega a la Unesco del Premio de la Paz Juan XXIII  :   
 Pablo VI lamentó la exclusión de Israel de los planes de la organización. 
 ABC.    01/12/1974.  Página: 31. Páginas: 1. Párrafos: 7. 

ENTREGA A LA UNESCO DEL PREMIO DE LA PAZ JUAN XXIII

Pablo VI lamentó la exclusión de Israel de los planes de la organización

Ciudad del Vaticano 30. Sorpresa y turbación manifestó hoy Pablo VI ante el

reciente acuerdo de la Unesco de excluir a Israel de los programas regionales,

durante la ceremonia de entrega del Premio Internacional de la Paz Juan XXIII a

los representantes de dicha organización de las Naciones Unidas.

«Cuando quedó fijado el encuentro de hoy —dijo el Papa— no estoba previsto el

episodio que ha conmovido en estos días una parte tan considerable del mundo de

la cultura: ciertas deliberaciones de la reciente Conferencia general de la

Unesco."

«He aquí que nos encontramos por ello sorprendentemente —prosiguió el Pontífice—

ante un hecho que turba, en la opinión pública, la serenidad de este feliz

momento. Por esto expresamos tanto más el deseo de que el caso imprevisto pueda

-encontrar solícita solución, dada la esperanza, que nutrimos en el común deseo

de vas y justicia de las partes interesadas."

Pablo VI ilustro el significado particular de la asignación del premio Juan

XXIII a la Unesco, destacando cómo la Sede Apostólica y la organización de las

Naciones Unidas se encuentran en el camina de la paz. «recorriendo cada una de

ellas su propio sendero —dijo—; se encuentran como en un punto de convergencia,

celebrando este altísimo ideal que aparece cada vez más como un faro orientador

de la civilización: la paz».

Tras aludir a los numerosos méritos de la Unesco en su actividad promotora de la

educación, de la ciencia y de la cultura. Pablo VI subrayó la importancia, de la

labor de la organización de las Naciones Unidas en favor de la paz.

«Haciendo esto —dijo— vosotros desarrolláis una labor silenciosa, una prodigiosa

desmovilización de los ánimos, que. al contrario, parecen armarse con el

progreso de la civilización, psicológica y técnicamente, para una formidable y

apocalíptica guerra, que no debería estallar nunca, pero que desgraciadamente,

sigue siendo posible v horriblemente más fácil.>>

El premio, consistente en la suma de cuarenta -mil dólares, fue entregado por el

Papa a los dos directores del organismo: el saliente. Rene Maheu, y el entrante,

señor M. Bow, que fue ministro de Educación de Senegal.—Efe.

 

< Volver