Clausura del congreso del PSOE. 
 Reelección de Felipe González y casi toda su ejecutiva     
 
 ABC.    09/12/1976.  Página: 9-10. Páginas: 2. Párrafos: 24. 

ABC. JUEVES 9 DE DICIEMBRE DE 1976.

VIDA POLÍTICA

CLAUSURA DEL CONGRESO DEL P. S. O. E.

REELECCIÓN DE FELIPE GONZÁLEZ Y CASI TODA SU EJECUTIVA

Ramón Rubial, designado para la presidencia del partido

Madrid. (De nuestra Redacción.) «No vamos a ceder ni un ápice de la esencia

misma del partido: que no nos adjetiven ni por la izquierda ni por la derecha»,

manifestó Felipe González en su discurso de clausura del Congreso del «P. S. O.

E.». La última sesión del Congreso sirvió también de marco a las intervenciones

de algunas Delegaciones extranjeras y a la elección de la nueva Ejecutiva del

partido. En el transcurso de la misma fue leída una carta de adhesión del

secretario general del «Partido Comunista», Santiago Carrillo, que fue

cálidamente acogido.

Felipe González —reelegido primer secretario del «P. S. O. E.»— comenzó su

intervención recordando la figura de Pablo Iglesias, de cuya muerte se cumplían

ayer cincuenta y un años: «A su memoria ofrecemos este Congreso, una ofrenda de

trabajos y labores como los socialistas sabemos dar. Mucho es lo que podemos dar

porque le entregamos un partido que de nuevo es capaz de protagonizar la vida

política de este país.»

«QUE NADIE SE LLAME A ENGAÑO»

Destacó la importancia de «haber unido el sector histórico y el sector

renovado», circunstancia que en su opinión ha tenido lugar durante el Congreso.

Elogió después a una serie de militantes del partido — Ramón Rubial, Alfonso

Fernández, Jimeno, etcétera— como símbolo de los años de lucha en la

clandestinidad.

«Hemos respetado democrática y escrupulosamente a la minoría discrepante —

añadió—; ahora existen unas resoluciones que obligan a la mayoría y a la

minoría. Nadie puede aspirar a sentirse totalmente cómodo en una organización

democrática. Todos renuncian a algo. Asumir ese concepto es escapar de la

visión totalitaria de la política y entrar en la visión democrática.»

NICOLÁS REDONDO, CARLOS ALTAMIRANO

Inmediatamente antes de Felipe González había intervenido el secretario general

de la «U. G. T.», Nicolás Redondo, quien explicó las relaciones entre el partido

y la central sindical. Dijo que existe independencia entre ambos, pero que

muchos de sus objetivos son coincidentes.

Expresó su rechazo a la Reforma Sindical tal y como está concebida y también a

la idea del «pacto social». Manifestó el propósito de la «U. G. T.» de seguir

empleando las movilizaciones de masas como arma de presión política.

Entre las intervenciones de algunos delegados extranjeros, destacó, por el

entusiasmo con que fue seguida por los delegados, la del líder socialista

chileno Carlos Altamirano. El ex ministro de Allende se refirió a la caída del

Régimen socialista en Chile, atribuyéndola, entre otras razones, al imperialismo

norteamericano y a la falta de una política militar.

POLISARIO, HEIDI, CARRILLO

Correspondió después su turno a un representante del Frente Polisario, quien

denunció el Acuerdo de Madrid. Recordó el proceso de descolonización del Sahara

y agradeció al «P.S.O.E. » el apoyo que viene prestando a su causa. La

organización del Congreso rogó a los redactores gráficos que por motivos de

seguridad no se hicieran fotografías al delegado del Polisario.

Intervinieron también representantes del P. R. I. mejicano, el F. L. N. A.

argelino y el Partido Comunista de Cuba. Este último fue levemente abucheado por

un sector de los delegados cuando mencionó elogiosamente a la Unión Soviética.

Por parte de la Internacional Socialista hicieron uso de la palabra su

secretarlo general, Carlsson, y una dirigente de las Juventudes Socialistas,

presentada simplemente como Heidi. Esta última —pelo color caoba, gafas redondas

y español deficiente— arrancó grandes aplausos cuando aseguró que «ningún

partido de ningún país tiene el derecho de imponer su modelo de socialismo a los

otros partidos».

En el transcurso de la sesión de clausura fue leído un mensaje del «Partido

Comunista> de España, firmado por su ,secretario general, Santiago Carrillo. En

dicho mensaje se exponía que los intentos de otras fuerzas políticas no

conseguirían altear las buenas relaciones entre ambos partidos. Cuando fue leído

el nombre de Carrillo comió firmante del escrito, un numero considerable de los

delegados asistentes pronunciaron vítores y se escucharon gritos de «Unidad,

unidad».

BANDERA REPUBLICANA. — También se leyó un escrito de adhesión firmado por tres

centenares de intelectuales y artistas. La lista de firmantes incluye nombres

tan heterogéneos como los de Laín Entralgo, Buero Vallejo, Fernando Claudín,

Víctor Manuel, Concha Velasco y Sara Montiel.

Al final de la sesión, mientras se iniciaba el escrutinio de la votación para

elegir la nueva Ejecutiva, el vicepresidente del Congreso, Gregorio Peces Barba,

procedió a su clausura. En ese momento, después de que el señor Peces Barba

prometiera que el «P.S.O.E.» vedaría por los intereses de Ceuta y Melilla, tuvo

lugar un incidente al ser alzada al fondo de la sala una bandera republicana.

Entre gritos de entusiasmo un joven recorrió con ella el pasillo central y trató

de colocarla en el estrado. Los miembros de la Mesa se apresuraron a impedirlo,

y uno de ellos salvó la situación entonando las primeras frases de «La

Internacional», que fue cantada —puño en alto— por los presentes.

LA NUEVA EJECUTIVA.—A última hora de la tarde se hizo pública la composición de

la nueva Comisión Ejecutiva: Presidente —cargo vacante desde hace años: Ramón

Rubial; primer secretario: Felipe González; Organización: Alfonso Guerra;

Relaciones Internacionales: Luís Yáñez: Prensa e Información: Javier Solana;

Propaganda: Guillermo Galeote; Formación: Luís Gómez Llorente; Relaciones

Políticas: Enrique Múgica; Sindical: Eduardo López; Juventudes: José María

Benegas; Emigración: José Luís Albiñana; Administración: Carmen García; vocales:

Nicolás Redondo, José María Cigarrán, José María Triginer, Luís Fajardo, Miguel

Boyer, Rafael Ballesteros y Antonio García Miralles.

Tal candidatura, la única que cubría todos los puestos de la Ejecutiva, fue

presentada por las siguientes Federaciones: Asturias, Cataluña, Castellón,

Córdoba, Guipúzcoa, Huelva, Murcia, Santander, Toulouse, Valencia y Vizcaya.

En la nueva Ejecutiva destaca el fortalecimiento de la situación de Alfonso

Guerra, que pasa a convertirse en una, especie de número dos del Partido, y las

ausencias de Gregorio Peces Barba y de algún representante de los líderes

históricos que se pasaron al sector renovado.

Nueve de los once miembros de la anterior Ejecutiva han sido elegidos de

nuevo.

RUEDA DE PRENSA.—En el transcurso de una rueda de Prensa, presentando

el nuevo equipo directivo del «P.S.O.E.».

Felipe González dijo, entre otras cosas:

• «Creo que no ha ganado ninguna corriente en el Congreso. Si ha

ganado alguna ha sido la corriente socialista que tiene un poco de

socialdemócrata y un poco de radical.»

• «Para ir a unas elecciones, el Partido tiene que estar reconocido; no

quiero decir autorizado, sino viviendo a la luz pública.»

• «Creo que la ausencia de Soares no tiene nada que ver con su entrevista con

el presidente Suárez.»

• Considera que no fue oportuna la reunión celebrada el martes por la

Comisión negociadora de la oposición, ya que coincidió con el Congreso.

• Las relaciones con el «Partido Comunista» no sufrirán variación alguna a

raíz de lo acordado en el Congreso.

• El «compromiso constitucional» incluiría a todos los partidos de la

oposición.

 

< Volver