Se consideran agraviados por la forma en que ha planteado las incompatibilidades horarias. 
 Los médicos de Madrid piden al ministro Lluch que dimita como titular de Sanidad     
 
 Diario 16.    11/01/1983.  Página: 25. Páginas: 1. Párrafos: 16. 

Diario 16/11 enero-83

MADRID/SUCESOS

Se consideran agraviados por la forma en que ha planteado las incompatibilidades horarias

Los médicos de Madrid piden al ministro Lluch que dimita como titular de Sanidad

Los médicos madrileños, que se reunieron anoche en una tumultuaria asamblea, decidieron solicitar

formalmente la dimisión del ministro de Sanidad, Ernest Lluch, posición que reconsiderarían en el

caso de que éste rectificara sus afirmaciones sobre los médicos, así como la forma en que ha

establecido las incompatibilidades horarias, creando un clima adverso para estos profesionales,

según denunciaron a lo largo de la asamblea. También trataron otros problemas que les afectan.

Madrid — Una asamblea de unos dos mil médicos de ambulatorio de la provincia de Madrid acordaron

anoche solicitar formalmente la dimisión del ministro de Sanidad, Ernest Lluch, si éste no rectifica

públicamente sus manifestaciones sobre la clase médica, que fueron calificadas por la asamblea de

«insultos».

Atendiendo a la llamada del Colegio de Médico de Madrid, los facultativos abarrotaron anoche el

aula magna de la antigua Facultad de Medicina y estancias adyacentes. Aunque no hubo una unanimidad

absoluta, la mayoría votó a favor de la dimisión del ministro.

Los facultativos madrileños quieren que el titular de Sanidad rectifique la forma de comunicar la

circular sobre incompatibilidades. Igualmente, acordaron dar un plazo de un mes a la Administración

pública para que la clase médica participe en las decisiones que afecten a la reorganización de la

sanidad nacional y se establezca un plan para paliar el paro del sector.

Los reunidos acusaron a anteriores Administraciones de la problemática actual, debido, según afirmaron

en distintas y numerosas intervenciones, a la pésima actuación de los responsables, que no dotaron al

sector sanitario de los más elementales medios técnicos y condiciones necesarias para poder realizar

su trabajo con un mínimo de dignidad y eficacia.

Los médicos se mostraron muy molestos por lo que consideran una campaña de desprestigio contra esta

profesión. Muchos de los que intervinieron en la polémica asamblea pusieron de manifiesto la pobreza

de medios y de retribuciones de los médicos, como fundamentos principales para justificar el

pluriempleo.

Rurales

Al tratar este tema, un médico rural fue muy aplaudido por sus compañeros cuando dijo que ojalá

tuvieran la ley de incompatibilidades, puesto que los médicos rurales trabajan habitualmente tres

turnos seguidos, de ocho horas cada uno, en cuyo transcurso no disponen del auxilio de ningún otro

compañero, y todo por un sueldo pírrico.

Por su parte, el presidente de la Asociación para la Defensa de la Sanidad Pública, doctor Hernández

Les, pudo intervenir, aunque con dificultades, ya que buena parte de los reunidos trataron de impedir

que hablara, con gritos de «demócrata», «rojo» y «que te quiten la colegiación», cuando intervino.

El facultativo afirmó, por fin, que la actual situación que sufren hoy los médicos viene desde atrás

y que nadie sale beneficiado, ni los médicos ni los enfermos, que se ven asistidos por profesionales

que están a disgusto. La mayoría rechazó esta afirmación.

Acusaciones

A lo largo de la asamblea, que duró cerca de tres horas, se acusó al ministro de Sanidad y Consumo

de crear un clima adverso contra los médicos y de hacer público menosprecio a éstos al aplicar el

criterio, por parte de la Administración, de no consultarles en temas de reforma sanitaria.

Algún sector de los reunidos pidió la aplicación inmediata de las normas deontológicas sugeridas

por la Organización Mundial de la Salud, que indican la necesidad de utilizar entre quince y veinte

minutos para la consulta de cada enfermo.

Contra el paro

En cuanto a los planes para paliar el paro de médicos, se acordó conceder el plazo de un mes a la

Administración para exponer métodos eficaces, anunciándose, paralelamente, el envío al Ministerio

de un plan, confeccionado por el Colegio de Médicos, que consta de 18 puntos, encaminado a crear

empleo.

Entre estas propuestas figura la posible implantación de la cartilla individual y reajuste del cupo

de las mismas para cada facultativo, desdoblamiento de las especialidades de Neuropsiquiatría en

Neurología y Psiquiatría, al igual que la de Pulmón y Corazón, y la implantación de un servicio de

urgencia en el medio rural, así como el establecimiento de un servicio médico exclusivo de los

desplazados.

Asimismo, se pidió que se cree dentro de la asistencia médica primaria tantas especialidades en

ambulatorios como las que existen en los hospitales de la Seguridad Social.

Unidos

Una vez concluida la asamblea, el doctor Matos, presidente del Colegio de Madrid, manifestó a los

periodistas, respecto de las diferencias de criterio puestas de manifiesto durante la asamblea, que

«son más las cosas que unen a los médicos que las que les separan».

Anunció también el presidente del Colegio de Médicos de Madrid que dentro de unos diez días habrá

otra asamblea, esta vez dirigida a los médicos de los hospitales. Informó igualmente que se había

solicitado al Consejo General de Colegios Médicos de España una labor conjunta para conseguir los

fines expuestos en la asamblea de ayer. 

< Volver