El PSOE histórico emplaza al renovado para lograr la unidad socialista  :   
 Manuel Murillo atacó al sector renovado y a los dirigentes europeos que lo apoyan. 
 ABC.    09/12/1976.  Página: 16. Páginas: 1. Párrafos: 6. 

ABC. JUEVES 9 DE DICIEMBRE DE 1976. PÁG. 10.

EL «P. S. O. E.» HISTÓRICO EMPLAZA AL RENOVADO PARA LOGRAR LA UNIDAD

SOCIALISTA

Manuel Murillo atacó al sector renovado y a los dirigentes europeos que lo apoyan

Manuel Muiños, del «Partido Socialista Obrero Español (sector histórico), ha emplazado a Felipe

González, secretario general del «P. S. O. E.» (renovado), para que dialogue con los del sector histórico

para conseguir la unidad socialista. Este emplazamiento lo hizo durante su intervención en el homenaje

dedicado ayer a Pablo Iglesias, en el cincuenta aniversario de su muerte.

El acto se celebró en el teatro de un Círculo madrileño y asistieron unas seiscientas personas. En el

escenario, adornado con una gran fotografía del fundador del «P. S. O. E.», y la mesa cubierta con un

paño rojo y el escudo del «P. S. O. E.» histórico, se sentaron miembros de la ejecutiva del partido,

representantes de las Agrupaciones provinciales, Antonio García López, secretario del «Partido Socialista

Democrático Español» y dos representantes de «Reforma Social Española».

Intervino en primer lugar —informa Cifra—, María Paz Climent, del Comité Nacional del Partido, quien

hizo una breve biografía de Pablo Iglesias y explicó su pensamiento político. Habló a continuación

Lázaro Movilla, secretario general de la «U. G. T.» histórica.

UNIDAD. –Manuel Muiños fue el siguiente en intervenir. Hizo un llamamiento a la unidad de los

socialistas y aseguró que la pléyade de partidos de este signo que han surgido se debe a lo hondo que ha

calado en la mentalidad española esta doctrina. «Hay que reducirlos orgánicamente —añadió— a uno

sólo y encauzarlo bien, para que tenga una gran eficacia». Sobre la escisión de los socialista —dijo— que

era un problema que había que tratar con serenidad y que la Internacional Socialista debe atajar esta

desunión y no ayudar a un solo grupo. «Pienso —continuó— que una vez que finalice el Congreso de los

renovados, la ejecutiva de este partido se acercará a los históricos para buscar la unidad.» Los asistentes

comenzaron a gritar «¡Unidad!», «¡Unidad!», «¡Unidad!».

EMPLAZAMIENTO. — Después dijo, dirigiéndose hipotéticamente al secretario del «P. S. O. E.»,

renovado: «Felipe González, no te envanezcas, acuérdate de lo que son cuarenta años de exilio. Acuérdate

de lo que han hecho Rubial y Nicolás Redondo. Tú recoges lo que han sembrado otros y te emplazo desde

aquí para que hables con Murillo, para la reunificación socialista.» Los asistentes aplaudieron esta

llamada.

Finalmente intervino Manuel Murillo, secretario del «P. S. O. E.» histórico, quien se refirió a la unidad y

afirmó que en estos momentos la consideraba muy difícil. Atacó a los renovados por acusarlos, en el

Congreso de Surennes, de «residuos» y afirmó que esta rama no está entroncada con el socialismo de

Pablo Iglesias. «Queremos la unidad —dijo después—, pero una unidad con claudicaciones. No queremos

una unidad que nos la impongan socialismos extranjeros o socialismos españoles de origen dudoso.»

Pasó después a explicar la política del partido, tras dirigir unos ataques a Willy Brandt y a los asistentes

extranjeros al Congreso del renovado, acusándolos de querer cobrarse la ayuda que le prestaban,

colonizando España y asegurando, de «muy buenas fuentes», que le habían ofrecido a un grupo español

mil millones de pesetas para ganar las elecciones.

 

< Volver